ellitoral.com.ar

Jackie en el cine gratuito del Museo de Bellas Artes

El ciclo de cine del Museo proyectará este viernes a partir de las 20 el film Jackie protagonizado por Natalie Portman y dirigida por Pablo Larraín. La película narra los días posteriores al asesinato de John F. Kennedy. 
Para comprender en toda su extensión este atípico biopic no basta con conocer las archiconocidas y mil veces retransmitidas imágenes de uno de los magnicidios más conocidos y televisados de la historia reciente, sino que Pablo Larraín, el director, propone caminar en los zapatos de esta mujer: esposa, madre, primera dama y encargada póstuma de transmitir, de alguna manera, el legado inconcluso del presidente asesinado brutalmente a su lado en los cuatro días posteriores a ese terremoto emocional y social.
Sin efectismos, pero buscando permanentemente primerísimos primeros planos de la actriz ya sean picados o contrapicados (Larraín no parece tener miedo a comprometer la estética, mostrarnos a una Jacqueline distorsionada, amplificada e incluso fea) da la sensación de estar en su cabeza traspasando el mito para ver más allá de él. Es casi como descubrir a la mariposa en el momento en el que sale de su crisálida.
Jackie tiene muchas capas: la película permite ver múltiples facetas de Jacqueline Kennedy a medio camino entre lo real y lo que los medios de comunicación han transmitido de ella. Entre la mujer y el mito está una excelente Natalie Portman transfigurada.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Jackie en el cine gratuito del Museo de Bellas Artes

El ciclo de cine del Museo proyectará este viernes a partir de las 20 el film Jackie protagonizado por Natalie Portman y dirigida por Pablo Larraín. La película narra los días posteriores al asesinato de John F. Kennedy. 
Para comprender en toda su extensión este atípico biopic no basta con conocer las archiconocidas y mil veces retransmitidas imágenes de uno de los magnicidios más conocidos y televisados de la historia reciente, sino que Pablo Larraín, el director, propone caminar en los zapatos de esta mujer: esposa, madre, primera dama y encargada póstuma de transmitir, de alguna manera, el legado inconcluso del presidente asesinado brutalmente a su lado en los cuatro días posteriores a ese terremoto emocional y social.
Sin efectismos, pero buscando permanentemente primerísimos primeros planos de la actriz ya sean picados o contrapicados (Larraín no parece tener miedo a comprometer la estética, mostrarnos a una Jacqueline distorsionada, amplificada e incluso fea) da la sensación de estar en su cabeza traspasando el mito para ver más allá de él. Es casi como descubrir a la mariposa en el momento en el que sale de su crisálida.
Jackie tiene muchas capas: la película permite ver múltiples facetas de Jacqueline Kennedy a medio camino entre lo real y lo que los medios de comunicación han transmitido de ella. Entre la mujer y el mito está una excelente Natalie Portman transfigurada.