ellitoral.com.ar

Sabado 20de Julio de 2019CORRIENTES22°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$41,40

Dolar Venta:$43,40

Suba de precios para las  exportaciones argentinas 

El sector exportador vuelve a ser clave para la economía argentina en recesión. Sobre todo, para saber el grado de incidencia de los dólares que ingresan en este concepto en el circuito local. “En un año recesivo, la producción del agro argentino, que genera los volúmenes exportables más importantes, consolidó una importante alza después de atravesar en 2018 la mayor sequía en medio siglo”, indicaron en un artículo de Infobae. 
En este sentido consignaron que “en las últimas horas mejoraron sensiblemente las cotizaciones internacionales de los granos y sus derivados industriales, en una campaña 2018/2019 que resulta cerca de 30% más grande que la de la temporada anterior. 
Este lunes la tonelada de soja en el mercado de Chicago, EE. UU., sube un 1,8%, a USD 335 por tonelada para los contratos con entrega en julio de 2019. Así regresa al nivel de preciso que había perdido a comienzos de abril. 
Con una leve mejora, la tonelada de maíz para julio avanza a USD 179,20 por tonelada, el precio más alto desde inicios de junio de 2014, cinco años atrás”. 
Asimismo, indicaron que el trigo en la plaza norteamericana llegó a USD 197,90 por tonelada para las posiciones para entregar el próximo mes, con el mayor valor desde agosto de 2018. 
La harina de soja, que por sí sola representó un 15% de las exportaciones totales de la Argentina en el primer cuatrimestre de 2019, se vende a USD 356,92 por tonelada en Chicago, el precio más alto desde octubre de 2018. 
En cuanto al aceite de soja, progresa en Chicago a USD 620,60 por tonelada, con un avance más modesto, en su mejor nivel desde finales de abril pasado. 
“La mejora de las cotizaciones en Chicago responde a datos que confirman que sólo el 60% de la superficie fue sembrada en los Estados Unidos, a lo que se suman pronósticos climáticos que muestran exceso hídrico en los campos norteamericanos que haría difícil que se siembre más en los próximos días”, indicaron. 
Hace poco se consignó que “aún con el dólar planchado se mantienen las proyecciones de superávit comercial para 2019”. Al respecto manifestaron la mejora de precios internacionales del agro y una demanda de importaciones deprimida por la recesión apuntalan el saldo comercial al mejor resultado en siete años. 
Una campaña favorable para el agro, en cuanto a producción y precios, y una demanda importadora deprimida por la contracción económica mantienen firmes las perspectivas de superávit comercial para 2019, que le dan cierto espacio al Gobierno para mantener estable al dólar en lo que resta del año electoral. 
Los analistas prevén un saldo comercial favorable entre los 8.000 y 10.000 millones este año, en el que, de concretarse, sería el mejor desempeño desde 2012. 
Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, explicó que “puede alterar las proyecciones de superávit comercial el nivel de actividad, por las cantidades, más que el valor del dólar. El ajuste no es por precios sino por cantidades”. 
En ese aspecto el ciclo económico de los países que adquieren productos argentinos, así como el alcance de la recesión doméstica que lastra las importaciones, son los factores que más gravitarán en el saldo comercial. 
“El tipo de cambio tiene nivel un relevante, pero lo que más importa es la tendencia esperada del tipo de cambio real. Influye más el acuerdo con el FMI, cuyo cumplimiento paralizó la obra pública, que podía contribuir a una mejora de infraestructura que ayude a bajar los costos. Y además, se pusieron las retenciones”, comentó Rajnerman a Infobae. Ahora restará ver cuál será la evolución en este sentido, que aparece central en la economía en recesión. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Suba de precios para las  exportaciones argentinas 

El sector exportador vuelve a ser clave para la economía argentina en recesión. Sobre todo, para saber el grado de incidencia de los dólares que ingresan en este concepto en el circuito local. “En un año recesivo, la producción del agro argentino, que genera los volúmenes exportables más importantes, consolidó una importante alza después de atravesar en 2018 la mayor sequía en medio siglo”, indicaron en un artículo de Infobae. 
En este sentido consignaron que “en las últimas horas mejoraron sensiblemente las cotizaciones internacionales de los granos y sus derivados industriales, en una campaña 2018/2019 que resulta cerca de 30% más grande que la de la temporada anterior. 
Este lunes la tonelada de soja en el mercado de Chicago, EE. UU., sube un 1,8%, a USD 335 por tonelada para los contratos con entrega en julio de 2019. Así regresa al nivel de preciso que había perdido a comienzos de abril. 
Con una leve mejora, la tonelada de maíz para julio avanza a USD 179,20 por tonelada, el precio más alto desde inicios de junio de 2014, cinco años atrás”. 
Asimismo, indicaron que el trigo en la plaza norteamericana llegó a USD 197,90 por tonelada para las posiciones para entregar el próximo mes, con el mayor valor desde agosto de 2018. 
La harina de soja, que por sí sola representó un 15% de las exportaciones totales de la Argentina en el primer cuatrimestre de 2019, se vende a USD 356,92 por tonelada en Chicago, el precio más alto desde octubre de 2018. 
En cuanto al aceite de soja, progresa en Chicago a USD 620,60 por tonelada, con un avance más modesto, en su mejor nivel desde finales de abril pasado. 
“La mejora de las cotizaciones en Chicago responde a datos que confirman que sólo el 60% de la superficie fue sembrada en los Estados Unidos, a lo que se suman pronósticos climáticos que muestran exceso hídrico en los campos norteamericanos que haría difícil que se siembre más en los próximos días”, indicaron. 
Hace poco se consignó que “aún con el dólar planchado se mantienen las proyecciones de superávit comercial para 2019”. Al respecto manifestaron la mejora de precios internacionales del agro y una demanda de importaciones deprimida por la recesión apuntalan el saldo comercial al mejor resultado en siete años. 
Una campaña favorable para el agro, en cuanto a producción y precios, y una demanda importadora deprimida por la contracción económica mantienen firmes las perspectivas de superávit comercial para 2019, que le dan cierto espacio al Gobierno para mantener estable al dólar en lo que resta del año electoral. 
Los analistas prevén un saldo comercial favorable entre los 8.000 y 10.000 millones este año, en el que, de concretarse, sería el mejor desempeño desde 2012. 
Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina, explicó que “puede alterar las proyecciones de superávit comercial el nivel de actividad, por las cantidades, más que el valor del dólar. El ajuste no es por precios sino por cantidades”. 
En ese aspecto el ciclo económico de los países que adquieren productos argentinos, así como el alcance de la recesión doméstica que lastra las importaciones, son los factores que más gravitarán en el saldo comercial. 
“El tipo de cambio tiene nivel un relevante, pero lo que más importa es la tendencia esperada del tipo de cambio real. Influye más el acuerdo con el FMI, cuyo cumplimiento paralizó la obra pública, que podía contribuir a una mejora de infraestructura que ayude a bajar los costos. Y además, se pusieron las retenciones”, comentó Rajnerman a Infobae. Ahora restará ver cuál será la evolución en este sentido, que aparece central en la economía en recesión.