Utilizarán el reconocimiento facial en estaciones ferroviarias de Buenos Aires
ellitoral.com.ar

Lunes 15 de Julio de 2019 CORRIENTES23°Pronóstico Extendido clima_sol

Dolar Compra: $41,40

Dolar Venta: $43,40

Utilizarán el reconocimiento facial en estaciones ferroviarias de Buenos Aires

imagen_1

(La Nación) El sistema de reconocimiento facial será utilizado también en las cabeceras porteñas de las líneas ferroviarias. En los últimos 60 días ese mecanismo usado en la ciudad de Buenos Aires puso a disposición de la Justicia a más de 1000 sospechosos que tenían pedido de captura. Esas búsquedas activas se enfocaron entonces en los andenes de la red de subtes. El esquema será ahora replicado por las autoridades nacionales en las estaciones ferroviarias que están bajo la vigilancia de la Policía Federal. El plan de expandir el sistema de control biométrico tendrá ahora una nueva etapa en las estaciones ferroviarias de Retiro, Once y Federico Lacroze.

"Estas cámaras hoy se están instalando en estaciones centrales que están bajo la custodia de la Policía Federal Argentina. Van a funcionar en la estación Retiro, en Once, y en el tren Urquiza, en Chacarita", explicó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Y agregó: "Con este sistema vamos a seguir buscando a las personas que están prófugas de la Justicia. En estos lugares de gran concentración de público es muy importante".

La funcionaria nacional calificó como un éxito la implementación del sistema de reconocimiento facial llevado adelante por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Las cámaras monitoreadas por la Policía Federal en las estaciones ferroviarias tendrán como soporte al centro de datos que sustenta al sistema porteño. Se utiliza la base de información del sistema de Consulta Nacional de Rebeldías y Capturas (Conarc), registro que es de libre acceso y que aporta los datos sobre las más de 45.000 personas perseguidas por la Justicia en la Argentina. Ese es el universo de búsqueda para el software de reconocimiento facial.

Entre los prófugos buscados aparecen 1300 buscados por homicidios, 1500 por abusos sexuales y 15.000 por robos.

El sistema biométrico reconoce rostros que incluso intenten ser ocultados con lentes, gorros o bufandas. Una vez que una cámara detecta al sospechoso, se emite un alerta en el centro de monitoreo que puede seguir los pasos de esa persona y guiar a una patrulla policial para concretar el arresto.

"Seguimos haciendo lo que instruyó el presidente de la Nación, trabajando en equipo. En la ciudad de Buenos Aires, en 60 días pusimos a disposición de la Justicia a 1043 prófugos. Casos por violaciones, homicidios y robo a mano armada, eso lo podemos hacer primero con una actitud policial, efectivos que trabajan todos los días y ahora acompañados por la tecnología pueden hacer más eficiente su trabajo. En siete décimas de segundo, se reconstruye la cara de ese prófugo, a través de una base de datos única, provista por el Ministerio de Justicia de la Nación", explicó el vicejefe del gobierno porteño, Diego Santill, a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad.

En el andén 7 de la estación Retiro fue presentada hoy esta etapa de ampliación del uso del sistema de reconocimiento facial como herramienta para detectar a evadidos. Junto con Bullrich y Santilli estuvo el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. "El transporte público del área metropolitana lleva a millones de personas todos los días. Uno de los cambios que se dio es que la gente se siente cada vez más segura en los trenes. Con esta innovación tecnológica, van a ser todavía más seguros. El Presidente nos dijo que mejoremos los transportes públicos. Este es nuestro compromiso, cuidar a la gente y a los que trabajan en los medios de transporte", aseguró el funcionario nacional.

El sistema procesa las imágenes online emitidas por 300 de las 6963 cámaras instaladas por el gobierno porteño. Esas unidades de vigilancia en calles y subtes que abastecerán de información al software adquirido a una empresa rusa -que otorgó esas 300 licencias de uso- son rotadas según las necesidades de las investigaciones. Las cámaras instaladas en las cabeceras ferroviarias se sumarán a esa red de vigilancia que funciona desde los últimos días de abril pasado.


 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Utilizarán el reconocimiento facial en estaciones ferroviarias de Buenos Aires

(La Nación) El sistema de reconocimiento facial será utilizado también en las cabeceras porteñas de las líneas ferroviarias. En los últimos 60 días ese mecanismo usado en la ciudad de Buenos Aires puso a disposición de la Justicia a más de 1000 sospechosos que tenían pedido de captura. Esas búsquedas activas se enfocaron entonces en los andenes de la red de subtes. El esquema será ahora replicado por las autoridades nacionales en las estaciones ferroviarias que están bajo la vigilancia de la Policía Federal. El plan de expandir el sistema de control biométrico tendrá ahora una nueva etapa en las estaciones ferroviarias de Retiro, Once y Federico Lacroze.

"Estas cámaras hoy se están instalando en estaciones centrales que están bajo la custodia de la Policía Federal Argentina. Van a funcionar en la estación Retiro, en Once, y en el tren Urquiza, en Chacarita", explicó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Y agregó: "Con este sistema vamos a seguir buscando a las personas que están prófugas de la Justicia. En estos lugares de gran concentración de público es muy importante".

La funcionaria nacional calificó como un éxito la implementación del sistema de reconocimiento facial llevado adelante por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Las cámaras monitoreadas por la Policía Federal en las estaciones ferroviarias tendrán como soporte al centro de datos que sustenta al sistema porteño. Se utiliza la base de información del sistema de Consulta Nacional de Rebeldías y Capturas (Conarc), registro que es de libre acceso y que aporta los datos sobre las más de 45.000 personas perseguidas por la Justicia en la Argentina. Ese es el universo de búsqueda para el software de reconocimiento facial.

Entre los prófugos buscados aparecen 1300 buscados por homicidios, 1500 por abusos sexuales y 15.000 por robos.

El sistema biométrico reconoce rostros que incluso intenten ser ocultados con lentes, gorros o bufandas. Una vez que una cámara detecta al sospechoso, se emite un alerta en el centro de monitoreo que puede seguir los pasos de esa persona y guiar a una patrulla policial para concretar el arresto.

"Seguimos haciendo lo que instruyó el presidente de la Nación, trabajando en equipo. En la ciudad de Buenos Aires, en 60 días pusimos a disposición de la Justicia a 1043 prófugos. Casos por violaciones, homicidios y robo a mano armada, eso lo podemos hacer primero con una actitud policial, efectivos que trabajan todos los días y ahora acompañados por la tecnología pueden hacer más eficiente su trabajo. En siete décimas de segundo, se reconstruye la cara de ese prófugo, a través de una base de datos única, provista por el Ministerio de Justicia de la Nación", explicó el vicejefe del gobierno porteño, Diego Santill, a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad.

En el andén 7 de la estación Retiro fue presentada hoy esta etapa de ampliación del uso del sistema de reconocimiento facial como herramienta para detectar a evadidos. Junto con Bullrich y Santilli estuvo el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. "El transporte público del área metropolitana lleva a millones de personas todos los días. Uno de los cambios que se dio es que la gente se siente cada vez más segura en los trenes. Con esta innovación tecnológica, van a ser todavía más seguros. El Presidente nos dijo que mejoremos los transportes públicos. Este es nuestro compromiso, cuidar a la gente y a los que trabajan en los medios de transporte", aseguró el funcionario nacional.

El sistema procesa las imágenes online emitidas por 300 de las 6963 cámaras instaladas por el gobierno porteño. Esas unidades de vigilancia en calles y subtes que abastecerán de información al software adquirido a una empresa rusa -que otorgó esas 300 licencias de uso- son rotadas según las necesidades de las investigaciones. Las cámaras instaladas en las cabeceras ferroviarias se sumarán a esa red de vigilancia que funciona desde los últimos días de abril pasado.