ellitoral.com.ar

Miércoles 22de Enero de 2020CORRIENTES23°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

¿Por qué un régimen de alquileres para estudiantes?

imagen_0

Por Josefina Mendoza 
Especial para El Litoral.
Diputada nacional por el 
radicalismo. Ex presidenta de la Federación Universitaria 
Argentina.

Cuando terminé la secundaria, a mis 17 años, tuve que tomar una de las decisiones más difíciles: ¿Qué quiero estudiar y dónde? No era una opción no hacerlo y al haber nacido en un pequeño pueblo de la Provincia de Buenos Aires, necesariamente tenía que trasladarme a una ciudad universitaria, situación que viven miles y miles de jóvenes a lo largo y a lo ancho del país.
Trasladarte a una ciudad universitaria, más cerca o más lejos, de por sí tiene las complicaciones propias de una mudanza y un cambio de vida, pero mucho más cuando venís de una familia de clase media, media baja, y sabés que tenés “el mango contado”.
Si vas a una universidad pública sabés que la matrícula no la pagás, pero: transporte, comida, apuntes, servicios, alquiler...vivir. En fin, no cualquiera puede hacerlo.
A raíz de mi experiencia como estudiante y el haber conocido tantas otras en mi paso por la Federación Universitaria Argentina, pude detectar que para la mayoría era (es) un gran problema el hecho de alquilar un departamento (casa, residencia) ya que el requisito de la garantía inmobiliaria siempre resulta un impedimento. Si vas de Chubut a estudiar a la UBA, quizás no tengas un pariente con propiedad en Caba que te preste la garantía. Ahí empiezan tus problemas.
Teniendo en cuenta esto, presenté un proyecto que tiene como objeto establecer un régimen de alquileres especial para estudiantes universitarios y terciarios. La idea es que quienes quieren y tienen las herramientas para estudiar una carrera de grado no encuentren un impedimento en el mercado inmobiliario.
Sencillamente, el proyecto busca ampliar las opciones del sistema de garantías, estableciendo que el locador debe aceptar cualquiera de las que se mencionan a continuación: garantía inmobiliaria de bien situado dentro del territorio de la Nación; seguro de caución; garantía de fianza; garantía personal del locatario o del fiador, que se documenta con recibo de sueldo, certificado de ingresos o cualquier otro medio fehaciente.
En caso de ser más de un locatario, deben sumarse los ingresos de cada uno de ellos a los efectos de este inciso. Además, “se considera abusivo el requerimiento del locador que exija de forma excluyente una garantía sobre bien inmueble situado en lugar determinado”.
Por otro lado, se propone la creación de un sistema de Fianza Estudiantil a través del Banco de la Nación Argentina.
Para tener una idea del universo que abarcaría esta ley y a modo de ejemplo, en el caso de la Universidad de Buenos Aires (Censo de Estudiantes 2011), un 13,5% de los/as estudiantes de grado señalaron haber realizado un cambio de residencia por motivo de estudio, es decir unos 30.977 estudiantes de grado que se radicaron en la Caba, provenientes del Gran Buenos Aires y, principalmente, del resto de la provincia de Buenos Aires (14.422 estudiantes) y de otras provincias (12.255 estudiantes).
Por su parte, el Anuario Estadístico 2017 de la Universidad de Córdoba detalla que, de un total de 122.140 estudiantes matriculados en dicho período, 40.412 proceden de localidades del interior de Córdoba y 30.229 de otras regiones del país, los cuales en conjunto representan al 57% de estudiantes.
En síntesis, cuando se trata de ampliar posibilidades y facilitar el acceso a la educación, creo que es importante que todos hagamos un parate e intentemos llegar a consensos que nos permitan crecer y progresar como país.
Sin dudas, apostar a la educación es uno de nuestros grandes desafíos. Este proyecto busca, humildemente, aportar a ese objetivo y estoy dispuesta, junto a otros diputados y diputadas, a trabajar para que sea ley.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

¿Por qué un régimen de alquileres para estudiantes?

Por Josefina Mendoza 
Especial para El Litoral.
Diputada nacional por el 
radicalismo. Ex presidenta de la Federación Universitaria 
Argentina.

Cuando terminé la secundaria, a mis 17 años, tuve que tomar una de las decisiones más difíciles: ¿Qué quiero estudiar y dónde? No era una opción no hacerlo y al haber nacido en un pequeño pueblo de la Provincia de Buenos Aires, necesariamente tenía que trasladarme a una ciudad universitaria, situación que viven miles y miles de jóvenes a lo largo y a lo ancho del país.
Trasladarte a una ciudad universitaria, más cerca o más lejos, de por sí tiene las complicaciones propias de una mudanza y un cambio de vida, pero mucho más cuando venís de una familia de clase media, media baja, y sabés que tenés “el mango contado”.
Si vas a una universidad pública sabés que la matrícula no la pagás, pero: transporte, comida, apuntes, servicios, alquiler...vivir. En fin, no cualquiera puede hacerlo.
A raíz de mi experiencia como estudiante y el haber conocido tantas otras en mi paso por la Federación Universitaria Argentina, pude detectar que para la mayoría era (es) un gran problema el hecho de alquilar un departamento (casa, residencia) ya que el requisito de la garantía inmobiliaria siempre resulta un impedimento. Si vas de Chubut a estudiar a la UBA, quizás no tengas un pariente con propiedad en Caba que te preste la garantía. Ahí empiezan tus problemas.
Teniendo en cuenta esto, presenté un proyecto que tiene como objeto establecer un régimen de alquileres especial para estudiantes universitarios y terciarios. La idea es que quienes quieren y tienen las herramientas para estudiar una carrera de grado no encuentren un impedimento en el mercado inmobiliario.
Sencillamente, el proyecto busca ampliar las opciones del sistema de garantías, estableciendo que el locador debe aceptar cualquiera de las que se mencionan a continuación: garantía inmobiliaria de bien situado dentro del territorio de la Nación; seguro de caución; garantía de fianza; garantía personal del locatario o del fiador, que se documenta con recibo de sueldo, certificado de ingresos o cualquier otro medio fehaciente.
En caso de ser más de un locatario, deben sumarse los ingresos de cada uno de ellos a los efectos de este inciso. Además, “se considera abusivo el requerimiento del locador que exija de forma excluyente una garantía sobre bien inmueble situado en lugar determinado”.
Por otro lado, se propone la creación de un sistema de Fianza Estudiantil a través del Banco de la Nación Argentina.
Para tener una idea del universo que abarcaría esta ley y a modo de ejemplo, en el caso de la Universidad de Buenos Aires (Censo de Estudiantes 2011), un 13,5% de los/as estudiantes de grado señalaron haber realizado un cambio de residencia por motivo de estudio, es decir unos 30.977 estudiantes de grado que se radicaron en la Caba, provenientes del Gran Buenos Aires y, principalmente, del resto de la provincia de Buenos Aires (14.422 estudiantes) y de otras provincias (12.255 estudiantes).
Por su parte, el Anuario Estadístico 2017 de la Universidad de Córdoba detalla que, de un total de 122.140 estudiantes matriculados en dicho período, 40.412 proceden de localidades del interior de Córdoba y 30.229 de otras regiones del país, los cuales en conjunto representan al 57% de estudiantes.
En síntesis, cuando se trata de ampliar posibilidades y facilitar el acceso a la educación, creo que es importante que todos hagamos un parate e intentemos llegar a consensos que nos permitan crecer y progresar como país.
Sin dudas, apostar a la educación es uno de nuestros grandes desafíos. Este proyecto busca, humildemente, aportar a ese objetivo y estoy dispuesta, junto a otros diputados y diputadas, a trabajar para que sea ley.