Elías Antúnez, figura esplendente en el Hipódromo de Palermo
ellitoral.com.ar

Miércoles 19de Diciembre de 2018CORRIENTES22°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$37,30

Dolar Venta:$39,10

Elías Antúnez, figura esplendente en el Hipódromo de Palermo

imagen_1
Con música del bandoneonista Alfredo Attadía y letra del “flaco” Mario Soto, en 1941 se graba en Buenos Aires el tango “El yacaré”, dedicado al jockey Elías Antunez, correntino de origen, más precisamente de la localidad de Solari. Una figura que resplandeció en las arenas del Hipódromo de Palermo y que tuvo una carrera impecable, signada por el padrinazgo del uruguayo Irineo Leguizamo. Lo cantó nada menos que Angel Vargas y esto quedó registrado en una grabación con el acompañamiento de la orquesta de Angel D‘Agostino.
El jockey viajó por primera vez a Buenos Aires en el año 1927 desde su Corrientes natal, a instancias de Daniel Cardozo, quien como jockey rivalizó con los más grandes de su tiempo y también se destacó como entrenador. Hijo de un peón, amaba tocar la guitarra, cuyas cuerdas pulsaba con habilidad y buen oido.
En El Litoral estuvo su sobrino, Eduardo Antúnez, acompañado del guitarrista Catalo Rodriguez. Ambos participan, con voz y música, del programa “Confraternidad Argentino-Brasileña” que los domingos se emite por radio Cardinal Cristi en el horario de 11 a 12.
Este año el recordatorio, muy especial por cierto, estará centrado en Elías Antúnez, al cumplirse el 6 de noviembre el centenario de su nacimiento y cincuenta años de su muerte acaecida en una estancia de su propiedad, en Perugorría.
“Arriba, viejo Yacaré”, dice una letra milonguera que tararea, seis décadas después de tanta gloria pasada, su sobrino Eduardo, mientras Catalo templa las cuerdas de su guitarra. “En el medio del lote, conteniendo su acción, hay un jockey que aguarda con serena atención, ya se apresta a la carga... griterío infernal. Emoción que desborda en un bravo final”.
Desde 1933, el “yacaré” triunfó en cuatro pollas de potrancas, dos pollas de potrillos, tres premios Jockey Club, tres grandes premios Nacionales, dos grandes premios Carlos Pellegrini y nueve grandes premios de honor. Le ganó 112 carreras a Leguizamo y 3 veces la estadística nacional. Incursionó como actor en la película “La mujer y el jockey”, en 1939 y con Dringue Farías en el elenco.
Solareño y correntino, un pasaporte que extendía junto con su mano abierta para estrechar las de sus amigos, compañeros y un público que lo vivaba desde las gradas de la tribuna popular, con los boletos en alza, esperando su triunfo para pasar por la boletería a retirar el efectivo de un sueño.
Su pueblo y su gente, quieren recordarlo con mayor firmeza este año, por las glorias pasadas. Es por eso que el intendente de Solari, Mario Parodi, presentó un proyecto para imponer su nombre a una calle de su solar natal. Otra arena será entonces la que regrese a buscar desde las sombras.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Elías Antúnez, figura esplendente en el Hipódromo de Palermo

Catalo Rodríguez y Eduardo Antúnez. Tango para “El yacaré correntino”, Elías Antúnez.
Catalo Rodríguez y Eduardo Antúnez. Tango para “El yacaré correntino”, Elías Antúnez.
Con música del bandoneonista Alfredo Attadía y letra del “flaco” Mario Soto, en 1941 se graba en Buenos Aires el tango “El yacaré”, dedicado al jockey Elías Antunez, correntino de origen, más precisamente de la localidad de Solari. Una figura que resplandeció en las arenas del Hipódromo de Palermo y que tuvo una carrera impecable, signada por el padrinazgo del uruguayo Irineo Leguizamo. Lo cantó nada menos que Angel Vargas y esto quedó registrado en una grabación con el acompañamiento de la orquesta de Angel D‘Agostino.
El jockey viajó por primera vez a Buenos Aires en el año 1927 desde su Corrientes natal, a instancias de Daniel Cardozo, quien como jockey rivalizó con los más grandes de su tiempo y también se destacó como entrenador. Hijo de un peón, amaba tocar la guitarra, cuyas cuerdas pulsaba con habilidad y buen oido.
En El Litoral estuvo su sobrino, Eduardo Antúnez, acompañado del guitarrista Catalo Rodriguez. Ambos participan, con voz y música, del programa “Confraternidad Argentino-Brasileña” que los domingos se emite por radio Cardinal Cristi en el horario de 11 a 12.
Este año el recordatorio, muy especial por cierto, estará centrado en Elías Antúnez, al cumplirse el 6 de noviembre el centenario de su nacimiento y cincuenta años de su muerte acaecida en una estancia de su propiedad, en Perugorría.
“Arriba, viejo Yacaré”, dice una letra milonguera que tararea, seis décadas después de tanta gloria pasada, su sobrino Eduardo, mientras Catalo templa las cuerdas de su guitarra. “En el medio del lote, conteniendo su acción, hay un jockey que aguarda con serena atención, ya se apresta a la carga... griterío infernal. Emoción que desborda en un bravo final”.
Desde 1933, el “yacaré” triunfó en cuatro pollas de potrancas, dos pollas de potrillos, tres premios Jockey Club, tres grandes premios Nacionales, dos grandes premios Carlos Pellegrini y nueve grandes premios de honor. Le ganó 112 carreras a Leguizamo y 3 veces la estadística nacional. Incursionó como actor en la película “La mujer y el jockey”, en 1939 y con Dringue Farías en el elenco.
Solareño y correntino, un pasaporte que extendía junto con su mano abierta para estrechar las de sus amigos, compañeros y un público que lo vivaba desde las gradas de la tribuna popular, con los boletos en alza, esperando su triunfo para pasar por la boletería a retirar el efectivo de un sueño.
Su pueblo y su gente, quieren recordarlo con mayor firmeza este año, por las glorias pasadas. Es por eso que el intendente de Solari, Mario Parodi, presentó un proyecto para imponer su nombre a una calle de su solar natal. Otra arena será entonces la que regrese a buscar desde las sombras.