Como “castigo” encerró a su hija en una comisaría y abusaron de la adolescente
ellitoral.com.ar

Miércoles 12de Diciembre de 2018CORRIENTES22°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$36,70

Dolar Venta:$38,50

Como “castigo” encerró a su hija en una comisaría y abusaron de la adolescente

La mamá de una jovencita de 13 años hizo público un hecho que considera de suma gravedad, ya que acusó a Miriam Jara, detenida por el crimen del penitenciario Gabriel Tichiello, de abusar de su hija. “Yo misma llevé a mi hija a la comisaría para pegarle un susto”, admitió.
 

imagen_1

 En un sorprendente hecho, una mujer denunció ayer de manera pública que su hija adolescente de 13 años fue abusada sexualmente en una celda de la Comisaría de la Mujer y el Menor N°2, ubicada en el barrio 17 de Agosto.
Norma Flores reveló que ella misma había llevado a la joven de 13 años para que la encierren a modo de escarmiento. Quería “darle un susto”, admitió ante Lt7. 
Otros detalles que agravaron la situación es que afirmó que la niña “fue maltratada por la policía” y que la persona que habría cometido el abuso fue Miriam Jara, quien está detenida acusada del brutal homicidio de Gabriel Tichielo, el cabo del servicio penitenciario, asesinado el jueves 26 de julio.
“Mi hija de 13 años, como cualquier adolescente, está en la edad del capricho”, opinó Norma ante la emisora radial.
Agregó que la menor “tiene un noviecito, con el que el lunes a la noche se puso a pelear en la vereda de mi casa. Lo eché al muchachito y ella amenazó con que se iba a escapar. Cuando me amenazó así, el hermano de 17 años y yo la traemos hasta la comisaría, para pagarle un susto”, relató la mujer con lo cual buscó poner en contexto el por qué su hija terminó en la dependencia policial del barrio 17 de Agosto.

Castigo
Una vez que la conducen hasta la seccional relató que su hija fue “alojada en una celda, porque hizo un berrinche. Una policía la agarra de los pelos a mi hija, le pega y la mete en la celda donde está la asesina Mirian Jara. Y me dicen que como tienen un sólo colchón y una sola frazada, iban a dormir juntas...”, advirtió.
Luego vendrían los graves acontecimientos. 
“Al otro día, cuando la van a trasladar al Juan Pablo II, para hacerle a mi hija una pericia psicológica, me meten en el móvil con ella y me cuenta ‘mami, abusó de mí la asesina del penitenciario. Yo me puse a gritar y la policía me dijo que yo estaba acá por caprichosa y me las aguante’”, le habría contado la menor a su mamá dentro del patrullero. La mujer, frente a la confesión de su hija relató su reacción: “Empecé a temblar, le comenté a las policías que la trasladaban, que le habían pegado y lo que había pasado en la celda, y me dijeron ‘señora, usted tiene que hacer la denuncia, nosotros no podemos hacer nada’”. 
Y otra me dijo, ‘no haga la denuncia, porque se van a desquitar con su hija’”, planteó Norma de manera pública. 
Pese a los consejos de las uniformadas, la mujer señaló que decidió hacer la denuncia ante el juzgado. 

Represalias
Acto seguido a la judicialización formal del caso “la pusieron a la mujer en la celda y a mi hija en el patio y sigue estando mi hija acá. A ella le pegan y le ponen esposas. La jueza (Iglesias) no sé lo que está esperando”, relató Norma con gran indignación frente a las aparentes represalias. 
“Ayer, por el miércoles, la psiquiatra del Juan Pablo me dijo que ya habló con la jueza y que la nena ya se iba conmigo. Pero no pasó nada. Y la hacen dormir a mi hija en el patio, con el frío que hace”, agregó.
“Una policía le dijo ‘tené cuidado que ella (Jara) es lesbiana y que no te manosee esta noche’. Además, le cuenta a mi hija cómo lo mataron al penitenciario”, señaló la mujer.
Comentó que al hacer la denuncia por abuso, se le debe realizar la revisión médica y no le quieren entregar a la adolescente.
“Me da la impresión de que quieren que pase el tiempo para que esto no salga a la luz. Sé que mi hija no está mintiendo, yo vi que compartían el colchón y la frazada. No me la dejan ver”, se quejó la mujer, en medio de la gravísima denuncia.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Como “castigo” encerró a su hija en una comisaría y abusaron de la adolescente

La mamá de una jovencita de 13 años hizo público un hecho que considera de suma gravedad, ya que acusó a Miriam Jara, detenida por el crimen del penitenciario Gabriel Tichiello, de abusar de su hija. “Yo misma llevé a mi hija a la comisaría para pegarle un susto”, admitió.
 

<p>Escenario. La Comisaría de la Mujer y el Menor N°2 del barrio 17 de Agosto.</p>

Escenario. La Comisaría de la Mujer y el Menor N°2 del barrio 17 de Agosto.

 En un sorprendente hecho, una mujer denunció ayer de manera pública que su hija adolescente de 13 años fue abusada sexualmente en una celda de la Comisaría de la Mujer y el Menor N°2, ubicada en el barrio 17 de Agosto.
Norma Flores reveló que ella misma había llevado a la joven de 13 años para que la encierren a modo de escarmiento. Quería “darle un susto”, admitió ante Lt7. 
Otros detalles que agravaron la situación es que afirmó que la niña “fue maltratada por la policía” y que la persona que habría cometido el abuso fue Miriam Jara, quien está detenida acusada del brutal homicidio de Gabriel Tichielo, el cabo del servicio penitenciario, asesinado el jueves 26 de julio.
“Mi hija de 13 años, como cualquier adolescente, está en la edad del capricho”, opinó Norma ante la emisora radial.
Agregó que la menor “tiene un noviecito, con el que el lunes a la noche se puso a pelear en la vereda de mi casa. Lo eché al muchachito y ella amenazó con que se iba a escapar. Cuando me amenazó así, el hermano de 17 años y yo la traemos hasta la comisaría, para pagarle un susto”, relató la mujer con lo cual buscó poner en contexto el por qué su hija terminó en la dependencia policial del barrio 17 de Agosto.

Castigo
Una vez que la conducen hasta la seccional relató que su hija fue “alojada en una celda, porque hizo un berrinche. Una policía la agarra de los pelos a mi hija, le pega y la mete en la celda donde está la asesina Mirian Jara. Y me dicen que como tienen un sólo colchón y una sola frazada, iban a dormir juntas...”, advirtió.
Luego vendrían los graves acontecimientos. 
“Al otro día, cuando la van a trasladar al Juan Pablo II, para hacerle a mi hija una pericia psicológica, me meten en el móvil con ella y me cuenta ‘mami, abusó de mí la asesina del penitenciario. Yo me puse a gritar y la policía me dijo que yo estaba acá por caprichosa y me las aguante’”, le habría contado la menor a su mamá dentro del patrullero. La mujer, frente a la confesión de su hija relató su reacción: “Empecé a temblar, le comenté a las policías que la trasladaban, que le habían pegado y lo que había pasado en la celda, y me dijeron ‘señora, usted tiene que hacer la denuncia, nosotros no podemos hacer nada’”. 
Y otra me dijo, ‘no haga la denuncia, porque se van a desquitar con su hija’”, planteó Norma de manera pública. 
Pese a los consejos de las uniformadas, la mujer señaló que decidió hacer la denuncia ante el juzgado. 

Represalias
Acto seguido a la judicialización formal del caso “la pusieron a la mujer en la celda y a mi hija en el patio y sigue estando mi hija acá. A ella le pegan y le ponen esposas. La jueza (Iglesias) no sé lo que está esperando”, relató Norma con gran indignación frente a las aparentes represalias. 
“Ayer, por el miércoles, la psiquiatra del Juan Pablo me dijo que ya habló con la jueza y que la nena ya se iba conmigo. Pero no pasó nada. Y la hacen dormir a mi hija en el patio, con el frío que hace”, agregó.
“Una policía le dijo ‘tené cuidado que ella (Jara) es lesbiana y que no te manosee esta noche’. Además, le cuenta a mi hija cómo lo mataron al penitenciario”, señaló la mujer.
Comentó que al hacer la denuncia por abuso, se le debe realizar la revisión médica y no le quieren entregar a la adolescente.
“Me da la impresión de que quieren que pase el tiempo para que esto no salga a la luz. Sé que mi hija no está mintiendo, yo vi que compartían el colchón y la frazada. No me la dejan ver”, se quejó la mujer, en medio de la gravísima denuncia.