ellitoral.com.ar

Domingo 17de Noviembre de 2019CORRIENTES19°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$57,50

Dolar Venta:$62,50

De la predominancia de fuerzas locales al clivaje nacional, las transiciones electorales

Desde 1983, sólo la UCR logró cosechar más votos como partido en una elección de diputados nacionales en Corrientes. Las tradicionales fuerzas provinciales marcaron tendencia hasta finales de los 90. Desde mediados del 2000 comenzó a consolidarse el esquema de alianzas conducidas por dirigentes de sellos distritales  con organicidad nacional, como el radicalismo y el justicialismo.
 

imagen_0

En 1983 con el regreso a la democracia, la Unión Cívica Radical obtuvo 101.345 votos en la categoría diputados nacionales en Corrientes. Con el impulso de la figura de Raúl Alfonsín fue la fuerza con más adhesiones y una de las escasas ocasiones, luego de la última dictadura cívico- militar, en la cual un partido político logró alzarse con el triunfo en una elección. El modelo de alianzas, tanto provinciales como nacionales, ha sido predominante como estrategia electoral.
En los sucesivos actos electorales logró imponerse una alianza en la provincia. En las legislativas de 1985 el histórico Pacto Autonomista- Liberal, que junto con Federal y Demócrata Progresista, obtuvo el triunfo con el 49,2 por ciento de los sufragios. La UCR fue la segunda fuerza, con el 25 por ciento, y en tercer lugar, se posicionó la Alianza Frente Justicialismo de Liberación, liderado primordialmente, por el PJ.
En las elecciones de 1987, en la categoría diputados nacionales, nuevamente el Pacto Autonomista- Liberal fue el más votado. La UCR, fue la segunda fuerza; y en tercer lugar, se ubicó el Partido Justicialista. En 1989 también en esta categoría logró más sufragios el Pacto, pese a que para Presidente y Vice, en la provincia obtuvo el triunfo la fórmula encabezada por el peronista Carlos Menem, y en segundo lugar, se ubicó el radicalismo. Vale recordar que entonces, antes de la reforma constitucional de 1994, regía el sistema de Colegio Electoral.
Si bien el Pacto logró una mayor cantidad de votos, hubo un empate técnico, en función de que se distribuyó una banca entre las tres principales fuerzas. En Corrientes, además, gobernaba el Pacto.
El 27 de octubre de 1991 el Pacto Autonomista Liberal- Demócrata Progresista fue la fuerza con más sufragios para cargos de diputados nacionales. Se impuso con el 43 por ciento. No obstante, logró dos bancas. En segundo lugar, también con dos cargos, se posicionó el PJ, con el 33 por ciento de las adhesiones electorales.
Un año previo a la reforma constitucional, el Pacto nuevamente se impuso en las elecciones de diputados nacionales en Corrientes. En segundo lugar, se posicionó el justicialismo con el Frente para la Victoria, liderado por el justicialismo.
El 14 de mayo de 1995, el otrora Presidente fue reelecto. En Corrientes se alzó con el 46,6 por ciento de los sufragios pero en la categoría diputados nacionales, nuevamente el Pacto logró mayor cantidad de adhesiones, lo cual consolidó una tendencia, preeminentemente provincial, en el sentido de que estaba liderada por sellos que raigambre local, desde la segunda mitad de los 80 hasta finales de los 90.
En 1997 se ratifica la tendencia de fuerzas provinciales, con el triunfo del Frente Partido Nuevo (FrePaNu) en la categoría diputados nacionales, con el 55 por ciento de los votos, alzándose con dos bancas. En segundo lugar, se posicionó el Pacto Autonomista Liberal, con una.
En 1999 el Partido Nuevo logró un ajustado empate técnico para representantes en la Cámara baja de la Nación, junto con la Alianza para el Trabajo, la Justicia y la Educación, más conocida como la Alianza, que en Corrientes, significó el triunfo de Fernando De La Rúa en la Presidencia.
En 2001 el Frente para la Unidad, que encabezaba una coalición de partidos como el Nuevo, logró imponerse en los comicios legislativos nacionales ante la Alianza Frente de Todos, la cual estaba conformada por la UCR y sectores del PJ. Este fue un año de transiciones y nuevos clivajes. En 2003, los segundos se posicionaron primeros en la elección de representantes en la Cámara baja, mientras que en las presidenciales se impuso el ex presidente riojano, con el 35 por ciento de los sufragios.
En la década del 2000 las fuerzas provinciales se sumaron a alianzas con fuerte tradición y organicidad nacional, surgiendo nuevos actores políticos en la provincia, entre ellos el radicalismo que logró afianzarse en el máximo poder Ejecutivo hasta la actualidad.
En 2005 la coalición de partidos nucleados en el Frente de Todos y encabezados por la UCR logró un aplastante triunfo en la categoría de diputados para el Congreso, con el 72 por ciento de los votos, alzándose con las tres bancas de diputados en disputa. Eran tiempos de concertación y fue una de las ventajas más amplias en una categoría nacional desde el regreso a la democracia. 
En 2007 el Frente de Todos logró dos bancas de las cuatro en disputa para la Cámara baja de la Nación y en las presidenciales se impuso, por lejos, Cristina Kirchner.  En 2009 hubo empate técnico, ya que se distribuyeron una banca por tercio entre Encuentro por Corrientes, liderado a local por Ricardo Colombi; el Frente de Todos, conducido por el entonces gobernador Arturo Colombi, y el Frente Correntinos por el Cambio, liderado entonces por el peronista Fabián Ríos. Fue el período en el cual el PJ abandonó su sociedad con el radicalismo, tras la ruptura de la UCR Corrientes con el kirchnerismo, luego del conflicto con el campo.
En 2011 el Frente para la Victoria se alzó con más del 65 por ciento de los sufragios en la categoría de diputados nacionales. Por su parte la presidenta logró su reelección con el 68 por ciento de los votos en la provincia.
En 2013 ECO, liderado por el radicalismo, alcanzó dos de las tres bancas de diputados nacionales en disputa. La tercera fue para el Frente de la Victoria, conducida por el justicialismo. En 2015, esta fue la primera fuerza con más votos, alcanzando tres de las cuatro bancas. 
En 2017, Cambiemos, se alzó con dos, de las tres bancas de diputados nacionales en juego.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

De la predominancia de fuerzas locales al clivaje nacional, las transiciones electorales

Desde 1983, sólo la UCR logró cosechar más votos como partido en una elección de diputados nacionales en Corrientes. Las tradicionales fuerzas provinciales marcaron tendencia hasta finales de los 90. Desde mediados del 2000 comenzó a consolidarse el esquema de alianzas conducidas por dirigentes de sellos distritales  con organicidad nacional, como el radicalismo y el justicialismo.
 

En 1983 con el regreso a la democracia, la Unión Cívica Radical obtuvo 101.345 votos en la categoría diputados nacionales en Corrientes. Con el impulso de la figura de Raúl Alfonsín fue la fuerza con más adhesiones y una de las escasas ocasiones, luego de la última dictadura cívico- militar, en la cual un partido político logró alzarse con el triunfo en una elección. El modelo de alianzas, tanto provinciales como nacionales, ha sido predominante como estrategia electoral.
En los sucesivos actos electorales logró imponerse una alianza en la provincia. En las legislativas de 1985 el histórico Pacto Autonomista- Liberal, que junto con Federal y Demócrata Progresista, obtuvo el triunfo con el 49,2 por ciento de los sufragios. La UCR fue la segunda fuerza, con el 25 por ciento, y en tercer lugar, se posicionó la Alianza Frente Justicialismo de Liberación, liderado primordialmente, por el PJ.
En las elecciones de 1987, en la categoría diputados nacionales, nuevamente el Pacto Autonomista- Liberal fue el más votado. La UCR, fue la segunda fuerza; y en tercer lugar, se ubicó el Partido Justicialista. En 1989 también en esta categoría logró más sufragios el Pacto, pese a que para Presidente y Vice, en la provincia obtuvo el triunfo la fórmula encabezada por el peronista Carlos Menem, y en segundo lugar, se ubicó el radicalismo. Vale recordar que entonces, antes de la reforma constitucional de 1994, regía el sistema de Colegio Electoral.
Si bien el Pacto logró una mayor cantidad de votos, hubo un empate técnico, en función de que se distribuyó una banca entre las tres principales fuerzas. En Corrientes, además, gobernaba el Pacto.
El 27 de octubre de 1991 el Pacto Autonomista Liberal- Demócrata Progresista fue la fuerza con más sufragios para cargos de diputados nacionales. Se impuso con el 43 por ciento. No obstante, logró dos bancas. En segundo lugar, también con dos cargos, se posicionó el PJ, con el 33 por ciento de las adhesiones electorales.
Un año previo a la reforma constitucional, el Pacto nuevamente se impuso en las elecciones de diputados nacionales en Corrientes. En segundo lugar, se posicionó el justicialismo con el Frente para la Victoria, liderado por el justicialismo.
El 14 de mayo de 1995, el otrora Presidente fue reelecto. En Corrientes se alzó con el 46,6 por ciento de los sufragios pero en la categoría diputados nacionales, nuevamente el Pacto logró mayor cantidad de adhesiones, lo cual consolidó una tendencia, preeminentemente provincial, en el sentido de que estaba liderada por sellos que raigambre local, desde la segunda mitad de los 80 hasta finales de los 90.
En 1997 se ratifica la tendencia de fuerzas provinciales, con el triunfo del Frente Partido Nuevo (FrePaNu) en la categoría diputados nacionales, con el 55 por ciento de los votos, alzándose con dos bancas. En segundo lugar, se posicionó el Pacto Autonomista Liberal, con una.
En 1999 el Partido Nuevo logró un ajustado empate técnico para representantes en la Cámara baja de la Nación, junto con la Alianza para el Trabajo, la Justicia y la Educación, más conocida como la Alianza, que en Corrientes, significó el triunfo de Fernando De La Rúa en la Presidencia.
En 2001 el Frente para la Unidad, que encabezaba una coalición de partidos como el Nuevo, logró imponerse en los comicios legislativos nacionales ante la Alianza Frente de Todos, la cual estaba conformada por la UCR y sectores del PJ. Este fue un año de transiciones y nuevos clivajes. En 2003, los segundos se posicionaron primeros en la elección de representantes en la Cámara baja, mientras que en las presidenciales se impuso el ex presidente riojano, con el 35 por ciento de los sufragios.
En la década del 2000 las fuerzas provinciales se sumaron a alianzas con fuerte tradición y organicidad nacional, surgiendo nuevos actores políticos en la provincia, entre ellos el radicalismo que logró afianzarse en el máximo poder Ejecutivo hasta la actualidad.
En 2005 la coalición de partidos nucleados en el Frente de Todos y encabezados por la UCR logró un aplastante triunfo en la categoría de diputados para el Congreso, con el 72 por ciento de los votos, alzándose con las tres bancas de diputados en disputa. Eran tiempos de concertación y fue una de las ventajas más amplias en una categoría nacional desde el regreso a la democracia. 
En 2007 el Frente de Todos logró dos bancas de las cuatro en disputa para la Cámara baja de la Nación y en las presidenciales se impuso, por lejos, Cristina Kirchner.  En 2009 hubo empate técnico, ya que se distribuyeron una banca por tercio entre Encuentro por Corrientes, liderado a local por Ricardo Colombi; el Frente de Todos, conducido por el entonces gobernador Arturo Colombi, y el Frente Correntinos por el Cambio, liderado entonces por el peronista Fabián Ríos. Fue el período en el cual el PJ abandonó su sociedad con el radicalismo, tras la ruptura de la UCR Corrientes con el kirchnerismo, luego del conflicto con el campo.
En 2011 el Frente para la Victoria se alzó con más del 65 por ciento de los sufragios en la categoría de diputados nacionales. Por su parte la presidenta logró su reelección con el 68 por ciento de los votos en la provincia.
En 2013 ECO, liderado por el radicalismo, alcanzó dos de las tres bancas de diputados nacionales en disputa. La tercera fue para el Frente de la Victoria, conducida por el justicialismo. En 2015, esta fue la primera fuerza con más votos, alcanzando tres de las cuatro bancas. 
En 2017, Cambiemos, se alzó con dos, de las tres bancas de diputados nacionales en juego.