ellitoral.com.ar

Martes 12de Noviembre de 2019CORRIENTES29°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$57,75

Dolar Venta:$62,75

Recaudó U$S2 millones para una fábrica de chipá, pero deja todo y se va a Paraguay

Se trata de Pablo Ricatti. La empresa se había conformado a través de la red social, sin embargo "por la devaluación brutal y el cepo", no prosperó.

imagen_0

Pablo Ricatti comenzó a construir un imperio colaborativo en Twitter que no tendría parangón, según él contaba. Un sábado de mayo de este año les contó una idea de negocios a sus seguidores y puso una planilla online para ver cuántos querían invertir. Al otro día tenía ofertas por USD 5 millones.

Se quedó con USD 2 millones y nació Vatuit (por vaquita tuitera), una empresa con más de 359 socios que iba a construir una fábrica de chipá para celíacos y tenía en su business plan muchos más proyectos. Iba a facturar $300 millones por mes el año que viene. No podrá ser. Según adelantó hoy el diario BAE, Ricatti cierra todo y se va a vivir a Paraguay.

Ricatti indicó que después de las Paso "todos levantaron la pata del acelerador y está bien, porque cae el consumo y viene más devaluación". "Acá la situación no da para seguir invirtiendo. Vamos a un default, va a haber más devaluación y se va a complicar para importar. Veo eso", dijo en diálogo con Infobae.

En cuanto a Vatuit, dijo que no existe más. "Lo decidimos con todos los socios luego de la devaluación brutal y del cepo. Teníamos una estructura societaria para evitar pagar tanto de Ganancias y ahora no podemos sostenerla. Con el cepo no se pueden comprar dólares para ir devolviéndoles a los inversores lo que le prestaron a la empresa", afirmó.

"No pudimos arrancar... gracias a Dios. Después de las PASO se detonó todo. No era viable. ¿Quién invierte hoy en el país? Pregúntenle a Pagani de Arcor si invierte", aseguró.

Entre tanto, Ricatti sostuvo que los socios "no llegaron a desembolsar nada, se salvaron. Estábamos abriendo la cuenta de inversión y pasaron las PASO".

"Veo chances de hacer algo más adelante, las dinámicas van cambiando. Ojalá se pueda hacer algo. Tuvimos un 2001 y luego se hicieron miles de negocios: no es para siempre, pero ahora no se puede. Sigo en contacto con el equipo, con los socios. Hay ganas", cerró.

 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Recaudó U$S2 millones para una fábrica de chipá, pero deja todo y se va a Paraguay

Se trata de Pablo Ricatti. La empresa se había conformado a través de la red social, sin embargo "por la devaluación brutal y el cepo", no prosperó.

Pablo Ricatti comenzó a construir un imperio colaborativo en Twitter que no tendría parangón, según él contaba. Un sábado de mayo de este año les contó una idea de negocios a sus seguidores y puso una planilla online para ver cuántos querían invertir. Al otro día tenía ofertas por USD 5 millones.

Se quedó con USD 2 millones y nació Vatuit (por vaquita tuitera), una empresa con más de 359 socios que iba a construir una fábrica de chipá para celíacos y tenía en su business plan muchos más proyectos. Iba a facturar $300 millones por mes el año que viene. No podrá ser. Según adelantó hoy el diario BAE, Ricatti cierra todo y se va a vivir a Paraguay.

Ricatti indicó que después de las Paso "todos levantaron la pata del acelerador y está bien, porque cae el consumo y viene más devaluación". "Acá la situación no da para seguir invirtiendo. Vamos a un default, va a haber más devaluación y se va a complicar para importar. Veo eso", dijo en diálogo con Infobae.

En cuanto a Vatuit, dijo que no existe más. "Lo decidimos con todos los socios luego de la devaluación brutal y del cepo. Teníamos una estructura societaria para evitar pagar tanto de Ganancias y ahora no podemos sostenerla. Con el cepo no se pueden comprar dólares para ir devolviéndoles a los inversores lo que le prestaron a la empresa", afirmó.

"No pudimos arrancar... gracias a Dios. Después de las PASO se detonó todo. No era viable. ¿Quién invierte hoy en el país? Pregúntenle a Pagani de Arcor si invierte", aseguró.

Entre tanto, Ricatti sostuvo que los socios "no llegaron a desembolsar nada, se salvaron. Estábamos abriendo la cuenta de inversión y pasaron las PASO".

"Veo chances de hacer algo más adelante, las dinámicas van cambiando. Ojalá se pueda hacer algo. Tuvimos un 2001 y luego se hicieron miles de negocios: no es para siempre, pero ahora no se puede. Sigo en contacto con el equipo, con los socios. Hay ganas", cerró.