ellitoral.com.ar

Domingo 15 de Septiembre de 2019 CORRIENTES28°Pronóstico Extendido clima_sol_noche

Dolar Compra: $54,25

Dolar Venta: $57,50

Liberaron al policía que pateó y mató a un hombre armado

imagen_1

El efectivo de la Policía de la Ciudad que estaba detenido por causar la muerte de un hombre armado con un cuchillo al que derribó de una patada en el barrio porteño de San Cristóbal fue excarcelado ayer y seguirá bajo investigación, informaron fuentes judiciales.
Por su parte, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, sostuvo que el oficial inspector Esteban Armando Ramírez “estaba protegiendo a los ciudadanos” de una situación “amenazante y violenta”, ya que el fallecido Jorge Martín Gómez tenía un arma con la que podría haber herido o matado a alguien.
“Creo que hay una acción de terminar con una amenaza y cuando un policía termina con una amenaza está haciendo lo correcto”, afirmó la funcionaria. 
En tanto, la jueza en lo Criminal y Correccional 8, Yamile Susana Bernan, resolvió ayer excarcelar al policía Ramírez bajo caución juratoria por considerar que no existen riesgos procesales de que se fugue o entorpezca la investigación.
De modo, la magistrada no coincidió con el dictamen de la fiscal Ana Yacobucci, quien se había opuesto a la excarcelación por entender que al ser policía, el acusado podía justamente entorpecer la investigación, dijeron los informantes.
Previamente, la defensa del a cargo del abogado Raúl Alcalde había solicitado la liberación basándose en que el efectivo está imputado de “homicidio preterintencional”, un delito excarcelable ya que prevé una pena de entre uno y tres años de prisión y reclusión de hasta seis años.
El artículo 81 del Código Penal, en su inciso b) contempla esa pena a quien “con el propósito de causar un daño en el cuerpo o en la salud, produjere la muerte de alguna persona, cuando el medio empleado no debía razonablemente ocasionar la muerte”.
La autopsia de Gómez determinó que la causa de muerte fue el traumatismo craneoencefálico que padeció cuando, luego de recibir la patada, cayó de espaldas y golpeó su cabeza contra el asfalto, lo que le produjo una fractura en el cráneo.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Liberaron al policía que pateó y mató a un hombre armado

El efectivo de la Policía de la Ciudad que estaba detenido por causar la muerte de un hombre armado con un cuchillo al que derribó de una patada en el barrio porteño de San Cristóbal fue excarcelado ayer y seguirá bajo investigación, informaron fuentes judiciales.
Por su parte, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, sostuvo que el oficial inspector Esteban Armando Ramírez “estaba protegiendo a los ciudadanos” de una situación “amenazante y violenta”, ya que el fallecido Jorge Martín Gómez tenía un arma con la que podría haber herido o matado a alguien.
“Creo que hay una acción de terminar con una amenaza y cuando un policía termina con una amenaza está haciendo lo correcto”, afirmó la funcionaria. 
En tanto, la jueza en lo Criminal y Correccional 8, Yamile Susana Bernan, resolvió ayer excarcelar al policía Ramírez bajo caución juratoria por considerar que no existen riesgos procesales de que se fugue o entorpezca la investigación.
De modo, la magistrada no coincidió con el dictamen de la fiscal Ana Yacobucci, quien se había opuesto a la excarcelación por entender que al ser policía, el acusado podía justamente entorpecer la investigación, dijeron los informantes.
Previamente, la defensa del a cargo del abogado Raúl Alcalde había solicitado la liberación basándose en que el efectivo está imputado de “homicidio preterintencional”, un delito excarcelable ya que prevé una pena de entre uno y tres años de prisión y reclusión de hasta seis años.
El artículo 81 del Código Penal, en su inciso b) contempla esa pena a quien “con el propósito de causar un daño en el cuerpo o en la salud, produjere la muerte de alguna persona, cuando el medio empleado no debía razonablemente ocasionar la muerte”.
La autopsia de Gómez determinó que la causa de muerte fue el traumatismo craneoencefálico que padeció cuando, luego de recibir la patada, cayó de espaldas y golpeó su cabeza contra el asfalto, lo que le produjo una fractura en el cráneo.