Lunes 14de Junio de 2021CORRIENTES14°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$94,00

Dolar Venta:$100,0

Lunes 14de Junio de 2021CORRIENTES14°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$94,00

Dolar Venta:$100,0

/Ellitoral.com.ar/ Especiales

El fantasma que apareció en un hospital

Un sorprendente y espeluznante hecho sucedió el pasado 31 de octubre en un hospital del Chaco, en Barranqueras, donde un médico, una enfermera y una técnica radióloga atendieron a un paciente que desapareció en medio de la consulta. Todo hace suponer que fue un paciente fantasma que se esfumó en medio del asombro de los profesionales, que comprobaron todo a través de las cámaras de seguridad.
Testimonio. El doctor Julio Picón contó su extraña experiencia.
Apariciones. Los fantasmas aparecen en varios lugares.

Por Francisco Villagrán

villagranmail@gmail.com

Especial para El Litoral.

A menudo escuchamos o leemos información de la aparición de fantasmas en distintos lugares del mundo, en distintas formas, transparentes, translúcidos y a veces hasta en forma física. El caso que nos ocupa hoy no ocurrió en Estados Unidos o en la vieja Europa, sino acá, muy cerca, en la provincia del Chaco, en el Hospital “Eva Perón” de Barranqueras más precisamente. El hecho, por sus espectaculares características y por los serios testimonios de los profesionales de la salud que lo vivieron, no admite ningún tipo de dudas. No es normal que profesionales de la medicina en este caso admitan abiertamente la existencia de fantasmas, arriesgando su prestigio o que los tomen en broma, pero fue un hecho tan incontrastable e irrefutable por los contundentes testimonios, que fue tomado con seriedad y reconocido como un fenómeno paranormal inexplicable. Pero, ¿qué fue lo que pasó? 

Según las noticias que comenzaron a conocerse y rápidamente se hicieron virales en las redes sociales, el sábado 31 de octubre en la guardia del Hospital “Eva Perón” de la localidad chaqueña de Barranqueras, se presentó un hombre para una consulta médica, con síntomas de tos y fiebre. Pidió ser atendido en la guardia, por lo cual la enfermera lo hizo pasar y posteriormente fue revisado por el médico de guardia, el doctor Julio Picón, quien para asegurarse de su diagnóstico le indicó que se realizara una radiografía de tórax, para lo cual fue enviado a la sala de rayos, donde fue atendido por la técnica radióloga. Esta lo preparó y le hizo pararse frente a la chapa para tomarle la placa radiográfica. Una vez que hubo hecho esto, se fue a un cuarto adyacente en el que se revela habitualmente la placa, diciéndole al paciente que esperara un poco. En determinado momento, cuando la radióloga se da vuelta, sintió como una respiración fuerte en la nuca, y se fue a ver cómo estaba el paciente, pero no lo encontró. 

La sala es chica y estaba herméticamente cerrada por dentro, así que el paciente no pudo haber salido por ningún lado. Asustada, la radióloga corrió hacia la guardia para dar la novedad; avisaron al policía de guardia y entre todos comenzaron a buscar al paciente que había desaparecido, pero no lo encontraron, nunca más. Hasta aquí el hecho objetivamente contado, sin quitar ni agregar nada.

El comienzo

El hombre tenía una apariencia común, parecía un mendigo, se acercó a la puerta de la guardia y golpeó tímidamente pidiendo ser atendido. Lo atendió la enfermera, que lo registró y lo hizo pasar al consultorio, donde lo recibió el médico que estaba de guardia, Julio Picón. El motivo de la consulta era que tenía dificultad respiratoria, tos y fiebre, síntomas característicos de lo que podía ser covid-19 o una fuerte gripe que se estaba incubando. Para salir de la duda ante el examen que no le decía mucho, el médico decidió hacerle una placa radiográfica, para lo cual el paciente fue enviado a la sala de rayos. La técnica radióloga le pidió al hombre que se posicionara sobre la plancha metálica para así poder tomarle la placa radiográfica. Una vez que lo hizo, entró al cuarto oscuro para revelar la placa, como se estila. 

Según su testimonio, en ese momento sintió una especie de frío repentino y como que alguien le respiraba en la nuca. Se dio vuelta y no encontró a nadie. Asustada, salió rápidamente del cuarto de revelado y buscó al paciente, pero no lo encontró. En la sala no había nadie. Era imposible que se hubiera escondido o que hubiera salido, ya que la puerta estaba bien cerrada por dentro con traba, por razones de seguridad. El paciente “se evaporó”. En ese momento la radióloga sintió mucho miedo y salió corriendo hacia la guardia, donde les contó a sus compañeros lo que había ocurrido. También le avisaron al policía que estaba de guardia, ante cualquier cosa, para cubrirse desde el punto de vista legal. Entre todos buscaron al presunto paciente fantasma por todo el hospital, pero no lo hallaron por ningún lado. Pero esto no fue todo. 

A la mañana temprano, cuando llegó la gente de seguridad, le comentaron lo que había pasado, por lo cual todos decidieron ir a revisar los videos grabados por las cámaras de seguridad. En las imágenes no se veía nada, tan solo el médico y la enfermera, y el pasillo que va a la sala de rayos. Sin duda, la cámara no lo registró y, para colmo, cuando fueron a ver qué había salido en la placa radiográfica, la imagen estaba velada, como si hubiera sido disparada al aire; nada en absoluto. “Ante todos estos hechos misteriosos nos quedamos con la duda y el temor”, señalaron los asombrados y sorprendidos testigos del increíble caso.

El testimonio del médico

El doctor Julio Picón es un reconocido médico de vasta experiencia, que esa noche estuvo de guardia y le tocó ser partícipe de este extraordinario caso. Veamos lo que él opinaba al respecto: “Esto es algo increíble, yo como médico tendría que estar hablando de enfermedades, de cirugía, de la pandemia, pero no, estoy hablando de hechos paranormales; para mí es sorprendente. En centros asistenciales, de salud y hospitales, lugares donde hay mucho sufrimiento y muerte, es común que puedan aparecer estas manifestaciones paranormales. Pero en este caso, como ya se comentó, hubo una serie de hechos sorprendentes que no dejan lugar a dudas. Anotamos en el cuaderno de novedades la hora del hecho: 3:15 am. A la mañana temprano, cuando llegó el encargado de seguridad, enterado de lo había pasado dijo ‘vamos a revisar las cámaras de video para aclarar las cosas’. Fuimos todos y estuvimos muy atentos observando la grabación. Cuando se llega al horario aproximado del hecho, se ve que la enfermera que lo recibió al paciente, abre la puerta pero no se ve a nadie que pasa. Yo me veo en el pasillo hablando a la nada, gesticulando como si estuviera hablando con alguien, pero la cámara de video no registra a nadie. No se ve en ningún momento a otra persona. 

También se ve a la técnica radióloga que abre la puerta de la sala de rayos y habla pero, como en mi caso, no se ve a nadie.Y para completar, la placa radiográfica salió velada, como si no hubiera tomado nada. Llegados a este punto, todos nos miramos y nos quedamos en silencio. No dijimos nada. ¿Qué se podría agregar a todo lo que pasó? Algo realmente increíble y sin explicación lógica. No queremos quedar como locos. Todos lo vimos e interactuamos con el paciente fantasma, por llamarlo así. Las cámaras no lo registraron, solo nuestros ojos. Fue algo increíble”. 

Hasta aquí la noticia como fue. Cada uno puede interpretarla a su manera. Un caso más de aparición fantasmal...

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error