Jueves 11de Agosto de 2022CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$132,0

Dolar Venta:$140,0

Jueves 11de Agosto de 2022CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$132,0

Dolar Venta:$140,0

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

Por semana se puede llegar a gastar hasta $1.500 solo en frutas y verduras

Hacer comidas equilibradas nutricionalmente cuesta cada vez más caro y las familias numerosas son las más afectadas. La sequía y el aumento del transporte fueron factores que impactaron en la oferta. 

Uno de los golpes más importantes al bolsillo de las familias fueron los sucesivos aumentos de las frutas y las verduras. Desde los negocios locales aseguran que los productos duplicaron su valor durante el 2020 y una compra semanal puede costar más de $1.500 si se desea llevar adelante una alimentación saludable.

Los factores que influyen en el costo de la verdura y la fruta tienen que ver con si son productos estacionales, con el clima y también si se producen o no en la zona, ya que los costos del envío intervienen en el precio.

Si bien el NEA cerró el año pasado con la tasa de inflación más alta del país -superó el 40 %-, dueños de verdulerías aseguran que los precios de sus productos llegaron a duplicarse. 

Esto repercutió de forma directa en los hábitos de consumo.

“La gente hoy en día no compra masivamente como en otras épocas, ni siquiera para la semana. Ve qué va a cocinar en el día y eso lleva. Las ventas están bastante flojas. Sobre todo de frutas, que en diciembre aumentaron mucho. Creíamos que era algo del momento por las fiestas, pero no volvieron a acomodarse”, afirmó el dueño de una verdulería del barrio Mil Viviendas a El Litoral.

Actualmente, el kilo de muchas frutas, verduras y hortalizas supera los $100. La lechuga se puede conseguir en promedio a 120 pesos el kilo, mientras que el kilo de morrón verde cuesta 120 pesos y el de rojo asciende a los 140 pesos.

Lo que escaló fuertemente en las últimas semanas fue el precio de la fruta. La docena de bananas se ofrece a no menos de 120 pesos y en algunos lugares no baja de 140. A su vez, el kilo de naranja y de durazno ronda los 180 pesos, mientras que la docena de naranjas en algunos lugares cuesta hasta 200 pesos.

El tomate y la cebolla se diferencian y se pueden encontrar a un valor de 70 u 80 pesos el kilo. Lo mismo sucede con los zapallos y la calabaza, que tienen un costo base de 80 pesos, así como la media docena de huevos. El kilo de zanahoria, que es de lo más económico, se mantiene entre los 40 y 50 pesos.

En suma, una familia que tenga la posibilidad de llevar adelante una alimentación sana y equilibrada que incorpore una variedad de frutas y verduras debe gastar más de 1.500 pesos por semana. 

Si bien depende de los hábitos de consumo y el valor de la compra puede aumentar en familias numerosas, en los últimos meses este tipo de productos ha pasado a ser más restrictivo.

Desde otro comercio en la zona de Poncho Verde, el dueño comentó a este medio: “No se puede hacer nada contra la inflación, todas las semanas tenemos que retocar los precios. De la fruta sobre todo”.

“Tengo contacto directo con varios proveedores, y por lo que sabemos, la sequía pegó durísimo en las zonas productoras, además el aumento del transporte fue desmedido. Sube el combustible y sube todo. Uno a veces no se da cuenta, pero tenemos productos de todo el país acá. Manzanas de Río Negro, hortalizas de Jujuy y Salta, papa y cebolla del sur de Buenos Aires”.

El comerciante afirmó que “la gente no tiene el poder adquisitivo de antes, a veces tenemos que hacer ofertas que no nos dejan casi rentabilidad para que no se pierda lo que compramos. Lo que sí, ya no nos cargamos como antes. Es mejor para nosotros ir al mercado central más veces que comprar de una sola vez para más días. Está todo complicado y se nota mucho”, lamentó. 

(IRB)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error