Lunes 29de Noviembre de 2021CORRIENTES20°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$99,75

Dolar Venta:$105,7

Lunes 29de Noviembre de 2021CORRIENTES20°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$99,75

Dolar Venta:$105,7

/Ellitoral.com.ar/ Especiales

¿Existió en realidad la legendaria Atlántida?

Destino. La Atlántida de Platón habría desaparecido bajo las aguas del mar.
Realidad. ¿Existió en verdad esta milenaria y legendaria civilización?

Por Francisco Villagrán

villagranmail@gmail.com

Especial para El Litoral

Muchos poetas, naturalistas, investigadores, exploradores y científicos han estado buscando a la legendaria Atlántida durante más de dos mil años. En los años 30 del siglo XX, el oceanógrafo ruso Lachezar Filipoff y el italiano Luigi Gianitrapani, luego de mucho investigar, llegaron a la conclusión de que la inmensa civilización atlante fue tragada por el océano unos 7.400 años antes de la era cristiana. Otros investigadores a lo largo de cientos de años de trabajo investigativo también llegaron a la misma conclusión. Luego de analizar una gran cantidad de roca basáltica hallada en un punto del Atlántico, unos 1.000 km. al norte de las islas Azores y a unos 3.000 metros de profundidad. Ese vidrio volcánico no pudo haber surgido bajo las aguas y debió estar allí luego de un abrupto hundimiento. Uno tan brusco como el que menciona Platón en su obra Timeo y Critias cuando relata el hundimiento de la Atlántida. Allí el filósofo griego propone una explicación geológicamente de lo más verosímil sobre la desaparición de la Atlántida.

El biólogo austríaco Franz Unger supuso que las afinidades zoológicas entre especies de Europa y Africa, podrían explicarse por la comunicación que había entre los tres continentes en el Período Terciario. Creía que una lengua de tierra situada al norte del Ecuador,  unía Europa y Africa, con las costas de América, en tiempos prehistóricos. Esa franja de tierra era la Atlántida, y así la denominó en su “Historia de la ciencia del suelo”. Antes que él, ya lo advirtieron otros exploradores. Uno de ellos, el capitán Pedro Sarmiento de Gamboa en su “Historia del Imperio de los Incas” (1572), afirma que América y Atlántida formaban una sola masa. Allí afirma que este enorme continente ocupaba un lugar en el mar y lo daba por sentado. Otros navegantes lo habían insinuado y otros lo conformaron, como así también otros lo refutaron, explicando el carácter puramente ficcional del mito. Basado en su experiencia como marino y astrónomo, Gamboa afirma que la Atlántida “era más grande que Libia y Asia juntas”.

Hace poco la agencia EFE dio a conocer la más reciente hipótesis que sitúa el hundimiento no en el océano sino en el Mar Egeo. El español Paulino Zamarro afirmó que la Atlántida existió en el centro del Egeo pero la hundió un gigantesco tsunami en el 5.500 AC. Según él, el tsunami hizo que las aguas del Atlántico rompieran el istmo que existía en el actual estrecho de Gibraltar y se vertieran en el mar Mediterráneo, que en ese momento estaba por debajo de su nivel actual. Son todas teorías, hipótesis y suposiciones, que si bien admiten por allí algún fundamento, no son suficientes como para afirmar en forma tajante estas teorías

Un equipo internacional de investigadores cree haber localizado la Atlántida al sur de España, donde actualmente se encuentra el Parque de Doñana. La localización fue posible gracias a una foto de satélite y se cree que la ciudad está enterrada en las marismas del parque. Según los estudios la civilización habría sido destruida por un tsunami hace miles de años y quedó cubierta por toneladas de lodo. Otra de las conclusiones del estudio, difundidas por la National Geographic es que los pocos supervivientes copiaron el modelo de otros lugares tierra adentro de España. A pesar de los intentos de cientos de exploradores a lo largo de los siglos nunca se han encontrado pruebas contundentes o restos de la Atlántida o de su supuesta civilización. Muchos investigadores la habrían localizado en el Mediterráneo, frente a la isla de Creta. Otros en el medio del Atlántico o en las cercanías de las Bahamas. Los últimos estudios la sitúan en el sur de España, frente a las costas de Andalucía. Las “Columnas de Hércules” se encontraban entre Gibraltar, al norte y la costa africana y marcaban el punto final del mundo conocido para las antiguas civilizaciones mediterráneas. Aunque los griegos navegaron por este mar, desconocían el Atlántico.

Detalles y fundamentos

El investigador español Paulino Zamarro afirma que la Atlántida existió en el centro del Egeo pero fue hundida por un tsunami. “La ventaja que tiene mi teoría -decía- es que aporta un mapa que permite investigar en un lugar concreto, sin irse por las ramas”. Las pruebas estaban ahí, siempre lo han estado, pero no se pusieron de manifiesto porque la tecnología no lo permitió. Por un lado es cierto que la Atlántida y su enigma han proyectado la creatividad científica, no menos que la fantasía literaria y la imaginación. Por otro lado se nos dice que las pruebas siempre estuvieron allí. ¿Pero allí dónde? ¿En qué parte exactamente? Quizás en ninguna de estas quiméricas investigaciones. Si bien Herodoto en el siglo V AC menciona unos atlantes, se refiere a un pueblo asiático que apareció y no a una civilización que apareció por primera vez en el Timeo como una isla magnífica habitada por una gran civilización, que habría intentado esclavizar a griegos, egipcios y a todos los pueblos del Mediterráneo. Pero no pudo lograr su objetivo ya que, el desenlace de la historia llegó rápidamente, tras un violento terremoto, posterior tsunami  y un diluvio extraordinario que en un día y una noche terribles hundieron a todas las ciudades de la zona mediterránea, entre ellas la Atlántida, que desapareció de la misma manera, hundiéndose en el mar. Muchas expediciones e investigadores actuales siguen trabajando en busca de elementos que certifiquen la existencia de esta civilización, como la realizada a las islas Cicladas del mar Egeo, donde se encontraron ánforas y piezas de manufactura que podrían ser de la época que se hundió la Atlántida.

Hipótesis, suposiciones, teorías, pero nada concreto que afirme su existencia. Incluso hay alguna que afirma que la isla fue destruida por la caída de un gigantesco meteorito que fue el que la hundió en el mar. Incluso sostiene que los pocos sobrevivientes de esta catástrofe, se refugiaron en lo que sería el centro de la Tierra, donde aún hoy continuarían viviendo. Teoría difícil de creer, pero como tal la mencionamos. Se habla también que la Esfinge de Egipto, en Gizah, sería de la época de la Atlántida, ya que tiene unos 12.000 años de antigüedad, en tanto que las famosas pirámides tienen unos 6.000 años. Las fechas no coinciden, es decir que cuando las pirámides fueron construidas, la Esfinge ya estaba allí, testimonio de una civilización anterior. En fin, todas son teorías, algunas con más fundamentos que otras, pero siempre difícil de comprobar, a miles de años de los supuestos sucesos. La duda y la polémica siguen abiertas…

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error