Miércoles 28de Febrero de 2024CORRIENTES25°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$820,0

Dolar Venta:$860,0

Miércoles 28de Febrero de 2024CORRIENTES25°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$820,0

Dolar Venta:$860,0

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

El Instituto de Cardiología analizó el impacto de los deportes en la edad temprana

La falta de actividad física sistemática, sumado al sedentarismo y el tipo de alimentación se han asociado a un aumento en los niveles de obesidad infantil en los no deportistas. 

Una investigación del Instituto de Cardiología Juana Francisca Cabral, de la ciudad de Corrientes, analizó a más de 800 pacientes sanos de entre 6 y 16 años para identificar las modificaciones cardiovasculares en atletas que realizan actividad física deportiva sistemática, aún en edades tempranas. Concluyeron que estas diferencias comienzan en la etapa prepuberal, pero se intensifican durante la pubertad.

Durante el periodo comprendido entre marzo del 2019 y septiembre del 2020 fueron evaluados 1.682 pacientes en el Servicio de Ergometría de la institución. De ellos, 864 pacientes fueron la población en estudio. 

Hubo 307 pacientes con menos de 12 años (prepuberales) correspondiendo al 35,5% de la población, y esta distribución se mantuvo sin diferencias al separar entre deportistas y no deportistas. Del total de la población estudiada, 2 de cada 10 pediátricos realizaban actividad física competitiva de moderada a severa intensidad durante más de un año. 

Los cambios comienzan a verse en deportistas prepúberes, pero se intensifican luego del inicio de la pubertad, apoyando el concepto del efecto hormonal como responsables de las modificaciones estructurales y funcionales en los deportistas pediátricos.

Pudieron observar una tendencia a mayor porcentaje de varones en el grupo deportistas con 3 cm en promedio de altura mayor y una tendencia a menor porcentaje de obesidad. Los deportistas tenían una frecuencia cardíaca basalmente menor tanto en el electrocardiograma como al inicio de la prueba ergométrica. 

El estudio fue realizado por Celeste R. López y Jorge O. Kriskovich Juré; y publicado recientemente en la Revista de la Federación Argentina de Cardiología.

Diferencias

Observaron en promedio 12 latidos menos en prepúberes deportistas versus los no deportistas. De acuerdo con el equipo del Instituto de Cardiología, tal vez, la disminución de la frecuencia cardíaca basal sea el primer indicio de las modificaciones cardiovasculares que la actividad física competitiva sistematizada de intensidad moderada a alta genera en la población pediátrica. 

La tendencia a mayores diámetros de las cavidades y del grosor parietal evaluadas en la eco-cardiografía muestren que lo segundo en modificarse sea el aspecto estructural cardíaco, y que las modificaciones antropométricas y funcionales dependan en gran medida del empuje puberal.

Pacientes puberales

En este subgrupo se acentúan las diferencias en los parámetros evaluados. Los niños deportistas púberes fueron en promedio 5 cm más altos, proporcionalmente menos obesos.

El test funcional demostró en púberes deportistas una frecuencia cardíaca más baja, mayor consumo de oxígeno y más pacientes alcanzaron un esfuerzo ergométrico máximo al final en la prueba.

Pacientes prepúberes

En comparación a los pacientes púberes, los prepúberes no muestran diferencias significativas entre pacientes deportistas y no deportistas, con excepción de una tendencia a mayor proporción de varones y una frecuencia cardíaca basal menor en deportistas.

Los otros parámetros evaluados se mostraron comparativamente semejante a la población general. El equipo de estudio destacó que cuando se separa la población en prepúberes y púberes, los pacientes menores de 12 años no mostraron las diferencias que se observaron cuando se comparó a todos los pacientes deportistas vs los no deportistas.

En cambio, al comparar a la población de 12 años o más, las diferencias clínicas  y cardiovasculares aumentaron y se intensificaron en este subgrupo poblacional. Es posible que los cambios hormonales generados por el empuje puberal jueguen un rol importante para expresar estas modificaciones fenotípicas impuestas por la actividad física competitiva.

Corazón de atleta

La actividad física intensiva regular y sostenida está asociada con una serie de adaptaciones cardíacas electrofisiológicas, estructurales y funcionales, denominadas colectivamente como el “corazón del atleta”. 

Los resultados de esta investigación coinciden con datos de revisiones internaciones, donde se observó mayor porcentaje de sexo masculino en deportistas de este grupo etario; asimismo, la  falta de actividad física sistemática, sumado al sedentarismo y el tipo de alimentación se han asociado a un aumento en los niveles de obesidad infantil en los no deportistas.

Respecto de los hallazgos ecocardiográficos, los atletas pediátricos tenían un ventrículo izquierdo con dimensiones más grandes y paredes con mayor espesor respecto a los no deportistas.  Estos parámetros están relacionados a un proceso de remodelado ventricular generado por cambios hemodinámicos producidos por la actividad física de gran intensidad realizada sistemáticamente.  

Otros estudios encontraron en deportistas pediátricos nadadores remodelamiento ventricular y aumento de tamaño de las paredes, modificaciones intensificadas con el tiempo de realización de esa actividad.

Otras revisiones sistemáticas confirman modificaciones estructurales en aurícula, paredes y cavidades ventriculares en deportistas pediátricos, expresando que deberían considerarse estas modificaciones a la hora de evaluar ecocardiográficamente a atletas en edades tempranas.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error