ellitoral.com.ar

El estudiantado en la Argentina

De los resultados de la Evaluación Aprender, que el Gobierno difundió días atrás, se dijo de todo. Lo más relevante: que los estudiantes secundarios ahora leen un poco mejor y siguen muy mal en Matemática. Pero esa misma prueba contiene otros datos que pasaron casi inadvertidos, entre tanta estadística sobre rendimiento escolar. Son los que se desprenden del cuestionario complementario sobre clima escolar que les hicieron a todos los alumnos del último año de la Secundaria y de sexto grado de la Primaria. De allí surge, entre otros datos preocupantes, que seis de cada diez chicos dice haber visto situaciones de discriminación entre los alumnos por alguna característica personal o familiar del estudiante, ya sea por religión, orientación sexual, nacionalidad, etnia o característica física.
La misma pregunta fue formulada a los alumnos de la Primaria, la Secundaria y a los directores de escuelas medias. Números más o menos, en todos los casos ronda el 60% el porcentaje de chicos, o adultos, que percibe las situaciones de discriminación. El 12% de los secundarios dijo que lo observa siempre, el 18% que la mayoría de las veces y el 33% que algunas veces. Sólo el 37% afirmó que no percibe discriminación. En la Primaria, las cifras son similares. En el caso de los directores, sólo el 38% dijo que nunca hay discriminación.
La discriminación en el aula, tanto en gestos como en acciones, va en aumento. Incluso, pueden ser más los casos que lo que muestra la Evaluación Aprender, le dijo a Clarín María Zysman, psicopedagoga y directora de la Asociación Libres de Bullying.
Para la experta tiene que haber más campañas oficiales que apunten a concientizar sobre el tema. Si 6 de cada 10 chicos están viendo que hay discriminación, es un tema que tiene que tomar la escuela y trabajarlo desde Nivel Inicial. No se puede naturalizar la discriminación, dijo.
Frente a este tipo de reclamos -habitual entre los especialistas-, Cristina Lovari, coordinadora de educación inclusiva del Ministerio de Educación nacional, le dijo al diario Clarín que están trabajando con distintas estrategias, como los consejos escolares o los acuerdos de convivencia en las escuelas. Y que desde el año pasado terminaron de implementar la línea 0800-Convivencia en todo el país, a la que cualquier persona puede llamar para recibir asesoramiento.
El año pasado recibimos unas 400 llamadas de padres u otro adulto responsable, la mayoría sobre discriminación y acoso entre pares. Nosotros damos intervención a las provincias y orientamos a las familias, dice la funcionaria.
De los resultados de Aprender también se observa que el 63% de los alumnos secundarios percibe agresiones, insultos y amenazas entre compañeros. Uno de cada cuatro dice que sucede siempre o la mayoría de las veces. En el caso de los directivos el dato es más preocupante: el 95% dice que existen esas agresiones entre estudiantes. También preocupa el ciberbullying (agresiones por las redes sociales): más de la mitad de los secundarios dice que eso sucede entre sus compañeros.
Además, un 77% de los secundarios dice que ellos u otros estudiantes dañan la infraestructura escolar. Un 13% afirma que esto ocurre siempre; un 22%, la mayoría de las veces; y un 42%, algunas veces. En la Primaria suman 56% los chicos que perciben alguna forma de vandalismo en el aula.
Soledad Acuña, ministra de Educación porteña, reconoce a Clarín que el acoso es un problema en la Secundaria. Nosotros cambiamos el foco: eliminamos las amonestaciones y creamos los consejos de convivencia en cada escuela. El sistema funciona, pero en algunas escuelas no se ha podido implementar bien, dice.
Fuentes del Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires dijeron a Clarín que los resultados sobre clima escolar presentan algunas contradicciones, por ejemplo, cuando se ve que el 40% de los chicos dice llevarse bien con la mayoría de sus compañeros. Y que esto se debe a que se trata de un estudio de percepción.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

El estudiantado en la Argentina

De los resultados de la Evaluación Aprender, que el Gobierno difundió días atrás, se dijo de todo. Lo más relevante: que los estudiantes secundarios ahora leen un poco mejor y siguen muy mal en Matemática. Pero esa misma prueba contiene otros datos que pasaron casi inadvertidos, entre tanta estadística sobre rendimiento escolar. Son los que se desprenden del cuestionario complementario sobre clima escolar que les hicieron a todos los alumnos del último año de la Secundaria y de sexto grado de la Primaria. De allí surge, entre otros datos preocupantes, que seis de cada diez chicos dice haber visto situaciones de discriminación entre los alumnos por alguna característica personal o familiar del estudiante, ya sea por religión, orientación sexual, nacionalidad, etnia o característica física.
La misma pregunta fue formulada a los alumnos de la Primaria, la Secundaria y a los directores de escuelas medias. Números más o menos, en todos los casos ronda el 60% el porcentaje de chicos, o adultos, que percibe las situaciones de discriminación. El 12% de los secundarios dijo que lo observa siempre, el 18% que la mayoría de las veces y el 33% que algunas veces. Sólo el 37% afirmó que no percibe discriminación. En la Primaria, las cifras son similares. En el caso de los directores, sólo el 38% dijo que nunca hay discriminación.
La discriminación en el aula, tanto en gestos como en acciones, va en aumento. Incluso, pueden ser más los casos que lo que muestra la Evaluación Aprender, le dijo a Clarín María Zysman, psicopedagoga y directora de la Asociación Libres de Bullying.
Para la experta tiene que haber más campañas oficiales que apunten a concientizar sobre el tema. Si 6 de cada 10 chicos están viendo que hay discriminación, es un tema que tiene que tomar la escuela y trabajarlo desde Nivel Inicial. No se puede naturalizar la discriminación, dijo.
Frente a este tipo de reclamos -habitual entre los especialistas-, Cristina Lovari, coordinadora de educación inclusiva del Ministerio de Educación nacional, le dijo al diario Clarín que están trabajando con distintas estrategias, como los consejos escolares o los acuerdos de convivencia en las escuelas. Y que desde el año pasado terminaron de implementar la línea 0800-Convivencia en todo el país, a la que cualquier persona puede llamar para recibir asesoramiento.
El año pasado recibimos unas 400 llamadas de padres u otro adulto responsable, la mayoría sobre discriminación y acoso entre pares. Nosotros damos intervención a las provincias y orientamos a las familias, dice la funcionaria.
De los resultados de Aprender también se observa que el 63% de los alumnos secundarios percibe agresiones, insultos y amenazas entre compañeros. Uno de cada cuatro dice que sucede siempre o la mayoría de las veces. En el caso de los directivos el dato es más preocupante: el 95% dice que existen esas agresiones entre estudiantes. También preocupa el ciberbullying (agresiones por las redes sociales): más de la mitad de los secundarios dice que eso sucede entre sus compañeros.
Además, un 77% de los secundarios dice que ellos u otros estudiantes dañan la infraestructura escolar. Un 13% afirma que esto ocurre siempre; un 22%, la mayoría de las veces; y un 42%, algunas veces. En la Primaria suman 56% los chicos que perciben alguna forma de vandalismo en el aula.
Soledad Acuña, ministra de Educación porteña, reconoce a Clarín que el acoso es un problema en la Secundaria. Nosotros cambiamos el foco: eliminamos las amonestaciones y creamos los consejos de convivencia en cada escuela. El sistema funciona, pero en algunas escuelas no se ha podido implementar bien, dice.
Fuentes del Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires dijeron a Clarín que los resultados sobre clima escolar presentan algunas contradicciones, por ejemplo, cuando se ve que el 40% de los chicos dice llevarse bien con la mayoría de sus compañeros. Y que esto se debe a que se trata de un estudio de percepción.