ellitoral.com.ar
Sabado 14 de Diciembre de 2019 CORRIENTES31°Pronóstico Extendido clima_parcial_noche

Dolar Compra: $58,00

Dolar Venta: $63,00

Sabado 14 de Diciembre de 2019 CORRIENTES31°Pronóstico Extendido clima_parcial_noche

Dolar Compra: $58,00

Dolar Venta: $63,00

Asesinaron a correntina de 33 años en Buenos Aires

El autor del crimen fue su pareja, una persona oriunda de la India, quien tras apuñalarla en el cuello llamó al 911 y confesó el crimen para luego intentar quitarse la vida.
 

En un hecho de femicidio, ocurrido en Floresta, provincia de Buenos Aires, una correntina de 33 años fue brutalmente asesinada por su pareja. Se trata de María Lorenza Salinas, de 33 años, quien fue degollada por el sujeto.
Fuentes judiciales revelaron que su pareja, Parminder Basra, oriundo de la India, la mató en la cama que compartían en un estrecho departamento de dos ambientes de la avenida Rivadavia al 8800 en Floresta. Poco antes del mediodía, a las 11 de la mañana, Basra, de 35 años, oriundo de la región de Punjab en la India, llamó al 911 para confesar el crimen.
“La maté”, dijo Basra, en un casi perfecto español, con algo de acento, según fuentes cercanas al expediente. “La vi en un video en su teléfono, donde ella canta y se ríe con otro hombre”, se justificaba. 
Pidió especialmente por sus hijos, de siete, tres y un año, que “están durmiendo”, requirió que la policía entre “delicadamente” a su domicilio y que “por favor manden una mujer policía” para contener de manera adecuada a los chicos. 
Antes de la llamada o después, Basra tomó un cuchillo e intentó cortarse las venas.
La alerta llegó al juzgado en turno, el número 40 a cargo de la magistrada Paula González. Minutos después, un patrullero de la Comisaría 10C llegaba al departamento con una psicóloga. Los chicos no estaban dormidos, sino despiertos en el living, miraban la tele junto a su cama. Basra recibió a los policías en la planta baja. 
El cadáver de su mujer seguía en su habitación. Los chicos no sabían. Su madre estaba muerta en la cama mientras ellos miraban la televisión.
Un médico revisó sus heridas en las muñecas de Basra, fueron consideradas leves. Era imposible trasladarlo a la alcaidía de los Tribunales de la calle Talcahuano para dejarlo detenido, el riesgo de que volviera a intentar quitarse la vida era demasiado grande. González y su equipo determinaron que debía ser trasladado al hospital Alvarez para evaluar el peligro de que se agrediera a sí mismo otra vez. Sus hijos, al menos dos de los tres tienen el apellido de Basra, se quedaron con la familia de Salinas, oriunda de Corrientes. 
El femicida, que en 2016 compartía en su perfil de Facebook la imagen del #NiUnaMenos, todavía no fue indagado. Basra y Salinas enfrentaban tiempos duros a nivel económico.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Asesinaron a correntina de 33 años en Buenos Aires

El autor del crimen fue su pareja, una persona oriunda de la India, quien tras apuñalarla en el cuello llamó al 911 y confesó el crimen para luego intentar quitarse la vida.
 

<p>Víctima. La correntina fallecida junto con su familia.</p>

Víctima. La correntina fallecida junto con su familia.

En un hecho de femicidio, ocurrido en Floresta, provincia de Buenos Aires, una correntina de 33 años fue brutalmente asesinada por su pareja. Se trata de María Lorenza Salinas, de 33 años, quien fue degollada por el sujeto.
Fuentes judiciales revelaron que su pareja, Parminder Basra, oriundo de la India, la mató en la cama que compartían en un estrecho departamento de dos ambientes de la avenida Rivadavia al 8800 en Floresta. Poco antes del mediodía, a las 11 de la mañana, Basra, de 35 años, oriundo de la región de Punjab en la India, llamó al 911 para confesar el crimen.
“La maté”, dijo Basra, en un casi perfecto español, con algo de acento, según fuentes cercanas al expediente. “La vi en un video en su teléfono, donde ella canta y se ríe con otro hombre”, se justificaba. 
Pidió especialmente por sus hijos, de siete, tres y un año, que “están durmiendo”, requirió que la policía entre “delicadamente” a su domicilio y que “por favor manden una mujer policía” para contener de manera adecuada a los chicos. 
Antes de la llamada o después, Basra tomó un cuchillo e intentó cortarse las venas.
La alerta llegó al juzgado en turno, el número 40 a cargo de la magistrada Paula González. Minutos después, un patrullero de la Comisaría 10C llegaba al departamento con una psicóloga. Los chicos no estaban dormidos, sino despiertos en el living, miraban la tele junto a su cama. Basra recibió a los policías en la planta baja. 
El cadáver de su mujer seguía en su habitación. Los chicos no sabían. Su madre estaba muerta en la cama mientras ellos miraban la televisión.
Un médico revisó sus heridas en las muñecas de Basra, fueron consideradas leves. Era imposible trasladarlo a la alcaidía de los Tribunales de la calle Talcahuano para dejarlo detenido, el riesgo de que volviera a intentar quitarse la vida era demasiado grande. González y su equipo determinaron que debía ser trasladado al hospital Alvarez para evaluar el peligro de que se agrediera a sí mismo otra vez. Sus hijos, al menos dos de los tres tienen el apellido de Basra, se quedaron con la familia de Salinas, oriunda de Corrientes. 
El femicida, que en 2016 compartía en su perfil de Facebook la imagen del #NiUnaMenos, todavía no fue indagado. Basra y Salinas enfrentaban tiempos duros a nivel económico.