ellitoral.com.ar

Martes 20 de Agosto de 2019 CORRIENTES12°Pronóstico Extendido clima_sol_noche

Dolar Compra: $52,00

Dolar Venta: $57,00

Con la meta de cumplir los 183 días, ayer iniciaron las clases del ciclo lectivo 2019

Los estudiantes correntinos comenzaron un nuevo año de actividades. 
La Provincia destacó que la vuelta a las aulas fue normal, como viene ocurriendo desde hace unos 10 años. En la Escuela Nº 139 plantaron lapachos. 
 

imagen_1

 La mañana de la ciudad de Corrientes volvió a vestirse de blanco ayer con la presencia de los estudiantes con sus guardapolvos, quienes iniciaron las clases correspondientes al ciclo lectivo 2019. Se trató de una jornada normal en líneas generales, ya que pese a que existe un reclamo docente que exige una recomposición salarial acorde a su actividad, además de la presencia de obras edilicias en varios colegios, los alumnos y alumnas pudieron volver a sus pupitres para encarar un nuevo año de aprendizaje.
“Por décimo año consecutivo iniciamos el ciclo lectivo en tiempo y forma en Corrientes. Estamos construyendo futuro para los 390.000 alumnos que concurren a las aulas en la provincia”, destacó en las redes sociales la ministra de Educación, Susana Benítez.
En esta oportunidad, el acto de apertura oficial se realizó en el interior (ver página 13), donde el Gobierno  provincial aprovechó la ocasión para inaugurar refacciones integrales. En la Capital, las autoridades municipales se hicieron presentes en la Escuela Nº 1 “Manuel Belgrano” y en el Centro de Desarrollo Infantil (CDI) XIV del barrio Doctor Montaña.
El intendente Eduardo Tassano habló durante la ceremonia de apertura en el colegio céntrico, que fue el establecimiento donde cursó sus estudios primarios. “Estamos en un mundo cambiante en el que van a aparecer nuevos trabajos y la educación es fundamental porque será una bisagra para preparar a los chicos para este nuevo mundo laboral con tantos desafíos”, expresó.
Pero más allá de los discursos, desde la cartera educativa optaron por destacar la labor realizada en las últimas semanas para acondicionar los cerca de 1.500 establecimientos educativos de la provincia; algo que comenzar tarde y por ello genera algunos enojos por parte de directivos, quienes vuelven al edificio y notan no se cortó el pasto o no se limpiaron los salones. “Avanzamos según lo planificado, aunque en algunas escuelas sí tenemos que tomar medidas especiales porque las obras no se terminaron y, por ejemplo, se usarán bibliotecas hasta que se acomoden las aulas”, habían dicho a El Litoral.
Ejemplo de esta situación son los colegios Nº 139 “Ambrosio de Acosta” y Nº 8 “Juan Bautista Alberdi”. En el primero se aguarda la culminación de nuevas aulas, y en el segundo también, con la diferencia de que, mientras tanto, un grupo de alumnos y alumnas deberá dar clases en un escenario.
De igual forma, desde la Escuela Ambrosio de Acosta comentaron a este medio que tuvieron un inicio de clases normal pese a las refacciones en curso (ver nota secundaria) y, de hecho, los estudiantes de los primeros grados plantaron lapachos en el frente de la institución, a los que luego les colocaron cercos hechos con maderas recicladas para mantenerlos protegidos.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Con la meta de cumplir los 183 días, ayer iniciaron las clases del ciclo lectivo 2019

Los estudiantes correntinos comenzaron un nuevo año de actividades. 
La Provincia destacó que la vuelta a las aulas fue normal, como viene ocurriendo desde hace unos 10 años. En la Escuela Nº 139 plantaron lapachos. 
 

 La mañana de la ciudad de Corrientes volvió a vestirse de blanco ayer con la presencia de los estudiantes con sus guardapolvos, quienes iniciaron las clases correspondientes al ciclo lectivo 2019. Se trató de una jornada normal en líneas generales, ya que pese a que existe un reclamo docente que exige una recomposición salarial acorde a su actividad, además de la presencia de obras edilicias en varios colegios, los alumnos y alumnas pudieron volver a sus pupitres para encarar un nuevo año de aprendizaje.
“Por décimo año consecutivo iniciamos el ciclo lectivo en tiempo y forma en Corrientes. Estamos construyendo futuro para los 390.000 alumnos que concurren a las aulas en la provincia”, destacó en las redes sociales la ministra de Educación, Susana Benítez.
En esta oportunidad, el acto de apertura oficial se realizó en el interior (ver página 13), donde el Gobierno  provincial aprovechó la ocasión para inaugurar refacciones integrales. En la Capital, las autoridades municipales se hicieron presentes en la Escuela Nº 1 “Manuel Belgrano” y en el Centro de Desarrollo Infantil (CDI) XIV del barrio Doctor Montaña.
El intendente Eduardo Tassano habló durante la ceremonia de apertura en el colegio céntrico, que fue el establecimiento donde cursó sus estudios primarios. “Estamos en un mundo cambiante en el que van a aparecer nuevos trabajos y la educación es fundamental porque será una bisagra para preparar a los chicos para este nuevo mundo laboral con tantos desafíos”, expresó.
Pero más allá de los discursos, desde la cartera educativa optaron por destacar la labor realizada en las últimas semanas para acondicionar los cerca de 1.500 establecimientos educativos de la provincia; algo que comenzar tarde y por ello genera algunos enojos por parte de directivos, quienes vuelven al edificio y notan no se cortó el pasto o no se limpiaron los salones. “Avanzamos según lo planificado, aunque en algunas escuelas sí tenemos que tomar medidas especiales porque las obras no se terminaron y, por ejemplo, se usarán bibliotecas hasta que se acomoden las aulas”, habían dicho a El Litoral.
Ejemplo de esta situación son los colegios Nº 139 “Ambrosio de Acosta” y Nº 8 “Juan Bautista Alberdi”. En el primero se aguarda la culminación de nuevas aulas, y en el segundo también, con la diferencia de que, mientras tanto, un grupo de alumnos y alumnas deberá dar clases en un escenario.
De igual forma, desde la Escuela Ambrosio de Acosta comentaron a este medio que tuvieron un inicio de clases normal pese a las refacciones en curso (ver nota secundaria) y, de hecho, los estudiantes de los primeros grados plantaron lapachos en el frente de la institución, a los que luego les colocaron cercos hechos con maderas recicladas para mantenerlos protegidos.