Faena de hembras: ¿Cuánto podría resentirse el stock final?
ellitoral.com.ar

Domingo 16de Junio de 2019CORRIENTES15°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$43,00

Dolar Venta:$45,00

Faena de hembras: ¿Cuánto podría resentirse el stock final?

La fenomenal tasa de faena de hembras que se viene registrando como consecuencia del boom exportador que experimenta Argentina, comienza a generar cuestionamientos cada vez más fuertes acerca de la sustentabilidad de estos procesos. Compartimos este informe que envió el Rosgan a la Mesa de Carnes.

imagen_1

Desde el plano local, resulta igualmente contraproducente la inmediatez que impera en materia de políticas productivas. Un claro ejemplo de ello, fue la reducción del peso mínimo de faena de hembras o incluso, más gravoso aún, las elevadas tasas de interés que fuerzan al productor al extremo de tener que liquidar vientres para hacer frente a sus compromisos financieros.
Consecuencia de esta conjunción de factores es que actualmente nos encontramos al punto tal de tener que analizar el ‘hasta dónde’, es decir, el límite hasta el cual esta situación -claramente extractiva de vientres- es admisible sin comprometer el stock ganadero nacional de los próximos años.
Basta con realizar un simple análisis de regresión entre la variación anual del stock de hembras –vacas, vaquillonas y terneras- y la participación de estas mismas categorías en la faena total del mismo período, para comprobar objetivamente lo que de manera intuitiva todos imaginamos: mayor es el porcentaje de faena de hembras, mayor es la caía esperable en el stock final.
De acuerdo a cifras oficiales, la participación de hembras en la faena de abril ascendió al 52,4% mientras que el mismo indicador extraído de  los registros del RUCA (Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial) al 13 de mayo alcanza ya un 53,4 por ciento.
Claro está que no podemos extrapolar de manera lineal el compartimiento de todo un año en función de estos primeros datos. Sin embargo, sí podríamos analizar los desvíos de cada uno de los meses respecto del promedio final de faena resultante de cada período. De este modo, asumiendo que el indicador de abril (52,4%) ya representa un muy elevado nivel de faena, analizamos cuán elevado resulta respecto de otros máximos logrados durante el mismo mes, en un período de 12 años.  Así arribamos a los ciclos abril-marzo 2010/11 y 2015/16, ambos con altos niveles de faena de hembras durante Abril, que luego terminan diluyéndose en el promedio anual. Proyectando a partir de estos desvíos es que podemos asumir que el porcentaje de faena de hembras al final del ciclo 2019/20 podría resultar -como punto medio- cercano al 46,3 por ciento. Esto sin dejar de contemplar la posibilidad de arribar a un escenario aún más extremo, a juzgar por la inelasticidad que sigue  mostrando China a través de sus compras.
Ahora bien, ajustándonos al análisis de regresión anterior, un porcentaje de faena del 46,3% se correspondería con una caída en el stock de hembras del 2,9% anual, lo que equivaldría a 1.125 mil cabezas. Dentro de este total, estimamos que 700 mil lo explicaría una caída en vacas, 225 mil en vaquillonas y 200 mil en terneras. 
Avanzando un paso más en el análisis podríamos -en base a este escenario esperable en hembras- construir los números del stock total.  Tomando como stock inicial los datos recientemente publicados a marzo 2019 y asumiendo tasas de nacimiento (62%) y mortandad (2%) esperables bajo condiciones normales, sólo resta incorporar la proyección de faena. En este punto, hemos optado por trabajar con una faena anual sin cambios respecto del ciclo anterior, aun partiendo de números negativos para los primeros meses del año. Entendemos que la demanda de exportación seguirá ejerciendo una fuerte presión de compra y que los niveles de consumo interno deberían estar ya consolidando su piso para luego mostrar una leve mejoría, acompañada por  una paulatina recomposición salarial.
En suma, el stock proyectado a marzo 2020 arrojaría una leve retracción del 0,2% que llevaría el número final a 53,8 millones de cabezas.  Si bien esto no deja de ser un escenario proyectado, la tendencia constituye ‘per se’ una luz de alerta que demanda inmediata atención.

La SRA abordó los problemas del sector productivo

El cuerpo de Delegados y Directores Zonales de la Sociedad Rural Argentina, reunido en el Predio Ferial de Palermo, luego de deliberar acerca de las problemáticas comunes que afectan a la actividad agropecuaria en toda su diversidad productiva y geográfica, declaró que deben procurarse soluciones a cuestiones transversales, en forma prioritaria.
Se enumeraron varios puntos, entre los cuales destacaron la alta carga tributaria, donde propusieron avanzar hacia un esquema impositivo que permita el desarrollo pleno de la producción, la inversión y la generación de empleo genuino. En este sentido, la eliminación de retenciones es necesaria para lograr que la producción agropecuaria pueda alcanzar todo su potencial.
En temas de infraestructura, señalaron que “resulta imprescindible contar con caminos rurales en óptimas condiciones, una red ferroviaria de calidad, vías navegables y puertos adecuados, así como un programa de reformas estructurales  que se anticipe a las necesidades de logística y transporte para la producción esperada en los próximos años”.
Sobre conectividad, destacaron que “es necesario contar con una conectividad de alcance federal para poder llevar adelante las comunicaciones que requiere la actividad y para facilitar el arraigo rural por parte de los jóvenes”.
Sobre el financiamiento, señalaron que “se deben instrumentar todos los mecanismos necesarios para contener la inflación y facilitar tasas de interés que permitan el acceso al crédito y el financiamiento que requiere la producción”.
Respecto a los modos de producción, los referentes de la SRA señalaron que “los productores somos los principales garantes de que los modos de producción que llevamos adelante se realizan con insumos cuya inocuidad se encuentra debidamente probada y de acuerdo a las buenas prácticas agropecuarias que promovemos”.
Otro aspecto abordado fue el de la legislación laboral, donde señalaron que “debe promoverse una legislación laboral acorde a los desafíos de la producción actual que, a su vez, siente las bases de las modalidades de trabajo futuro”.
El aspecto educativo también tuvo su lugar. “Estamos convencidos de que la Educación es la forma de superación y progreso para una sociedad, así como la herramienta para reconstruir la cultura del trabajo en nuestro país”, señalaron desde SRA.
Por último, analizaron a las instituciones, donde abogaron “por la vigencia y el apego a los derechos y garantías establecidos en nuestra Constitución Nacional y nuestro marco normativo, incluyendo la propiedad privada, como uno de los principios inalienables de nuestro Estado de Derecho en todo el territorio nacional”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Faena de hembras: ¿Cuánto podría resentirse el stock final?

La fenomenal tasa de faena de hembras que se viene registrando como consecuencia del boom exportador que experimenta Argentina, comienza a generar cuestionamientos cada vez más fuertes acerca de la sustentabilidad de estos procesos. Compartimos este informe que envió el Rosgan a la Mesa de Carnes.

Desde el plano local, resulta igualmente contraproducente la inmediatez que impera en materia de políticas productivas. Un claro ejemplo de ello, fue la reducción del peso mínimo de faena de hembras o incluso, más gravoso aún, las elevadas tasas de interés que fuerzan al productor al extremo de tener que liquidar vientres para hacer frente a sus compromisos financieros.
Consecuencia de esta conjunción de factores es que actualmente nos encontramos al punto tal de tener que analizar el ‘hasta dónde’, es decir, el límite hasta el cual esta situación -claramente extractiva de vientres- es admisible sin comprometer el stock ganadero nacional de los próximos años.
Basta con realizar un simple análisis de regresión entre la variación anual del stock de hembras –vacas, vaquillonas y terneras- y la participación de estas mismas categorías en la faena total del mismo período, para comprobar objetivamente lo que de manera intuitiva todos imaginamos: mayor es el porcentaje de faena de hembras, mayor es la caía esperable en el stock final.
De acuerdo a cifras oficiales, la participación de hembras en la faena de abril ascendió al 52,4% mientras que el mismo indicador extraído de  los registros del RUCA (Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial) al 13 de mayo alcanza ya un 53,4 por ciento.
Claro está que no podemos extrapolar de manera lineal el compartimiento de todo un año en función de estos primeros datos. Sin embargo, sí podríamos analizar los desvíos de cada uno de los meses respecto del promedio final de faena resultante de cada período. De este modo, asumiendo que el indicador de abril (52,4%) ya representa un muy elevado nivel de faena, analizamos cuán elevado resulta respecto de otros máximos logrados durante el mismo mes, en un período de 12 años.  Así arribamos a los ciclos abril-marzo 2010/11 y 2015/16, ambos con altos niveles de faena de hembras durante Abril, que luego terminan diluyéndose en el promedio anual. Proyectando a partir de estos desvíos es que podemos asumir que el porcentaje de faena de hembras al final del ciclo 2019/20 podría resultar -como punto medio- cercano al 46,3 por ciento. Esto sin dejar de contemplar la posibilidad de arribar a un escenario aún más extremo, a juzgar por la inelasticidad que sigue  mostrando China a través de sus compras.
Ahora bien, ajustándonos al análisis de regresión anterior, un porcentaje de faena del 46,3% se correspondería con una caída en el stock de hembras del 2,9% anual, lo que equivaldría a 1.125 mil cabezas. Dentro de este total, estimamos que 700 mil lo explicaría una caída en vacas, 225 mil en vaquillonas y 200 mil en terneras. 
Avanzando un paso más en el análisis podríamos -en base a este escenario esperable en hembras- construir los números del stock total.  Tomando como stock inicial los datos recientemente publicados a marzo 2019 y asumiendo tasas de nacimiento (62%) y mortandad (2%) esperables bajo condiciones normales, sólo resta incorporar la proyección de faena. En este punto, hemos optado por trabajar con una faena anual sin cambios respecto del ciclo anterior, aun partiendo de números negativos para los primeros meses del año. Entendemos que la demanda de exportación seguirá ejerciendo una fuerte presión de compra y que los niveles de consumo interno deberían estar ya consolidando su piso para luego mostrar una leve mejoría, acompañada por  una paulatina recomposición salarial.
En suma, el stock proyectado a marzo 2020 arrojaría una leve retracción del 0,2% que llevaría el número final a 53,8 millones de cabezas.  Si bien esto no deja de ser un escenario proyectado, la tendencia constituye ‘per se’ una luz de alerta que demanda inmediata atención.

La SRA abordó los problemas del sector productivo

El cuerpo de Delegados y Directores Zonales de la Sociedad Rural Argentina, reunido en el Predio Ferial de Palermo, luego de deliberar acerca de las problemáticas comunes que afectan a la actividad agropecuaria en toda su diversidad productiva y geográfica, declaró que deben procurarse soluciones a cuestiones transversales, en forma prioritaria.
Se enumeraron varios puntos, entre los cuales destacaron la alta carga tributaria, donde propusieron avanzar hacia un esquema impositivo que permita el desarrollo pleno de la producción, la inversión y la generación de empleo genuino. En este sentido, la eliminación de retenciones es necesaria para lograr que la producción agropecuaria pueda alcanzar todo su potencial.
En temas de infraestructura, señalaron que “resulta imprescindible contar con caminos rurales en óptimas condiciones, una red ferroviaria de calidad, vías navegables y puertos adecuados, así como un programa de reformas estructurales  que se anticipe a las necesidades de logística y transporte para la producción esperada en los próximos años”.
Sobre conectividad, destacaron que “es necesario contar con una conectividad de alcance federal para poder llevar adelante las comunicaciones que requiere la actividad y para facilitar el arraigo rural por parte de los jóvenes”.
Sobre el financiamiento, señalaron que “se deben instrumentar todos los mecanismos necesarios para contener la inflación y facilitar tasas de interés que permitan el acceso al crédito y el financiamiento que requiere la producción”.
Respecto a los modos de producción, los referentes de la SRA señalaron que “los productores somos los principales garantes de que los modos de producción que llevamos adelante se realizan con insumos cuya inocuidad se encuentra debidamente probada y de acuerdo a las buenas prácticas agropecuarias que promovemos”.
Otro aspecto abordado fue el de la legislación laboral, donde señalaron que “debe promoverse una legislación laboral acorde a los desafíos de la producción actual que, a su vez, siente las bases de las modalidades de trabajo futuro”.
El aspecto educativo también tuvo su lugar. “Estamos convencidos de que la Educación es la forma de superación y progreso para una sociedad, así como la herramienta para reconstruir la cultura del trabajo en nuestro país”, señalaron desde SRA.
Por último, analizaron a las instituciones, donde abogaron “por la vigencia y el apego a los derechos y garantías establecidos en nuestra Constitución Nacional y nuestro marco normativo, incluyendo la propiedad privada, como uno de los principios inalienables de nuestro Estado de Derecho en todo el territorio nacional”.