ellitoral.com.ar

Domingo 20 de Octubre de 2019 CORRIENTES14°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $56,50

Dolar Venta: $60,00

Desarrollan artefacto domiciliario que produce gas a partir de residuos

Especialistas diseñan un modelo de biodigestor que podrá instalarse   en el interior de las viviendas. En el aparato se vuelcan los desechos orgánicos, que son transformados en energía y fertilizante natural. Además, ayuda a reducir la basura que se genera en las casas.
 

Prototipo. El prototipo de biodigestor en desarrollo es un modelo compacto comparado con los existentes.
Abono. El aparato genera un fertilizante natural que puede utilizarse en el jardín o en huertas de diferente tipo.
"No sólo se produce el biogás y el fertilizante natural, sino que también se reduce notablemente la cantidad de residuos domiciliarios". Carolina Fernández López,  Ingeniera Agrónoma

A partir del encarecimiento del petróleo, el uso de energías renovables comenzó a desarrollarse en los últimos tiempos, aunque de manera dispar. Mientras que se dieron avances en la generación eólica y solar, otras alternativas igualmente fiables no lograron ganar terreno, aunque hay, a nivel local, incipientes proyectos. 
Tal es el caso de los biodigestores, aparatos que tienen la capacidad de generar biogás a partir de los residuos orgánicos, otorgando importantes beneficios. Si bien hubo algunos intentos, la mayoría no prosperó y además, no apuntaban a su utilización domiciliaria. 
Con un innovador diseño compacto y tecnología para simplificar su uso, especialistas que se desempeñan en Corrientes se encuentran desarrollando un proyecto y creando el primer prototipo de un biodigestor que podrá ser utilizado en las viviendas. 
Los que impulsan esta iniciativa dialogaron con El Litoral y contaron, además de los avances de la idea, los beneficios y las posibilidades que brindan estos artefactos. Al respecto, Alex Moliné, que se desempeña en el área de Planificación Ambiental del Municipio, explicó que “el biodigestor tiene una boca de carga donde se introducen los restos orgánicos y cuenta con un reservorio de gas y un caño que se conecta directamente a una cocina”.
En su interior, un conjunto de bacterias que están en un sitio cerrado sin aire  consumen la materia y la transforman en biogás. En el biodigestor se puede introducir casi cualquier resto orgánico, como sobras de comida de todo tipo, pasto, carne, yerba, entre varios otros. Sólo existen algunas pocas excepciones como las hojas verdes o el papel, aunque estudian la posibilidad de que puedan ser utilizados en el proceso de generación. 
El aparato mide 80 centímetros de diámetro y 2,3 metros de alto; es cilíndrico y está cubierto por chapa galvanizada. Según señalaron, además, funciona enchufándolo como cualquier electrodoméstico y no genera olores, por lo que puede ser instalado en el interior de una vivienda. 
La falta de desarrollo de este tipo de productos aseguran que se debe a que su tecnología no es fácil de utilizar. Por eso, el principal objetivo es la simplificación.  En cuanto a iniciativas similares, Carolina Fernández López, ingeniera agrónoma que también impulsa el proyecto, comentó a este matutino que “los intentos fueron con productores rurales pero no prosperaron; aunque hay algunos en funcionamiento, no son domiciliarios”.
Además de la generación de biogás, los biodigestores generan, a modo de residuo, un producto reutilizable. Se trata de un fertilizante natural que bien puede ser usado en el jardín o en huertas de distinto tipo, colaborando con el enriquecimiento del suelo. 

Costos y seguimiento
El costo que tendría el aparato, si ya se encontrara a la venta, sería de unos $24 mil y tiene una producción equivalente a dos garrafas de 10 kilos mensuales. Es decir, la amortización se daría sólo en dos años, algo que hasta no hace mucho resultaba impensado. Además, destacaron que “el aparato está diseñado para que dure 30 años”. 
Por el momento, se encuentran desarrollando la etapa final del prototipo y buscando líneas de financiamiento para poder iniciar la producción; con el objetivo de que salgan a la venta el año que viene. Además, apuntan a la masificación, algo que por el momento no se dio justamente por no ser accesible. 
Ante esto, Moliné expresó que “es necesario diseñar un manual de uso, y estamos estudiando desarrollar una aplicación para que la persona pueda tener en el celular toda la información sobre el funcionamiento y el estado del artefacto”.
Por su parte, Fernández López subrayó que “no sólo se produce biogás y el fertilizante natural, sino que también se reduce notablemente la cantidad de residuos domiciliarios”. Es que casi la totalidad de los restos orgánicos, que representan más de la mitad de lo generado, es introducida al biodigestor, sin llegar a la vía pública ni al predio de disposición final. 
De cara a una futura producción de artefactos, los especialistas aseguran que la idea es garantizar la calidad del biodigestor con un correcto funcionamiento y, además, la utilidad del biogás y del fertilizante natural.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Desarrollan artefacto domiciliario que produce gas a partir de residuos

Especialistas diseñan un modelo de biodigestor que podrá instalarse   en el interior de las viviendas. En el aparato se vuelcan los desechos orgánicos, que son transformados en energía y fertilizante natural. Además, ayuda a reducir la basura que se genera en las casas.
 

A partir del encarecimiento del petróleo, el uso de energías renovables comenzó a desarrollarse en los últimos tiempos, aunque de manera dispar. Mientras que se dieron avances en la generación eólica y solar, otras alternativas igualmente fiables no lograron ganar terreno, aunque hay, a nivel local, incipientes proyectos. 
Tal es el caso de los biodigestores, aparatos que tienen la capacidad de generar biogás a partir de los residuos orgánicos, otorgando importantes beneficios. Si bien hubo algunos intentos, la mayoría no prosperó y además, no apuntaban a su utilización domiciliaria. 
Con un innovador diseño compacto y tecnología para simplificar su uso, especialistas que se desempeñan en Corrientes se encuentran desarrollando un proyecto y creando el primer prototipo de un biodigestor que podrá ser utilizado en las viviendas. 
Los que impulsan esta iniciativa dialogaron con El Litoral y contaron, además de los avances de la idea, los beneficios y las posibilidades que brindan estos artefactos. Al respecto, Alex Moliné, que se desempeña en el área de Planificación Ambiental del Municipio, explicó que “el biodigestor tiene una boca de carga donde se introducen los restos orgánicos y cuenta con un reservorio de gas y un caño que se conecta directamente a una cocina”.
En su interior, un conjunto de bacterias que están en un sitio cerrado sin aire  consumen la materia y la transforman en biogás. En el biodigestor se puede introducir casi cualquier resto orgánico, como sobras de comida de todo tipo, pasto, carne, yerba, entre varios otros. Sólo existen algunas pocas excepciones como las hojas verdes o el papel, aunque estudian la posibilidad de que puedan ser utilizados en el proceso de generación. 
El aparato mide 80 centímetros de diámetro y 2,3 metros de alto; es cilíndrico y está cubierto por chapa galvanizada. Según señalaron, además, funciona enchufándolo como cualquier electrodoméstico y no genera olores, por lo que puede ser instalado en el interior de una vivienda. 
La falta de desarrollo de este tipo de productos aseguran que se debe a que su tecnología no es fácil de utilizar. Por eso, el principal objetivo es la simplificación.  En cuanto a iniciativas similares, Carolina Fernández López, ingeniera agrónoma que también impulsa el proyecto, comentó a este matutino que “los intentos fueron con productores rurales pero no prosperaron; aunque hay algunos en funcionamiento, no son domiciliarios”.
Además de la generación de biogás, los biodigestores generan, a modo de residuo, un producto reutilizable. Se trata de un fertilizante natural que bien puede ser usado en el jardín o en huertas de distinto tipo, colaborando con el enriquecimiento del suelo. 

Costos y seguimiento
El costo que tendría el aparato, si ya se encontrara a la venta, sería de unos $24 mil y tiene una producción equivalente a dos garrafas de 10 kilos mensuales. Es decir, la amortización se daría sólo en dos años, algo que hasta no hace mucho resultaba impensado. Además, destacaron que “el aparato está diseñado para que dure 30 años”. 
Por el momento, se encuentran desarrollando la etapa final del prototipo y buscando líneas de financiamiento para poder iniciar la producción; con el objetivo de que salgan a la venta el año que viene. Además, apuntan a la masificación, algo que por el momento no se dio justamente por no ser accesible. 
Ante esto, Moliné expresó que “es necesario diseñar un manual de uso, y estamos estudiando desarrollar una aplicación para que la persona pueda tener en el celular toda la información sobre el funcionamiento y el estado del artefacto”.
Por su parte, Fernández López subrayó que “no sólo se produce biogás y el fertilizante natural, sino que también se reduce notablemente la cantidad de residuos domiciliarios”. Es que casi la totalidad de los restos orgánicos, que representan más de la mitad de lo generado, es introducida al biodigestor, sin llegar a la vía pública ni al predio de disposición final. 
De cara a una futura producción de artefactos, los especialistas aseguran que la idea es garantizar la calidad del biodigestor con un correcto funcionamiento y, además, la utilidad del biogás y del fertilizante natural.