Viernes 22de Enero de 2021CORRIENTES31°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$85,75

Dolar Venta:$91,75

Viernes 22de Enero de 2021CORRIENTES31°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$85,75

Dolar Venta:$91,75

CORRIENTES :

CORONAVIRUS: 1.087 CASOS ACTIVOS (19.849 ACUMULADOS) MUERTES: 341

/Ellitoral.com.ar/ Campo

Desde la “cachorrera” al gancho

Edgardo Ledesma es el encargado de Compañía Porcina, y explicó todo el ciclo productivo que tiene la granja, que aplica tecnología de punta en los procesos del ciclo de producción. Desde la selección de las hembras, pasando por las asignaciones de servicios, la recría, el engorde y la terminación, todo el ciclo se lleva adelante en los galpones de la firma, ubicados en El Sombrero.

Ledesma explicó que todo el ciclo comienza en la “cachorrera”, un box donde se encuentran las “cachorras”, las hembras que se adquieren desde otros establecimientos, principalmente de provincia de Buenos Aires, o de la propia reposición del establecimiento.

“La cachorra se recibe a los 160 días y se hace un trabajo de detección de celo. Tiene que tener entre 2 y 3 celos dentro de la ‘cachorrera’ antes de cargar a la jaula, que es donde se le da servicio. Todos los días se le hace la detección de celo, además del proceso sanitario. Se selecciona a las hembras que van a servir para madre, y el resto se descarta”, explicó el encargado del establecimiento porcino.

Luego de la detección de celo, las hembras se cargan al área de gestación, con 210 días aproximadamente. “Son 10 o 15 días antes de darle el servicio, donde se la acostumbra a la jaula, para que no tenga estrés. Se la acomoda a la banda de servicio y se le hacen 3 servicios con inseminación artificial una vez detectado el celo”, explicó Ledesma.

En este sentido, Compañía Porcina cuenta con sus propios machos de alta genética, a los que se le realiza la extracción de semen y se analiza la calidad seminal en el laboratorio propio de la empresa.

“Tenemos unas 240 madres en producción, por lo que tenemos que cumplir 20 semanas de servicios para que la productividad sea constante. Se sirven entre 11 y 12 hembras semanales, para sacar entre 8 y 9 partos por semana”, explicó el encargado de producción del establecimiento.

En este aspecto, Ledesma sostuvo que la gestación tiene un período de 114 días, y luego se carga a las hembras a la maternidad, que es la sala de partos. “En la maternidad se la tiene 21 días aproximadamente. Es un espacio que se lava y desinfecta en cada entrada y salida de las camadas de madres que van a parir”, explicó. En este espacio, las pariciones son de entre 8 y 9 hembras con una diferencia de 2 o 3 días.

“El ‘maternero’, al llegar la hembra, recibe los lechones, limpia, desinfecta, ata ombligo y hacen la medicación correspondiente. Al segundo o tercer día se hace descolmillado y corte de cola”, explicó.

En cuanto al porcentaje de preñez, Ledesma explicó que depende la época del año, dado que el cerdo, en general, no es una especie muy adaptada a las altas temperaturas que tenemos en la zona. “En los meses de calor, el porcentaje baja el porcentaje de preñez. Si tenemos el 85% en general, en meses de calor baja a un 75%”, señaló.

Tras las pariciones, se da el destete a los 23 días de promedio. “Tratamos de destetar el lechón con 6,5 a 7 kilos de peso. Eso depende mucho el peso de nacimiento y de la nutrición durante la gestación: una hembra en gestación come 2,5 kilos por día; a los 80 días se le sube 1 kilo más. Ese kilo extra va únicamente para el lechón. Eso te da la ganancia al nacimiento y al destete”, explicó Ledesma.

Una vez realizado el destete, los lechones se llevan a los galpones de recría, donde se quedan aproximadamente 50 días. “Los tenemos ahí hasta los 70 días (20 de destete y 50 de recría), donde estamos saliendo con 32 a 35 kilos. Ahora estamos probando sacarlos un poco más chicos, con 50 días, que baja a 25 a 26 kilos”.

No obstante, en el último tiempo la empresa está experimentando una estadía intermedia entre la recría y el engorde, pensada en el bienestar animal. “Anteriormente en 70 días llevábamos directamente al engorde. Hoy, por una idea del dueño que piensa mucho en el tema bienestar, estamos probando un galpón con base de cáscara de arroz, para darle bienestar. A ese galpón se lo está llevando con 50 o 60 días. Y nos está dando buenos resultados, porque el animal está sano, sufre menos estrés, y los kilos nos acompañan. Ahí los tenemos unos 30 días, salen con 50 o 60 kilos, y de ahí los trasladamos al engorde o terminación”, comentó el encargado del establecimiento.

Los terminadores son dos galpones de engorde, donde los capones permanecen hasta los 165 a 170 días. “Estamos saliendo con 110 a 113 kilos de promedio. Eso también depende mucho del clima: cuando hace mucho calor, el capón no come bien, toma más agua, está más estresado. En invierno mejoramos mucho, hasta 5 kilos más por animal de lo que se saca en verano”.

Ledesma aclaró que se trata de una actividad intensiva en todo su proceso. “Esto lleva su plan sanitario, con medicación premix -por el alimento- y otra medicación soluble, por el agua. Lleva toda una sanidad para llegar al animal sano y en buen estado”, señaló el encargado de Compañía Porcina.

 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error