Jueves 02de Febrero de 2023CORRIENTES31°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$186,5

Dolar Venta:$194,5

Jueves 02de Febrero de 2023CORRIENTES31°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$186,5

Dolar Venta:$194,5

/Ellitoral.com.ar/ Campo

Nuevo paradigma laboral, ocupaciones digitales

Por Magister Graciela Satóstegui

haschirsat@gmail.com

El concepto de propiedad ha cambiado, pero acceder o lograrlas, funciona mejor en un mundo basado en la abundancia y en la información.

 Mientras que el mundo apoyado en esta última se mueve exponencialmente, las estructuras organizativas son aún muy lineales, sobre todo  las grandes.

Hemos aprendido a escalar la tecnología; ahora es el momento de escalar la organización. Allí, las estructuras exponenciales han aprendido cómo ordenarse en torno a un mundo basado en la información.

Reflexionemos sobre Airbnb, una compañía que aprovecha los dormitorios extra de los usuarios. Fundada en 2008, Airbnb tiene actualmente alrededor de un poco mas de 1000 empleados y opera 500.000 anuncios en 40.000 ciudades.  Airbnb no tiene en propiedad ningún activo físico y su valor es de  varios millones de dólares, superando el de Hyatt Hoteles, que cuenta con miles de empleados repartidos a lo largo de centenares de propiedades.

Por otra parte el negocio de Hyatt es comparativamente plano, el número de habitaciones y noches ofrecidas por Airbnb está creciendo  rápidamente. A este ritmo, Airbnb será el mayor negocio hotelero del mundo para finales de 2020.

Aparecen nuevas técnicas para comprometer al  al cliente, tales como sorteos, concursos, cupones, millas aéreas y tarjetas de pertenencia  desde hace muchos años.

Este compromiso incluye sistemas digitales, juegos y premios de incentivos, y proporciona el entorno para que se produzcan bucles de “ida y vuelta” positivos,  permite un crecimiento más rápido debido a ideas innovadoras y a la fidelidad de los clientes Compañías como Google, Airbnb, Uber, eBay, Yelp, GitHub y Twitter se sirven de diferentes mecanismos de compromiso. La autora sobre libros de colaboración, Nilofer Merchant, hace referencia a ello en su libro “11 reglas para crear valor en la Era Social”:

El Compromiso es una forma de permitir que entre en juego el comportamiento humano colaborativo, el comportamiento social. Actualmente, los individuos conectados pueden hacer lo que anteriormente solo grandes organizaciones centralizadas podían hacer.

Lo que  exige una reflexión más profunda. ¿Por qué conecta la gente? ¿En base a qué tipo de propósito? ¿Qué es lo que los motiva actuar persiguiendo intereses comunes y no simplemente los suyos? ¿Qué hace que confíen en ti lo suficiente como para querer contribuir hacia un objetivo compartido en lugar de uno suyo propio? Así, la cuestión que los líderes deben afrontar es cómo capacitar, fomentar, organizar, galvanizar y actuar en relación con esa capacidad humana fundamental de contribuir y trabajar con otros.

El mayor impacto de las técnicas de compromiso se produce en los clientes y en el ecosistema externo completo. También pueden usarse internamente con empleados  fomentando su colaboración, innovación y lealtad.

Pensemos  también en el tema de  la propiedad. Sabemos que Tesla posee sus propias fábricas y Amazon sus propios almacenes. Cuando el activo en cuestión es extremadamente escaso, la propiedad es la mejor opción; pero si tu activo se basa en la información o es un bien común de cualquier manera, entonces es mejor tener acceso a él, que tenerlo en una propiedad.

Al mismo tiempo que hemos investigado esto,  descubrimos que más de sesenta organizaciones que puntúan como empresas exitosas, consiguieron   al menos una mejora de rendimiento de 10 veces sobre otros en su espacio. Las siguientes son nuestro top 10 entre otras: Airbnb, GitHub, Google, Netflix, Quirky, Tesla, Uber, Waze, Valve, Xiaomi.

Recordando a Newton, que  resume este fenómeno, nos  dice  que “Una pequeña masa permite una aceleración dramática y cambia rápidamente de dirección”, precisamente lo que estamos viendo con muchas organizaciones hoy en día. Con muy poca inercia interna, esto es, número de empleados, activos o estructura organizativa, demuestran una flexibilidad extraordinaria, que es una cualidad crítica en el mundo volátil actual.

Lo ha demostrado bien Netflix. Años atrás, ofreció un millón de dólares  para cualquiera que pudiese mejorar su programa de recomendación de alquiler. Lo que es menos conocido, es que Netflix nunca implementó el algoritmo ganador.

¿Por qué? , sin lugar a dudas, el mercado ya había avanzado. Para el momento en que finalizó la competición, la industria se había alejado de los DVD de alquiler; mientras tanto, el negocio de películas  de Netflix estaba explotando. Y el algoritmo ganador no se aplicaba en esa actualidad. Ya  se podía escuchar música o ver vídeos sin necesidad de descargarlos completos. Estos eran enviados secuencialmente a través de la red .Mucho menos tiempo que  de reunir a toda la familia en una noche de viernes con un bol de palomitas. 

La pregunta clave para cualquier organización o trabajo que hoy quieras armar sería: «¿Cuanto de exponencial es tu empresa?».Es decir: ¿Has internalizado la filosofía de ser una nueva organización con trabajo propio en lo digital? En tus operaciones diarias existen términos de autonomía y tecnología social? ¿Cuán eficientemente utilizas las herramientas correctas?, ¿Y estás  abierto para arriesgar, experimentar e incluso fracasar?

Cuestiones que tienes que preguntarte a ti mismo. No  una vez, sino cada mes o incluso cada semana. Es lo que hace falta para convertirse, y ser una organización actual y en un trabajo liderado por vos, 

Evolución y explosión inevitable:

Hace tiempo en ciertos sectores de negocios especialmente, en Hollywood, apareció esta modalidad de negocios. Y no nos preguntamos entonces:

¿Por qué Hollywood se creó, a 3.000 millas de distancia de la meca del teatro Broadway y del centro financiero de la ciudad de Nueva York, se convirtió en capital del mundo de la industria cinematográfica a finales de la década de 1920? No solo  fue por una abundancia de luz natural; sino por un segundo motivo. La Costa Oeste estaba lejos de la cultura tradicional de la Costa Este y, con  ilimitados inmuebles a bajo precio y un gobierno local complaciente. Los primeros barones del cine eran libres de hacer prácticamente lo que quisieran, incluso de escribir sus propias reglas.

La información lo acelera todo. Su  nuevo paradigma influye en el mundo digital, están acelerando el metabolismo de los productos, las compañías y las industrias. Como en el paso de fotografía de película a fotografía digital, se enciende la mecha que lleva a una explosión inevitable.

Luego el alcance producido por la revolución de Internet, rechaza la necesidad de adquirir activos. Durante décadas, escala y tamaño han sido rasgos deseables. Ya no.

Durante generaciones, las escuelas de negocio y las firmas de consultoría se centraban en la gestión y organización de compañías extremadamente grandes. Wall Street también se ha hecho rico comerciando con acciones de compañías  que a menudo se fusionaban para crear organizaciones mayores.

Gran cambio, ahora: El mejor negocio eres tú. 

Ya se muestra que los costes de transacción ya no son una ventaja, y que cada individuo puede y debe gestionarse a sí mismo como un negocio. 

La razón es la posibilidad sin igual ni precedentes,  hoy un pequeño equipo puede hacer grandes cosas. Posibilidad que aumenta todavía más si se utilizan las tecnologías exponenciales. Próximamente adaptabilidad y agilidad eclipsarán cada vez más a tamaño y escala.

Una ventaja clave de un equipo pequeño es que puede asumir riesgos mayores que una grande. Se caracterizan por un alto potencial de crecimiento y pocas desventajas, mientras que las grandes organizaciones se caracterizan por justo lo contrario

En el ámbito de la salud, actualmente, no existe solución para las nuevas cepas de microbios resistentes a los  antibióticos. Aparece el “coronavirus” de manera revolucionaria e instantánea. Igualmente con rapidez, científicos israelíes ya encontraron  la vacuna solución. Y no las grandes cadenas  de laboratorios.

Este nuevo paradigma que hemos relatado, se encuentra todavía en sus faces iniciales. Cuando las ExO alcancen el éxito, se convertirán en una palanca creada por la situación en la que los costos o beneficios de la producción y/o consumo de algún bien o servicio no son los reflejados en el precio de mercado de los mismos. y pasarán a ser utilizadas plataformas, soluciones online que posibilitan la ejecución de diversas tareas en un mismo lugar a través de internet.

Sin embargo, esta situación produce su propio conjunto de preguntas, la más pertinente de las cuales es, si los rendimientos de escala, a los que se enfrenta una empresa están impuestos exclusivamente por la tecnología y capacidad humana, como que además sean influidos por las decisiones económicas ó por las condiciones de mercado.

Obtendremos las respuestas con el tiempo.

Esperemos que no sea así. Y aprovechemos ahora los cambios para integrarnos.

Fuente:”Organizaciones exponenciales” Salim Ismail y otros.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error