Jueves 11de Agosto de 2022CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$132,0

Dolar Venta:$140,0

Jueves 11de Agosto de 2022CORRIENTES16°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$132,0

Dolar Venta:$140,0

/Ellitoral.com.ar/ Vivir Bien

Inicio de clases: ¿cómo armar viandas saludables?

La vuelta a clases implica varios cambios. La correcta alimentación en período escolar es clave para su desarrollo y buen aprendizaje. Consejos de nutricionistas para que los más pequeños coman de forma sana fuera de casa. 

Después de uno meses más relajados, sin obligaciones, los niños vuelven a clases. Uno de los aspectos más importantes a atender es la alimentación en período escolar. Es importante tener presente que la alimentación en la infancia es clave para prevenir el sobrepeso en la adolescencia y adultez. Debido al desgaste energético que sufren los chicos por las actividades escolares, es indispensable cuidar lo que comen y planificar inteligentemente sus viandas al momento de retomar las clases.

La nutricionista Delfina Fahey explicó que está demostrado que omitir el desayuno interfiere en los procesos de aprendizaje y concentración. Por eso, los niños no deben salir de sus casas sin esa comida. “Lo ideal es hacerlo juntos para darle importancia a esta comida, levantate a tiempo y disponé de los alimentos de lácteos semidescremados, cereal, o pan de salvado, queso untable y fruta en tu casa”, consideró.

La especialista, remarcó que “es de vital importancia evitar los ayunos prolongados que solo conducen al descontrol alimentario y siempre es recomendable elegir alimentos frescos como las frutas, gelatinas, barras de cereal nutritivas y frutas secas como las almendras y las avellanas”.

“Al momento de realizar las compras se pueden reemplazar los lácteos enteros por los descremados, las gaseosas por agua, el pan común por el de salvado, el queso cremoso por el untable descremado. Elegir cortes de carnes magros y ofrecer una alimentación completa y variada a fin de aumentar el rendimiento físico y mental”, afirmó Fahey.

Un desafío más allá de las comidas rápidas

La alimentación de los escolares es un desafío que debe ir más allá de la practicidad de las comidas rápidas. La importancia del desayuno, el almuerzo y los snacks. Está estudiado que una nutrición inadecuada durante los primeros años de vida afecta el rendimiento y el desarrollo intelectual de los chicos y puede disminuir hasta 15 puntos el nivel del coeficiente intelectual.

“Si no se alimenta bien el niño, este no solo aprende de manera inadecuada sino que su relación con el entorno a través del juego o el apego también es menor”, remarcó la licenciada en Nutrición Teresa Cóccaro, responsable del área en Ineba. “La alimentación es un acto voluntario y consiente por lo que debe ser un acto educativo. El niño aprende por patrón de repetición, volviéndose esta acción una responsabilidad tanto de los padres como de las escuelas. Los chicos no deben hacer dieta, sino aprender a comer sano”, agregó la especialista.

Según explicó la experta, uno de los principales retos de los padres es enseñarles acerca de la importancia de las porciones, buscar el tiempo para diseñar el menú en familia o como parte de una actividad de la escuela, armar con el menor un menú saludable.

Tanto en el hogar como en el colegio se les debe enseñar a niños y jóvenes a alimentarse de manera variada y equilibrada, haciendo hincapié en una correcta selección de alimentos con el objetivo de cubrir las necesidades nutricionales y asegurando que el chico crezca sano. En esa línea la licenciada Cecilia Sánchez, del equipo de Nutrición de Crenyf, afirmó: “Es importante educar a los niños al momento de comer. Alimentarlos de manera saludable, requiere no solo del conocimiento de cómo hacerlo, sino también del compromiso y la dedicación por parte de los padres o adultos responsables de la alimentación del niño”. Y agregó: “Recordemos que para conseguir que los chicos pidan y disfruten de alimentos saludables, una de las cosas más importantes, es que vean la imagen de sus modelos comer y disfrutar de buenos alimentos sin obligación”. 

Cuatro comidas nutritivas

Los chicos en edad escolar deben realizar cuatro comidas al día que incluyan todos los grupos alimentarios: lácteos descremados y derivados (como el yogurt), carnes magras y huevo, frutas y verduras, cereales (pan, galletas, pastas y arroz), aceites y azúcares (endulzantes light), eligiendo como principal hidratación el agua.

“El nutriente más importante en el crecimiento y en el desarrollo intelectual y cognitivo de los niños es el hierro, por lo que su alimentación debe contemplarlo para que no se produzcan anemias o se produzca una baja en el desempeño educativo y el aprendizaje. Está presenten en animales (carnes, huevos y lácteos fortificados) y en vegetales de hoja verde y legumbres. La recomendación es que se consuma todos los días”, precisó la especialista. 

“Si bien desde hace varios años las escuelas y los clubes donde se llevan a cabo las actividades escolares o deportivas tienen los llamados kioscos saludables, en los cuales, por ley, debe haber opciones de alimentos saludables bajos en grasa y sodio que puedan servir como colaciones o reemplazos de almuerzos o meriendas durante la actividad lectiva o deportiva, aún más importante es saber armar la vianda que los chicos se llevan de casa”, agregó la nutricionista.

Recomendaciones

Si el colegio cuenta con un comedor para el almuerzo, el mismo debe estar supervisado por un nutricionista. Sin embargo, si el niño debe llevar vianda se recomienda que sea saludable y siempre controlando la porción.

l Platos principales: sándwiches en pan integral de pollo, carne roja, queso o huevo y vegetales; tartas de verduras, empanadas de verdura o choclo; budín de verduras y queso; ensaladas a base de pollo, huevo, arroz, fideos, legumbres y vegetales de estación

l Colaciones para el recreo: frutas frescas de estación o frutas secas; yogurt con frutas o con cereales.

l Snacks saludables: Tita, turrón, barrita de cereal, oblea de arroz bañada en chocolate, golosinas (en porción individual).

“Una alimentación saludable debe estar acompañada por actividad física recreativa que le permita al niño crecer saludable y divertirse. Los hábitos saludables es lo que deberá aprender a mantener en el tiempo y de esta manera evitar a futuro enfermedades asociadas al sobrepeso; la obesidad y las enfermedades cardiovasculares”, finalizó Cóccaro.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error