Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

Miércoles 22de Mayo de 2024CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$868,5

Dolar Venta:$908,5

/Ellitoral.com.ar/ Especiales

¿Reutemann campeón post mortem?

La hija mayor del gran piloto santafesino inició reclamos formales para que el título de 1981 le sea asignado a su padre, fallecido a los 79 años en 2021. Además de las sospechas de siempre, recientes declaraciones de Bernie Ecclestone abonan la teoría del complot. Aquí revisamos el paso a paso del último intento del gran Lole Reutemann para ser número 1 del mundo. 

José Luis Zampa

Siempre supimos que el campeonato mundial de Fórmula 1 de 1981 olía a podrido. Que el gran piloto argentino Carlos Alberto Reutemann mereció más que nadie aquella corona y que se retiró sin haberla podido conquistar, como consecuencia de factores nunca esclarecidos.

Pero ahora, 41 años después, el documental “Lucky”, que gira sobre la excéntrica vida del ex mandamás de la F1 Bernie Ecclestone, el velo podría correrse por completo. Con Lole ya fallecido, su hija Cora anunció que formulará reclamos institucionales a la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y a la Justicia (en los fueros que resulten competentes) para que su padre sea declarado campeón post mortem.

Resulta que Ecclestone admitió que hubo un soborno para perjudicar al argentino en la definición del título. El acuerdo para boicotear a Reutemann se habría consumado luego de que una masajista de la categoría recibiera un pedido del argentino para atender los dolores (lógicos) de cuello que sintió después de las pruebas libres, en un circuito improvisado en Caesar’s Palace, Las Vegas, cuyas curvas sometían a los pilotos a duras exigencias físicas.

La frase que Ecclestone pronunció en el documental que se estrenó meses atrás es la siguiente: “Después del primer día de prácticas, era obvio que los pilotos iban a tener problemas con el dolor de cuello que ocasionaba esa pista. Y Carlos (Reutemann) habló con la masajista que se encontraba en boxes. Yo fui a ver a esa persona y después de una discusión financiera decidieron favorecer a Nelson Piquet”.

Revelador pero enigmático, el relato de Ecclestone (quien por aquellos años era el dueño de la escudería Brabham, en la que corría el brasileño Piquet) admite que hubo un acuerdo económico para darle ventaja a su piloto en detrimento del santafesino, pero no da precisiones sobre los roles: ¿Quién pagó? ¿Qué tuvo que ver la masajista? ¿Fue meramente testigo del boicot o intermedió? ¿El equipo Williams, donde corría Lole, accedió a perjudicar a su propio piloto?

Todos estos interrogantes podrían ser respondidos si el reclamo de Cora Reutemann (talentosa fotógrafa de automovilismo) logra abrir una brecha en los antiguos archivos de la FIA, que en aquel momento era presidida por otro oscuro personaje: el francés Jean Marie Balestre, posteriormente enemigo declarado del recordado tricampeón Ayrton Senna.

El punto es que con los dichos de Ecclestone, quien tiene 92 años de edad y siempre se dijo amigo personal de Reutemann, la hipótesis de una confabulación para arrebatarle la corona al argentino se fortalece. El hecho de que el ex dueño de Brabham, ex jefe de Piquet y ex poseedor de los derechos de comercialización de la máxima categoría haya reconocido (aunque sea a medias) que existió un ardid destinado a impedir que Lole lograra su merecido campeonato constituye semiplena prueba del fraude.

Veamos algunos detalles que abonan la posición de Cora Reutemann en su reclamo:

A) Al promediar el campeonato, durante el GP de Brasil en Jacarepaguá, Franck Williams ordenó a Reutemann que dejara pasar al piloto número uno del equipo, el entonces vigente campeón Alan Jones. Los auxiliares de pista exhibieron un cartel desde boxes en el que esa directiva se le comunicaba al piloto argentino, que iba ganando ampliamente bajo una torrencial lluvia. “Jones-Reut”, decía la inscripción que el argentino desobedeció. Lole siguió acelerando y ganó la carrera contradiciendo las órdenes de su jefe. Al finalizar alegó que por la lluvia no pudo ver el cartel, pero aquel acto de rebeldía quedó anotado en su foja de servicios y para muchos le significó un pase de facturas en Las Vegas.

B) Ese año, el Gran Premio de Sudáfrica, en Kyalami, fue declarado “no puntuable” debido a un conflicto entre la FIA y la FOCA (organización que representaba a otras escuderías, algunas de las cuales no se presentaron a competir). Lole ganó ampliamente en Sudáfrica y pese a que los jefes de Williams y Ecclestone se comprometieron a computar el resultado de aquella prueba, la carrera quedó excluida. Resultado: el argentino perdió 9 puntos de entrada, mientras que Piquet dejó de sumar 6 unidades como segundo. Si Reutemann hubiera tenido esos 3 puntos de ventaja, otra hubiera sido la historia.

C) Por un acuerdo económico fomentado por Ecclestone (quien ganaba influencias en la categoría a pasos agigantados) el equipo Williams dejó de utilizar neumáticos Michelin y pasó a correr con Goodyear en medio de la temporada. Reutemann, excelente piloto pero también gran tester para la puesta a punto de los chasis, remarcó la inconveniencia del cambio a Franck Williams, pero no fue tenido en cuenta. Los Williams FW07C Cosworth se volvieron más lentos.

D) En el GP de Alemania de 1981 Williams había llevado tres motores y anunció que el mejor impulsor, identificado con el número 349, sería para el piloto mejor clasificado. Lole superó a Jones en la “qualy”, pero Franck incumplió con su palabra: el australiano se quedó con el bloque 349 mientras que el argentino hubo de correr con el motor 310, menos rendidor.

E) En el GP de Las Vegas, Reutemann venía subiendo posiciones con su Williams hasta que llegó el momento de superar a Jones en pista. El argentino estaba a punto del “sorpasso”, pero tuvo que acceder a las directivas del equipo de “mantener posiciones”.

F) En Austria, Osterreichring, Reutemann intentó por todos los medios recuperar la ventaja que venía perdiendo como consecuencia de todos los sucesos antes relatados, pero su compañero Jones ofició de “tapón”. Aunque iba más lento, bloqueó todos los intentos de sobrepaso, Resultado: en vez de ganar 3 puntos (correspondientes al cuarto puesto) Lole se quedó en el quinto lugar pese a tener más potencial que Jones, y de esa forma cosechó solamente 2 puntos.

G) El único error que se le podría imputar a Reutemann en todo este entuerto ocurrió en la clasificación para el GP de Las Vegas. El argentino ya había logrado la pole position (partiría primero al día siguiente) pero decidió salir nuevamente a la pista. A la salida de una curva, se encontró con Piquet transitando demasiado lento y no logró esquivarlo. Su Williams golpeó contra el Brabham como si el brasileño hubiera sido una chicana móvil. Para muchos, Piquet aminoró la marcha exprofeso, sabiendo que Lole venía a toda velocidad. Resultado: el chasis favorito del argentino (FW07/12) quedó inutilizado y al día siguiente le asignaron el chasis FW07/17, que no era del agrado del piloto argentino.

H) Lo que sigue es conocido: aquel domingo 17 de octubre de 1981 Reutemann largó primero, con una caja de cambios extrañamente dura, neumáticos inestables y frenos mal asentados. Pasó de primero a quinto, con Piquet detrás, pero en la vuelta 18, mientras iba séptimo, fue superado por el brasileño. En aquel triste epílogo de Las Vegas Reutemann no pudo sumar puntos, mientras que Piquet llegó quinto pese a haber fundido su motor a pocos metros del final (además iba vomitando en el auto). Cruzó la bandera a cuadros en quinto lugar. Le alcanzó para quedarse con el título por un punto. ¿El ganador de la carrera? Fue Alan Jones, quien se floreó de punta a punta en el primer lugar, demostrando que el equipo tenía medios técnicos para que Lole fuera campeón. Simplemente no se los proporcionaron.

 ¿Qué más podría agregar Mr. Ecclestone a esta historia? Seguramente mucho.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error