Martes 23de Abril de 2024CORRIENTES23°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$852,0

Dolar Venta:$892,0

Martes 23de Abril de 2024CORRIENTES23°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$852,0

Dolar Venta:$892,0

/Ellitoral.com.ar/ Ciudad

Declararon monumento natural a la Reserva de Santa Catalina

El espacio es considerado el pulmón verde de la capital correntina. Ocupa 95 hectáreas linderas al río Paraná y el arroyo Pirayuí.  

Corrientes suma un nuevo monumento natural y se trata de las 95 hectáreas de la reserva de Santa Catalina que le corresponden al patrimonio municipal. El pulmón de la ciudad que limita con el río Paraná y el arroyo Pirayuí cuenta con más de 20.000 especies en conservación,  con senderos de excursiones, paneles informativos sobre flora y fauna, y un campo de estudios científicos.

La Reserva, y ahora monumento natural, forma parte de los sitios de conservación ambiental que posee la ciudad de Corrientes en la que habita la flora y fauna silvestre. El predio ubicado al sur de la capital correntina, en total, cuenta con casi 300 hectáreas, de las cuales 95 pertenecen al Municipio. Este espacio cumple con la misión de absorber y bajar los niveles de gases de efecto invernadero convirtiéndolo en oxígeno, ya que funciona como un pulmón verde. 

Cuenta con un espacio rico en biodiversidad que se incorporó al inventario de bosques nativos de la provincia hace 12 años, en el que conviven más de 20.000 especies de plantas y fauna autóctona. Es un área que fue restaurada y actualmente está preservada, debido a que por años sufrió la tala indiscriminada.

La conservación y el resguardo de la Reserva posibilita el desarrollo y avance de la ciencia, producto de la investigación de campo que realizan diariamente los investigadores en el lugar. Con el propósito de restaurar, recuperar y reestructurar las formaciones boscosas nativas y/o renovables que tiendan a renovar un futuro bosque higrófilo. 

Si bien las 95 hectáreas conforman una reserva natural, con la nueva ordenanza aprobada el jueves por el Concejo Deliberante capitalino se le suma mayor protección, considerando como monumento natural a un área de importancia para la vida silvestre de flora o fauna, con fines de conservación y de proveer oportunidades de investigación y de educación. 

A través del Sistema Municipal de Áreas Protegidas (Simap), aprobado en noviembre del 2022, que implementa programas que garanticen el resguardo de las áreas protegidas existentes y las que puedan incorporarse en el futuro como patrimonio natural y cultural. El órgano está integrado por organizaciones ambientales, académicas, de investigación, además de organismos del Municipio capitalino

La iniciativa fue pensada con el objetivo de tomar conciencia sobre los problemas globales del ambiente y aprender a conservar y proteger las reservas naturales, los recursos naturales y la vida silvestre, haciendo uso de herramientas institucionales. Debido a que en la actualidad los ciudadanos sufren las consecuencias del cambio climático y del calentamiento global, como la gran sequía prolongada que tiene actualmente a lo largo del país. 

La ordenanza fue aprobada el jueves en el Concejo Deliberante de la ciudad de Corrientes. El proyecto había sido presentado por los concejales Fabian Nieves y Gabriela Gauna, en noviembre del año pasado. Con la idea de diseñar políticas que resguarden al medio ambiente y amparen a la biodiversidad, concientizando a la ciudadanía.

Fabian Nieves, uno de los concejales que presentaron el proyecto, dijo a El Litoral que “se trata de darle mayor garantía jurídica a la reserva, en el marco de las acciones de protección que venimos llevando adelante como lugar específico de conservación de fauna y flora, investigación y ecoturismo”.

En la provincia existen 6 especies protegidas, reconocidas como monumento natural, como el mono carayá (Alouatta caraya) en 2021, el oso hormiguero grande (Myrmecophaga tridactyla) declarado en noviembre de 2014. Así como el lobito de río (Lontra longicaudis platensis), el aguará guazú (Chrysocyon brachyurus), venado de las pampas (Ozotoceros bezoarticus leucogaster) y el ciervo de los pantanos (Blastocerus dichotomus) todos el 10 de diciembre de 1992. 

  (VT) 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error