Sabado 13de Abril de 2024CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$845,5

Dolar Venta:$885,5

Sabado 13de Abril de 2024CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$845,5

Dolar Venta:$885,5

/Ellitoral.com.ar/ Especiales

El piano de la Escuela Regional

Del libro “Aparecidos, tesoros y leyendas” de Moglia Ediciones.

Los edificios de la ciudad de Corrientes guardan historias de tragedias y alegrías, por ello no es raro escuchar en la Escuela Regional sobre la calle Sargento Cabral, en sus aulas, paredes, cielo raso, etc., algazaras de los alumnos que alguna vez pasaron por sus aulas, conversaciones de profesores y celadores, personal de maestranza. El momento propicio suele ser el atardecer, probablemente porque los portales se abren cuando el sol juega a las escondidas hacia el oeste, cuando se va escondiendo dando por terminado el día. 

Aquellos que transitamos en horarios vespertinos y nocturnos sus aulas lo sabemos por experiencia propia; no son los únicos casos de experiencias paranormales, algunos ocurren en los sanitarios, como cuando al salir saludamos a un presunto profesor, que viste con modas de otras temporadas, digamos antiguas; es un ánima que ronda el lugar. 

El caso de Morgada ya relatamos, no volveremos sobre él. 

En mi caso particular estuve en el edificio desde 1960 hasta 1967, allí me recibí de Maestro Normal Nacional,título mayor que me honra para luego continuar con la carrera de Abogacía libre, que me permitía trabajar de maestro para ayudar a la olla de la casa, escasa a veces, por los medios económicos de esos seres extraordinarios que fueron mis padres, honestos trabajadores del vestido. 

Se preguntarán si tuve experiencias extrasensoriales. 

Señalo que sí, observé sombras pasar que correspondían a mis antiguos profesores que partieron para el infinito misterioso de la naturaleza, hacia el polvo de estrellas original. 

En esa larga galería de fotografías de los rectores del establecimiento, muchos de ellos quedaron pegados o algo de su energía sigue transitando pasillos y aulas. Bullen de alegría cuando escuchan a sus nuevos huéspedes cantar la Marcha Regional. 

Sin embargo, el caso Morgada ya escrito y el del profesor Víctor G. Zeman son los dominantes. Una profesora de la Escuela Regional es la dueña de la propiedad intelectual a la que agradezco. 

Víctor G. Zeman, como otros profesores, recibió amenazas de un alumno llamado Héctor Poletti que no era muy dedicado a los estudios y pretendía intimidar a los profesores; ante el fracaso de sus intentos, llegó a la acción. Esperó a que el profesor Zeman bajara hasta lo que eran las oficinas de la Escuela, Rectorado y Biblioteca, antes de las escaleras de salida y a traición lo apuñaló. 

No pudieron salvarlo pese a los esfuerzos de los médicos profesores que lo atendieron de inmediato. Posteriormente detuvieron a Poletti y sufrió la cárcel, arruinando su vida, truncando la de otro ser humano. Este espíritu que derramó su sangre en el lugar es otro visitante habitual del más allá. 

Afirman los que conocieron a Poletti, que en la cárcel a cualquier hora pegaba unos gritos de terror, el ensangrentado Zeman se le presentaba sonriente expresándole: 

“Debes estudiar Poletti, debes estudiar”. El interpelado quedaba helado mientras el fantasma se sentaba en la única silla del recinto, que lo miraba fijamente exhibiendo su herida mortal. 

No todo termina allí. En el lugar del hecho la sangre vertida dejó una marca indeleble, por ello suelen colocar planteros u otros objetos en lugar, pero con lo que no pueden lidiar es con la aparición de Zeman en algunas ocasiones, retornando al lugar de la tragedia para repetirla indefinidamente. 

Pero no termina todo en este lugar encantando y mágico de la ciudad de Corrientes, queda mucha tela por cortar. 

El salón de actos, que a mi modo de ver, es el más lindo de la ciudad de Corrientes hasta ahora, conserva no sólo la galería de fotografías de los rectores, sino la música que vibra en las paredes y los pisos, rebota en el cielorraso, busca las puertas y paredes para expandirse gustosa a los vientos que la trasladan a los oídos humanos. 

El piano encantado. Sí no leyeron mal, el piano suena a la mañana, a la siesta y a la tarde, la noche es el instante en que los serenos prudencialmente se instalan lejos del salón encantado. Unos dicen que es el propio Zeman, otros los profesores que lo siguieron. Me vuelco por dos genios: Sirotinsky y la señora Navone Paiva de Domínguez, que nos deleitaban y continúan haciéndolo en la actualidad. El piano rompe la calma y sombras del atardecer o de la mañana temprano; se escucha diáfano. Los serenos sostienen que en la butaca aparece la sombra transparente del ejecutante, las teclas se mueven generando la música que el espectro ejecuta. 

Cuando visito la Escuela Regional voy al salón de actos. Mi mente viaja por lo espacios pretéritos de los recuerdos: mis celadores, mis profesores, las autoridades, los compañeros que viven y los que se fueron, continúan cantando con alegría y devoción. Adelante Regional… 

Gracias ánimas queridas por la persistencia de mantenerse en el lugar extraordinario y maravilloso de la Regional. Cuando me toque partir espero lograr encontrar el camino para volver a tus largas galerías, grandes ventanales hacia el sur, tus muros que al tocarlos generan una poderosa energía que penetra en el torrente sanguíneo. 

Hermosas tardes en que las luces de los focos no logran cubrir los rincones donde se meten los visitantes de la otra dimensión. 

Cuánto tienes para contar querida Escuela Regional. 

 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error