ellitoral.com.ar

Domingo 20 de Octubre de 2019 CORRIENTES13°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $56,50

Dolar Venta: $60,00

Los enigmas pendientes de la Luna

A pesar de que el hombre caminó sobre la superficie lunar durante muchas de las misiones Apolo, trajo toneladas de rocas y realizó muchos estudios sobre su superficie, hay hechos y casos sucedidos que hasta hoy no fueron aclarados debidamente por los científicos y permanecen en el misterio.

imagen_1

Por Francisco Villagrán
Especial para El Litoral

El pasado 20 de julio se cumplió un nuevo aniversario, el 48º, de la llegada del hombre a la Luna, en un hito para la astronáutica mundial y la norteamericana en especial, marcando a fuego esa fecha para toda la humanidad, dando también origen a la celebración mundial del Día del Amigo, que el doctor Enrique Febraro, argentino, aprovechó para iniciar el festejo mundial de la amistad. Pero más allá de eso, hay todavía muchas incógnitas en torno a la Luna que no han sido dilucidadas convenientemente por la ciencia y las autoridades.
Una de ellas es, por ejemplo, ¿por qué no se siguió enviando misiones a la Luna? ¿Ocurrió algo para que la Nasa decidiera no enviar más astronautas a nuestro satélite? Según algunas fuentes cercanas e investigadores privados, puede ser. Desde la exitosa llegada de la misión Apolo XI, con Armstrong, Collins y Aldrin, hasta la última, la Apolo XVII, diez astronautas caminaron sobre la superficie lunar y todos tuvieron importantes testimonios de haber observado extrañas luces desplazándose sobre la superficie selenita, incluso siguiendo los vuelos de las cápsulas hasta descender sobre la superficie, como si los estuvieran observando.
La última misión de la serie Apolo, justamente la 17, fue la despedida de astronautas norteamericanos de la Luna. Eugene Cernan, el comandante, escribió las iniciales de su hija en el polvo lunar, cerró la escotilla de su módulo y justo antes del despegue dijo a sus compañeros: “Larguémonos de aquí, ya no tenemos nada que hacer”. Cernan no se hubiera imaginado que sus palabras serían las últimas emitidas sobre suelo lunar y sus huellas, las últimas huellas humanas en la superficie de la Luna, hasta quién sabe cuándo. La misión Apolo 17 se realizó en 1972 y fue el último viaje lunar del siglo.

Exploración
El proyecto Apolo había sido precedido por el programa de exploración orbital automática Ranger y por el alunizaje de los módulos Surveyor. Los dos hombres que por primera vez pisaron un cuerpo celeste, en este caso la Luna, fueron Neil Armstrong y Edwin Aldrin, mientras que se quedaba a bordo de la cápsula, orbitando la Luna, Michael Collins. Los astronautas exploraron nuestro satélite durante dos horas, recogieron muestra de rocas y colocaron un sismógrafo y un laser, para medir exactamente la distancia Tierra-Luna, que fue corroborada posteriormente en 385.000 kilómetros. Dejaron también depositados, como testimonio para el futuro, escudos nacionales de todos los países de la Tierra, incluido el pequeño principado de Andorra.
Cuando Apolo XI estuvo sobre la Luna, aprestándose a descender sobre el Mar de las Crisis, los astronautas observaron en este cráter una formación de extraños objetos de forma lenticular, posados uno al lado del otro, frente a un lugar grande que parecía un hangar. Asombrados y atemorizados, dieron a conocer esto al Centro Houston. “Hay otras naves aquí, ¿qué hacemos?”. Desde Tierra les dieron la orden de cambiar el lugar de alunizaje por el Mar de la Tranquilidad, donde finalmente descendieron, con la prohibición absoluta de comentar esto, pero un radioaficionado italiano había captado la comunicación entre los astronautas y el control de Houston. Por supuesto que la Nasa desmintió esto sin comentar nada. Como lo sigue haciendo hasta ahora.
Por otra parte, en el Observatorio de la Agrupación Astronómica de Sabadell, en España, captaron un fenómeno luminoso en el cráter Aristarco, durante el vuelo de la Apolo XI, el día 19 de julio, y luego, el 2 de agosto, volvieron a captar este hecho luminoso, pero de más grandes dimensiones, en el cráter Herodoto. Tampoco hubo explicación alguna al respecto.
El astronauta Michael Collins, que permaneció orbitando la Luna, declaró en posterior conferencia de prensa que, al pasar por la cara oculta, le llamó la atención que había cuatro cráteres, aparentemente, perfectamente alineados y dijo que no podría decir con certeza qué significaban.
“Esto fue un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la Humanidad”, decían los titulares de la época. También se dejó en la superficie lunar una plaqueta metálica que decía textualmente: “Aquí los hombres del planeta Tierra pusieron por primera vez pie en la Luna. Julio de 1969 A.D. Hemos venido en paz por toda la Humanidad”. Firman los tres astronautas y quien era el presidente de los Estados Unidos en ese entonces, Richard Nixon.
Hubo muchos rumores en torno de la llegada del hombre a la Luna, que los astronautas habrían visto seres extraterrestres, ovnis, luces que se movían por la superficie y los seguían, incluso trascendió una foto, tomada por una de las misiones soviéticas, donde se puede ver un cráter en la cara oculta de la luna, en cuyo interior se puede apreciar perfectamente un avión bombardero, un B-29 norteamericano, posiblemente de la Segunda Guerra Mundial, posado en el fondo del cráter.
¿Cómo fue a parar allí? ¿Quiénes lo llevaron y para qué? Sin reconocerlo oficialmente, las autoridades norteamericanas dijeron que podría ser uno de sus aviones, pero nada más, nunca más se habló del caso. También se dice que hay bases secretas extraterrestres en la cara oculta de la Luna, que las autoridades, tanto norteamericanas como rusas, ya lo saben, incluso se habló de que una expedición soviética, posterior a las misiones Apolo, habría sido atacada por alienígenas, que sin duda no quieren que los hombres vayan más a la Luna.
Puede ser, porque de golpe tanto rusos como norteamericanos perdieron el interés por ir allí y descubrir cosas, ahora apuntan a Marte, su próximo objetivo.
Para terminar con los hechos misteriosos, hace un mes más o menos, China hizo saber que una de sus sondas, captó, en la cara oculta de la Luna, una serie de grandes formas rectas, aparentemente edificios artificiales rectangulares, construidos por alguna civilización desconocida, evidentemente no humana, que está allí desde hace tiempo. ¿Una base ET?

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Los enigmas pendientes de la Luna

A pesar de que el hombre caminó sobre la superficie lunar durante muchas de las misiones Apolo, trajo toneladas de rocas y realizó muchos estudios sobre su superficie, hay hechos y casos sucedidos que hasta hoy no fueron aclarados debidamente por los científicos y permanecen en el misterio.

Por Francisco Villagrán
Especial para El Litoral

El pasado 20 de julio se cumplió un nuevo aniversario, el 48º, de la llegada del hombre a la Luna, en un hito para la astronáutica mundial y la norteamericana en especial, marcando a fuego esa fecha para toda la humanidad, dando también origen a la celebración mundial del Día del Amigo, que el doctor Enrique Febraro, argentino, aprovechó para iniciar el festejo mundial de la amistad. Pero más allá de eso, hay todavía muchas incógnitas en torno a la Luna que no han sido dilucidadas convenientemente por la ciencia y las autoridades.
Una de ellas es, por ejemplo, ¿por qué no se siguió enviando misiones a la Luna? ¿Ocurrió algo para que la Nasa decidiera no enviar más astronautas a nuestro satélite? Según algunas fuentes cercanas e investigadores privados, puede ser. Desde la exitosa llegada de la misión Apolo XI, con Armstrong, Collins y Aldrin, hasta la última, la Apolo XVII, diez astronautas caminaron sobre la superficie lunar y todos tuvieron importantes testimonios de haber observado extrañas luces desplazándose sobre la superficie selenita, incluso siguiendo los vuelos de las cápsulas hasta descender sobre la superficie, como si los estuvieran observando.
La última misión de la serie Apolo, justamente la 17, fue la despedida de astronautas norteamericanos de la Luna. Eugene Cernan, el comandante, escribió las iniciales de su hija en el polvo lunar, cerró la escotilla de su módulo y justo antes del despegue dijo a sus compañeros: “Larguémonos de aquí, ya no tenemos nada que hacer”. Cernan no se hubiera imaginado que sus palabras serían las últimas emitidas sobre suelo lunar y sus huellas, las últimas huellas humanas en la superficie de la Luna, hasta quién sabe cuándo. La misión Apolo 17 se realizó en 1972 y fue el último viaje lunar del siglo.

Exploración
El proyecto Apolo había sido precedido por el programa de exploración orbital automática Ranger y por el alunizaje de los módulos Surveyor. Los dos hombres que por primera vez pisaron un cuerpo celeste, en este caso la Luna, fueron Neil Armstrong y Edwin Aldrin, mientras que se quedaba a bordo de la cápsula, orbitando la Luna, Michael Collins. Los astronautas exploraron nuestro satélite durante dos horas, recogieron muestra de rocas y colocaron un sismógrafo y un laser, para medir exactamente la distancia Tierra-Luna, que fue corroborada posteriormente en 385.000 kilómetros. Dejaron también depositados, como testimonio para el futuro, escudos nacionales de todos los países de la Tierra, incluido el pequeño principado de Andorra.
Cuando Apolo XI estuvo sobre la Luna, aprestándose a descender sobre el Mar de las Crisis, los astronautas observaron en este cráter una formación de extraños objetos de forma lenticular, posados uno al lado del otro, frente a un lugar grande que parecía un hangar. Asombrados y atemorizados, dieron a conocer esto al Centro Houston. “Hay otras naves aquí, ¿qué hacemos?”. Desde Tierra les dieron la orden de cambiar el lugar de alunizaje por el Mar de la Tranquilidad, donde finalmente descendieron, con la prohibición absoluta de comentar esto, pero un radioaficionado italiano había captado la comunicación entre los astronautas y el control de Houston. Por supuesto que la Nasa desmintió esto sin comentar nada. Como lo sigue haciendo hasta ahora.
Por otra parte, en el Observatorio de la Agrupación Astronómica de Sabadell, en España, captaron un fenómeno luminoso en el cráter Aristarco, durante el vuelo de la Apolo XI, el día 19 de julio, y luego, el 2 de agosto, volvieron a captar este hecho luminoso, pero de más grandes dimensiones, en el cráter Herodoto. Tampoco hubo explicación alguna al respecto.
El astronauta Michael Collins, que permaneció orbitando la Luna, declaró en posterior conferencia de prensa que, al pasar por la cara oculta, le llamó la atención que había cuatro cráteres, aparentemente, perfectamente alineados y dijo que no podría decir con certeza qué significaban.
“Esto fue un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la Humanidad”, decían los titulares de la época. También se dejó en la superficie lunar una plaqueta metálica que decía textualmente: “Aquí los hombres del planeta Tierra pusieron por primera vez pie en la Luna. Julio de 1969 A.D. Hemos venido en paz por toda la Humanidad”. Firman los tres astronautas y quien era el presidente de los Estados Unidos en ese entonces, Richard Nixon.
Hubo muchos rumores en torno de la llegada del hombre a la Luna, que los astronautas habrían visto seres extraterrestres, ovnis, luces que se movían por la superficie y los seguían, incluso trascendió una foto, tomada por una de las misiones soviéticas, donde se puede ver un cráter en la cara oculta de la luna, en cuyo interior se puede apreciar perfectamente un avión bombardero, un B-29 norteamericano, posiblemente de la Segunda Guerra Mundial, posado en el fondo del cráter.
¿Cómo fue a parar allí? ¿Quiénes lo llevaron y para qué? Sin reconocerlo oficialmente, las autoridades norteamericanas dijeron que podría ser uno de sus aviones, pero nada más, nunca más se habló del caso. También se dice que hay bases secretas extraterrestres en la cara oculta de la Luna, que las autoridades, tanto norteamericanas como rusas, ya lo saben, incluso se habló de que una expedición soviética, posterior a las misiones Apolo, habría sido atacada por alienígenas, que sin duda no quieren que los hombres vayan más a la Luna.
Puede ser, porque de golpe tanto rusos como norteamericanos perdieron el interés por ir allí y descubrir cosas, ahora apuntan a Marte, su próximo objetivo.
Para terminar con los hechos misteriosos, hace un mes más o menos, China hizo saber que una de sus sondas, captó, en la cara oculta de la Luna, una serie de grandes formas rectas, aparentemente edificios artificiales rectangulares, construidos por alguna civilización desconocida, evidentemente no humana, que está allí desde hace tiempo. ¿Una base ET?