Denuncian que “trapitos” piden hasta $150 cerca del Cocomarola
ellitoral.com.ar

Viernes 19 de Abril de 2019 CORRIENTES20°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $40,90

Dolar Venta: $42,90

Denuncian que “trapitos” piden hasta $150 cerca del Cocomarola

Varios conductores señalaron que los “cuidacoches” cobran un monto fijo por el servicio y no cuentan con credencial habilitante. La Comuna realiza controles, pero no detectó problemas de relevancia. 
 

imagen_1

 A pesar de haberse reglamentado la actividad hace poco y de los controles anunciados por el Municipio, fueron varios los reclamos de cobro indebido por parte de los “cuidacoches” en las adyacencias del anfiteatro Cocomarola. La masiva cantidad de personas que asiste al evento, muchos de ellos en vehículo propio, volvió a generar al igual que en años anteriores que los “trapitos” ofrezcan el servicio de cuidado.
Según señalaron varios conductores que asistieron a la Fiesta, los cuidadores les exigieron el pago de entre $100 y $150. Los casos comentados no se dieron frente al anfiteatro sino a algunas cuadras de distancia, en las calles paralelas que pertenecen al barrio Cacique Canindeyú, más conocido como Las Tejas. 
“Me pidieron $150, le dije que no y entonces me dijo $100”, comentó una de las personas. Además, agregó que “como me negué de nuevo, me dijo que le pague lo que yo quiera, pero no accedí y tuve que dejar el auto bastante lejos”, señaló.
Por otra parte, otro conductor relató que “estaba a varias cuadras del anfiteatro y un muchacho me hizo señas para que estacione, me cobró $100 y me advirtió que más cerca no había lugar, que lo deje ahí”. Además, la misma persona expresó que “pagué para evitar problemas y porque se estaba haciendo tarde”.
Según comentaron a este matutino, en ninguno de los casos advirtieron la tenencia de una credencial habilitante, requisito indispensable para poder realizar la actividad en este tipo de eventos de masiva concurrencia. 
Desde el Municipio, por su parte, señalaron que se realizan controles para evitar irregularidades en el cobro y que no haya presencia de personas no habilitadas. En tanto, vale recordar que son 30 los cuidadores acreditados, que cuentan con una credencial provisoria y un chaleco identificatorio. Piden, ante algún inconveniente, realizar la denuncia correspondiente al Municipio. 
El personal autorizado tiene además que cumplir el requisito del pago voluntario. Es decir, tienen completamente prohibido determinar un monto fijo por el cuidado de los autos, debiendo aceptar lo que el conductor decida y crea pertinente.
Mientras tanto, tras la aprobación de la ordenanza, rige plenamente la prohibición en la zona de la costanera, desde calle La Rioja hasta la rotonda de Andresito, en el cruce con la avenida Jorge Romero. Allí, la nueva normativa establece que no se puede prestar el servicio, aun cuando sea con pago voluntario. 
En las últimas semanas, inspectores detectaron la presencia de varios “trapitos”, a los que comunicaron la disposición para que se retiren de ese sector. Aunque la mayoría aceptó, hubo casos puntuales en los que debió actuar la Policía para poder persuadir a los cuidadores e incluso, uno quedó detenido. 
Más allá de esto, desde que se promulgó la ordenanza, fueron varios los conductores que denunciaron públicamente el cobro indebido en el principal paseo capitalino y El Litoral pudo comprobar que aún hay cuidacoches trabajando en el sector que comprende la prohibición. 
Según señalaron, los controles seguirán, al igual que la confección de un padrón de aspirantes para eventos especiales como la Fiesta del Chamamé o el Taragüí Rock. Para ello, los interesados deben anotarse, presentar una serie de requisitos y, además, cumplir con la capacitación brindada por personal de la Comuna. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Denuncian que “trapitos” piden hasta $150 cerca del Cocomarola

Varios conductores señalaron que los “cuidacoches” cobran un monto fijo por el servicio y no cuentan con credencial habilitante. La Comuna realiza controles, pero no detectó problemas de relevancia. 
 

<p>Presencia. “Cuidacoches” ofrecen el servicio en calles cercanas al anfiteatro.</p>

Presencia. “Cuidacoches” ofrecen el servicio en calles cercanas al anfiteatro.

 A pesar de haberse reglamentado la actividad hace poco y de los controles anunciados por el Municipio, fueron varios los reclamos de cobro indebido por parte de los “cuidacoches” en las adyacencias del anfiteatro Cocomarola. La masiva cantidad de personas que asiste al evento, muchos de ellos en vehículo propio, volvió a generar al igual que en años anteriores que los “trapitos” ofrezcan el servicio de cuidado.
Según señalaron varios conductores que asistieron a la Fiesta, los cuidadores les exigieron el pago de entre $100 y $150. Los casos comentados no se dieron frente al anfiteatro sino a algunas cuadras de distancia, en las calles paralelas que pertenecen al barrio Cacique Canindeyú, más conocido como Las Tejas. 
“Me pidieron $150, le dije que no y entonces me dijo $100”, comentó una de las personas. Además, agregó que “como me negué de nuevo, me dijo que le pague lo que yo quiera, pero no accedí y tuve que dejar el auto bastante lejos”, señaló.
Por otra parte, otro conductor relató que “estaba a varias cuadras del anfiteatro y un muchacho me hizo señas para que estacione, me cobró $100 y me advirtió que más cerca no había lugar, que lo deje ahí”. Además, la misma persona expresó que “pagué para evitar problemas y porque se estaba haciendo tarde”.
Según comentaron a este matutino, en ninguno de los casos advirtieron la tenencia de una credencial habilitante, requisito indispensable para poder realizar la actividad en este tipo de eventos de masiva concurrencia. 
Desde el Municipio, por su parte, señalaron que se realizan controles para evitar irregularidades en el cobro y que no haya presencia de personas no habilitadas. En tanto, vale recordar que son 30 los cuidadores acreditados, que cuentan con una credencial provisoria y un chaleco identificatorio. Piden, ante algún inconveniente, realizar la denuncia correspondiente al Municipio. 
El personal autorizado tiene además que cumplir el requisito del pago voluntario. Es decir, tienen completamente prohibido determinar un monto fijo por el cuidado de los autos, debiendo aceptar lo que el conductor decida y crea pertinente.
Mientras tanto, tras la aprobación de la ordenanza, rige plenamente la prohibición en la zona de la costanera, desde calle La Rioja hasta la rotonda de Andresito, en el cruce con la avenida Jorge Romero. Allí, la nueva normativa establece que no se puede prestar el servicio, aun cuando sea con pago voluntario. 
En las últimas semanas, inspectores detectaron la presencia de varios “trapitos”, a los que comunicaron la disposición para que se retiren de ese sector. Aunque la mayoría aceptó, hubo casos puntuales en los que debió actuar la Policía para poder persuadir a los cuidadores e incluso, uno quedó detenido. 
Más allá de esto, desde que se promulgó la ordenanza, fueron varios los conductores que denunciaron públicamente el cobro indebido en el principal paseo capitalino y El Litoral pudo comprobar que aún hay cuidacoches trabajando en el sector que comprende la prohibición. 
Según señalaron, los controles seguirán, al igual que la confección de un padrón de aspirantes para eventos especiales como la Fiesta del Chamamé o el Taragüí Rock. Para ello, los interesados deben anotarse, presentar una serie de requisitos y, además, cumplir con la capacitación brindada por personal de la Comuna.