ellitoral.com.ar

Lunes 16de Diciembre de 2019CORRIENTES19°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

Responsabilidades y oportunidades en épocas difíciles

imagen_0
imagen_1
imagen_2
imagen_3
imagen_4

Magister Graciela Satóstegui
haschirsat@gmail.com
www.ventajascompetitivasyredes.com
Pareciera que en momentos como los actuales, cuando la economía no encuentra la vía para salir de la crisis,  hablar de temas como la Responsabilidad Social de la Empresa,  del cuidado del Ambiente, o de las libertades individuales, no es muy oportuno. Lo que es muy atendible.  Ocurre  que no debemos confundir una vez más lo urgente con lo importante.
Es así que mientras algunos trabajan en la urgencia de los mercados en los próximos días, hay quienes deben hacerlo en el país de las próximas décadas., porque recordemos que es la suma de las acciones individuales la que nos llevará a un desarrollo sustentable y sobre todo perdurable.
Pensadores y economistas  señalan, que en materia ambiental, los gobiernos solo deben encargarse de diseñar políticas generales. En contrapartida, los avances concretos, sean grandes o pequeños deben estar a cargo de la sociedad. Tal cual cómo están los hechos, tal vez sea  productivo pensar que no hay que esperar tanto de la política y que, las acciones y decisiones deben estar en manos de la dirigencia y de la población  en todos los niveles.
En el sector industrial, se indicaría como necesario, que se resuelva producir sobre la base del cuidado del ambiente, porque ello representa el cuidado del mercado directamente. Y  desde lo  gubernamental, actuar aportando puentes entre los distintos sectores sociales para integrar soluciones, puede ser una idea interesante a poner en marcha.
Apoyado todo esto por una fuerte difusión. Donde lógicamente los medios  adquieren una relevancia  alta. De esta manera podemos decir, que actualmente el país se ha transformado en una manera irreversible gracias a las comunicaciones. Si ellas, además, abordaran la problemática ambiental en manera seria y responsable contribuirían al desarrollo de la conciencia social indispensable para dar fuerza a las políticas del sector y a la participación seria ciudadana.


La información por redes responde con agilidad, eficiencia y cercanía a las demandas de la época. De igual manera las empresas van incorporando un nuevo lenguaje y poco a poco tomarán conciencia de los problemas que afectan al entorno dónde se sitúan.
La implementación de estas redes de comunicación entre la sociedad y la empresa es función del estado. Facilitar el acceso no solo a la información nacional sino también a la internacional. Esto revelaría una política de Gestión Ambiental directamente relacionada con el Desarrollo Sustentable y su  compromiso  con él, y por ende con el desarrollo económico en general.
Todo lo anterior apoyado por una legislación pertinente y, su correspondiente regulación, coordinado por planes educativos en todos los niveles, nos estaría dando la figura de un estado que aún en las crisis traduce su compromiso con las generaciones venideras.
En los momentos que nos toca vivir como ciudadanos de Argentina, nos preguntamos:”Cómo manejar nuestras emociones y encarar nuestras acciones en tiempos de crisis”?
Sabemos por la Psicología Social  que para tener éxito en lo laboral debemos ser prácticos y dejar de lado nuestras pasiones.
¿Pero: ¿Cómo hacerlo en momentos como los actuales, cuando la red social que nos contiene como ciudadanos, el Estado, presenta fracturas tan evidentes y riesgos absolutamente elevados?.

Tendremos evidentemente que aprender herramientas nuevas. Tal vez, utilizar las que teníamos guardadas y, darles un nuevo nombre y valor. Renombrarlas quizás.
Es real que nuestros sentimientos personales están hoy en día amalgamados con el accionar laboral cotidiano. Nos cuesta “poner distancia”, objetividad. Tanto en lo que al trabajo se refiere, como a la vida como ser social perteneciente a una comunidad, la que soporta la mayor crisis institucional de su historia.
La sensación de frustración que nos causa esto empaña, nuestra capacidad de juicio y nos provoca más situaciones de crisis.
Como primera medida recordemos que no importa en una sociedad, que sus miembros tengan intenciones humanitarias, sino  que todo lo que representa la producción efectiva de esas intenciones, se materialice en beneficios concretos y, se evidencie de acuerdo a una ecuación directa: 
Esfuerzo, trabajo y retribución al mismo, para así continuar con la red o cadena productiva de un estado.
Fundamentalmente, nos enfrentamos con nuestra actitud personal como personas, ante estas cuestiones. Nuestra posibilidad de elegir, de ser libres, de actuar y no equivocarnos. De tener  rumbos y un sentido. Básicamente  un sentido individual y por consiguiente social.
Por este motivo, consideré oportuno,  transcribir a continuación, sintéticamente las ideas centrales del Dr. Viktor Frankl. Específicamente las de su obra: “El hombre en busca de sentido”. Teoría desarrollada, sobre la base de casos clínicos tomados de su experiencia en campos de concentración nazi.
Así, este brillante interprete de la conducta humana,  plantea un valioso y útil análisis, interesante disparador de actitudes personales y, herramienta fundamental para circunstancias como las actuales:
.....................................................................................................................................
“Cada edad  tiene su propia neurosis colectiva. Y cada edad precisa de su propia psicoterapia para vencerla. Aquí aparece el concepto de libertad.
Pero hay otra cuestión. El que teniendo la posibilidad de elegir la desdeña.
Hay que significar el punto de vista de un hombre que desdeña su capacidad de asumir una postura ante las situaciones, cualquiera que estas sean. Es él el que determina si ha de entregarse a las situaciones o hacer frente a ellas.

En otras palabras, el hombre, en última instancia se determina a sí mismo. El hombre no se limita a existir, sino que siempre decide cuál será su existencia y lo que será al minuto siguiente.
Las bases de toda predicción estadísticas ó no, vendrán representadas por las condiciones biológicas, psicológicas o sociológicas. No obstante, uno de los rasgos principales de la existencia humana es la capacidad, para elevarse por encima de estas condiciones y trascenderlas. Así el hombre, y en último término se trasciende a sí mismo. 
Nada hay concebible que pueda condicionar al hombre de tal forma, que le prive de la más mínima libertad. 

El ser humano, no es una cosa más entre las cosas. Lo que llegue a ser, dentro de los límites de sus facultades y de su entorno, lo tiene que hacer por sí mismo. El ser humano es un ser auto trascendente.


…………………………………………………………………………………………………………

Entonces, lo que nos advierte el Dr.Frankl es que, trascender a uno mismo, articular la libertad con la responsabilidad, ser creativo y digno, tal vez sea la mejor respuesta a la crisis de valores cívicos y morales actuales a la hora de decidir un modelo de país, por ejemplo.
Es por ello  necesario y prioritario pasar de lo urgente a lo importante con el sustento de una planificación que integre las variables sociales, económicas y estratégicas con  las otras políticas sectoriales, en especial en la industria, la educación, el consumo, la agricultura, la energía y el transporte. 
Aunque hoy esto nos parezca insólito es un paso al futuro con mucha solidez.
Estas puntualizaciones, sumadas a hacer uso de nuestra libertad individual de elegir, pueden ser una bisagra valiosa que nos flexibilice el análisis, abone nuestros pensamientos y criterios en pos de aggiornar una perspectiva individual y social en los tiempos que corren. 
Logrando sociedades humanamente dignas.
Sobre todo eso: humanas y dignas.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Responsabilidades y oportunidades en épocas difíciles

Magister Graciela Satóstegui
haschirsat@gmail.com
www.ventajascompetitivasyredes.com
Pareciera que en momentos como los actuales, cuando la economía no encuentra la vía para salir de la crisis,  hablar de temas como la Responsabilidad Social de la Empresa,  del cuidado del Ambiente, o de las libertades individuales, no es muy oportuno. Lo que es muy atendible.  Ocurre  que no debemos confundir una vez más lo urgente con lo importante.
Es así que mientras algunos trabajan en la urgencia de los mercados en los próximos días, hay quienes deben hacerlo en el país de las próximas décadas., porque recordemos que es la suma de las acciones individuales la que nos llevará a un desarrollo sustentable y sobre todo perdurable.
Pensadores y economistas  señalan, que en materia ambiental, los gobiernos solo deben encargarse de diseñar políticas generales. En contrapartida, los avances concretos, sean grandes o pequeños deben estar a cargo de la sociedad. Tal cual cómo están los hechos, tal vez sea  productivo pensar que no hay que esperar tanto de la política y que, las acciones y decisiones deben estar en manos de la dirigencia y de la población  en todos los niveles.
En el sector industrial, se indicaría como necesario, que se resuelva producir sobre la base del cuidado del ambiente, porque ello representa el cuidado del mercado directamente. Y  desde lo  gubernamental, actuar aportando puentes entre los distintos sectores sociales para integrar soluciones, puede ser una idea interesante a poner en marcha.
Apoyado todo esto por una fuerte difusión. Donde lógicamente los medios  adquieren una relevancia  alta. De esta manera podemos decir, que actualmente el país se ha transformado en una manera irreversible gracias a las comunicaciones. Si ellas, además, abordaran la problemática ambiental en manera seria y responsable contribuirían al desarrollo de la conciencia social indispensable para dar fuerza a las políticas del sector y a la participación seria ciudadana.


La información por redes responde con agilidad, eficiencia y cercanía a las demandas de la época. De igual manera las empresas van incorporando un nuevo lenguaje y poco a poco tomarán conciencia de los problemas que afectan al entorno dónde se sitúan.
La implementación de estas redes de comunicación entre la sociedad y la empresa es función del estado. Facilitar el acceso no solo a la información nacional sino también a la internacional. Esto revelaría una política de Gestión Ambiental directamente relacionada con el Desarrollo Sustentable y su  compromiso  con él, y por ende con el desarrollo económico en general.
Todo lo anterior apoyado por una legislación pertinente y, su correspondiente regulación, coordinado por planes educativos en todos los niveles, nos estaría dando la figura de un estado que aún en las crisis traduce su compromiso con las generaciones venideras.
En los momentos que nos toca vivir como ciudadanos de Argentina, nos preguntamos:”Cómo manejar nuestras emociones y encarar nuestras acciones en tiempos de crisis”?
Sabemos por la Psicología Social  que para tener éxito en lo laboral debemos ser prácticos y dejar de lado nuestras pasiones.
¿Pero: ¿Cómo hacerlo en momentos como los actuales, cuando la red social que nos contiene como ciudadanos, el Estado, presenta fracturas tan evidentes y riesgos absolutamente elevados?.

Tendremos evidentemente que aprender herramientas nuevas. Tal vez, utilizar las que teníamos guardadas y, darles un nuevo nombre y valor. Renombrarlas quizás.
Es real que nuestros sentimientos personales están hoy en día amalgamados con el accionar laboral cotidiano. Nos cuesta “poner distancia”, objetividad. Tanto en lo que al trabajo se refiere, como a la vida como ser social perteneciente a una comunidad, la que soporta la mayor crisis institucional de su historia.
La sensación de frustración que nos causa esto empaña, nuestra capacidad de juicio y nos provoca más situaciones de crisis.
Como primera medida recordemos que no importa en una sociedad, que sus miembros tengan intenciones humanitarias, sino  que todo lo que representa la producción efectiva de esas intenciones, se materialice en beneficios concretos y, se evidencie de acuerdo a una ecuación directa: 
Esfuerzo, trabajo y retribución al mismo, para así continuar con la red o cadena productiva de un estado.
Fundamentalmente, nos enfrentamos con nuestra actitud personal como personas, ante estas cuestiones. Nuestra posibilidad de elegir, de ser libres, de actuar y no equivocarnos. De tener  rumbos y un sentido. Básicamente  un sentido individual y por consiguiente social.
Por este motivo, consideré oportuno,  transcribir a continuación, sintéticamente las ideas centrales del Dr. Viktor Frankl. Específicamente las de su obra: “El hombre en busca de sentido”. Teoría desarrollada, sobre la base de casos clínicos tomados de su experiencia en campos de concentración nazi.
Así, este brillante interprete de la conducta humana,  plantea un valioso y útil análisis, interesante disparador de actitudes personales y, herramienta fundamental para circunstancias como las actuales:
.....................................................................................................................................
“Cada edad  tiene su propia neurosis colectiva. Y cada edad precisa de su propia psicoterapia para vencerla. Aquí aparece el concepto de libertad.
Pero hay otra cuestión. El que teniendo la posibilidad de elegir la desdeña.
Hay que significar el punto de vista de un hombre que desdeña su capacidad de asumir una postura ante las situaciones, cualquiera que estas sean. Es él el que determina si ha de entregarse a las situaciones o hacer frente a ellas.

En otras palabras, el hombre, en última instancia se determina a sí mismo. El hombre no se limita a existir, sino que siempre decide cuál será su existencia y lo que será al minuto siguiente.
Las bases de toda predicción estadísticas ó no, vendrán representadas por las condiciones biológicas, psicológicas o sociológicas. No obstante, uno de los rasgos principales de la existencia humana es la capacidad, para elevarse por encima de estas condiciones y trascenderlas. Así el hombre, y en último término se trasciende a sí mismo. 
Nada hay concebible que pueda condicionar al hombre de tal forma, que le prive de la más mínima libertad. 

El ser humano, no es una cosa más entre las cosas. Lo que llegue a ser, dentro de los límites de sus facultades y de su entorno, lo tiene que hacer por sí mismo. El ser humano es un ser auto trascendente.


…………………………………………………………………………………………………………

Entonces, lo que nos advierte el Dr.Frankl es que, trascender a uno mismo, articular la libertad con la responsabilidad, ser creativo y digno, tal vez sea la mejor respuesta a la crisis de valores cívicos y morales actuales a la hora de decidir un modelo de país, por ejemplo.
Es por ello  necesario y prioritario pasar de lo urgente a lo importante con el sustento de una planificación que integre las variables sociales, económicas y estratégicas con  las otras políticas sectoriales, en especial en la industria, la educación, el consumo, la agricultura, la energía y el transporte. 
Aunque hoy esto nos parezca insólito es un paso al futuro con mucha solidez.
Estas puntualizaciones, sumadas a hacer uso de nuestra libertad individual de elegir, pueden ser una bisagra valiosa que nos flexibilice el análisis, abone nuestros pensamientos y criterios en pos de aggiornar una perspectiva individual y social en los tiempos que corren. 
Logrando sociedades humanamente dignas.
Sobre todo eso: humanas y dignas.