ellitoral.com.ar

Miércoles 18 de Septiembre de 2019 CORRIENTES16°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $55,00

Dolar Venta: $58,50

Privados y estatales afinan el lápiz para las negociaciones salariales

En 2019 el panorama salarial se presenta complejo y heterogéneo. Los estatales esperan una mesa de diálogo que podría iniciar con docentes. Textiles cobran el bono de 5 mil en cuotas de mil y mercantiles los últimos tramos de aumento. Bancarios habían logrado cerrar 2018 con un 47,6 por ciento.
 

imagen_1

El panorama salarial 2019 pareciera que será heterogéneo como en 2018, con fuertes brechas entre los sectores. En Corrientes los empleados públicos esperan despuntar una mesa de diálogo con el impulso de los docentes. Los privados se rigen por convenios que se acuerdan a nivel nacional, pero esto no garantiza que todos alcancen a la inflación.
Sindicatos docentes informaron a este diario que en la semana está previsto un encuentro formal con el ministro de Hacienda y Finanzas, Marcelo Rivas Piasentini. Esto implica iniciar las conversaciones en el sector público provincial. Sin embargo, no todos están conformes.
Desde la Asociación de Trabajadores del Estado de Corrientes (ATE), expresaron a El Litoral que aún no obtuvieron respuesta de los reiterados pedidos de audiencia con el gobernador Gustavo Valdés. “Entendíamos o creíamos que podía haber algún tipo de cambio de actitud, fundamentalmente por tema generacional del Gobernador, de que iba a haber una apertura de recibimiento, evidentemente tiene las mismas concepciones que el anterior”, señaló el secretario general de ATE, Feliciano “Chano” Romero, uno de los sectores críticos al anterior gobierno de Ricardo Colombi.
Explicó que buscan conversar no sólo en lo que respecta a temas salariales, sino también en lo relacionado con la carrera administrativa y la convocatoria a cubrir vacantes. Recordó, además, que están a espera de la efectivización de las Leyes N° 6.033 y 6.030.
Desde Upcn, por su parte, informaron que en diciembre presentaron un pedido de audiencia con el Gobernador, quien los recibió. Allí expusieron la necesidad de convocar a una mesa de relaciones laborales. “Tenemos la intención de que el trabajador no pierda su capacidad adquisitiva. El año pasado tuvimos un aumento del 22 por ciento, pero la inflación fue del 47 por ciento”, manifestó a este medio, el representante gremial José Almirón.
ATE, en tanto, expresó que la base de conversación no debe ser un porcentaje sino la canasta básica. “Los empleados públicos no llegamos al 50 por ciento de la canasta básica”, indicó Romero sobre el indicador que actualmente alcanza los 26 mil pesos para una familia tipo.
Almirón, a su vez, indicó que el sindicato mantiene conversaciones informales con funcionarios de primera línea. La necesidad de una mesa de relaciones laborales incluye la discusión de la carrera pública, uniformes en algunas áreas, entre otros puntos que van más allá de lo salarial. “Se pueden buscar alternativas que compensen al trabajador como un bono laboral de colectivo”, brindó como ejemplo el gremialista.
En el sector privado, la negociación permanente fue característica de las paritarias 2018 y parece que se mantendrá en 2019. Desde la Asociación Obrera Textil (AOT) Corrientes indicaron que están a la espera de la reapertura de las conversaciones en marzo para continuar actualizando lo correspondiente a las paritarias 2018. Las de este año, se abrirán en mayo.
Mientras tanto, las empresas textiles comenzaron a otorgar el bono de 5 mil pesos que decretó el Gobierno nacional. Se entrega en cinco cuotas de mil pesos porque el sector se encuentra en crisis.
Los textiles completaron un 19 por ciento en octubre y en noviembre debieron reabrir. Cerraron el año con un 28 por ciento y en marzo se espera activar una cláusula gatillo, porque la inflación superó las proyecciones.
“Estamos pasando por un momento crítico. Hay suspensiones y cierres en todo el país pero pudimos lograr   un aumento”, indicó a El Litoral el secretario general de AOT Corrientes, Raúl Esquivel. Indicó que la “apertura de las importaciones” y una política económica que desalienta el consumo interno son factores que golpearon a las industrias textiles.
Actualmente, en Corrientes Capital existe incertidumbre por la empresa Tipoití que emplea a más de 700 trabajadores. Esta se encuentra trabajando en aproximadamente un 70 por ciento de su capacidad desde noviembre. Además, desde fines de diciembre a los primeros días de febrero, se mantuvo cerrada, un hecho histórico para la planta con más de 70 años de antigüedad. Del otro lado del escenario se encuentran los bancarios, quienes hace una quincena lograron cerrar un incremento salarial del 1,6 por ciento, retroactivo a diciembre. La Asociación Bancaria nacional con este acuerdo logró cerrar un acumulado anual del 47,6 por ciento, con lo cual casi igualaron la inflación.
Estaba previsto, según lo comunicado por el gremio, a través de un comunicado, que se liquidaría la diferencia la semana pasada. En tanto, para este año se acordó además un 7 por ciento desde enero y 1.000 pesos para los salarios de enero y febrero. Las paritarias, además, se reanudarán en marzo.
En tanto los mercantiles, uno de los rubros con mayor representación en Corrientes, había cerrado el año con un incremento del 20 por ciento, pudiendo alcanzar un 45 por ciento anual. Las cuotas se extenderán hasta marzo.
Entonces se había acordado 7 por ciento en enero, 7 por ciento en febrero y 6 por ciento en marzo. Luego, se revisará la situación conforme a la inflación.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Privados y estatales afinan el lápiz para las negociaciones salariales

En 2019 el panorama salarial se presenta complejo y heterogéneo. Los estatales esperan una mesa de diálogo que podría iniciar con docentes. Textiles cobran el bono de 5 mil en cuotas de mil y mercantiles los últimos tramos de aumento. Bancarios habían logrado cerrar 2018 con un 47,6 por ciento.
 

El panorama salarial 2019 pareciera que será heterogéneo como en 2018, con fuertes brechas entre los sectores. En Corrientes los empleados públicos esperan despuntar una mesa de diálogo con el impulso de los docentes. Los privados se rigen por convenios que se acuerdan a nivel nacional, pero esto no garantiza que todos alcancen a la inflación.
Sindicatos docentes informaron a este diario que en la semana está previsto un encuentro formal con el ministro de Hacienda y Finanzas, Marcelo Rivas Piasentini. Esto implica iniciar las conversaciones en el sector público provincial. Sin embargo, no todos están conformes.
Desde la Asociación de Trabajadores del Estado de Corrientes (ATE), expresaron a El Litoral que aún no obtuvieron respuesta de los reiterados pedidos de audiencia con el gobernador Gustavo Valdés. “Entendíamos o creíamos que podía haber algún tipo de cambio de actitud, fundamentalmente por tema generacional del Gobernador, de que iba a haber una apertura de recibimiento, evidentemente tiene las mismas concepciones que el anterior”, señaló el secretario general de ATE, Feliciano “Chano” Romero, uno de los sectores críticos al anterior gobierno de Ricardo Colombi.
Explicó que buscan conversar no sólo en lo que respecta a temas salariales, sino también en lo relacionado con la carrera administrativa y la convocatoria a cubrir vacantes. Recordó, además, que están a espera de la efectivización de las Leyes N° 6.033 y 6.030.
Desde Upcn, por su parte, informaron que en diciembre presentaron un pedido de audiencia con el Gobernador, quien los recibió. Allí expusieron la necesidad de convocar a una mesa de relaciones laborales. “Tenemos la intención de que el trabajador no pierda su capacidad adquisitiva. El año pasado tuvimos un aumento del 22 por ciento, pero la inflación fue del 47 por ciento”, manifestó a este medio, el representante gremial José Almirón.
ATE, en tanto, expresó que la base de conversación no debe ser un porcentaje sino la canasta básica. “Los empleados públicos no llegamos al 50 por ciento de la canasta básica”, indicó Romero sobre el indicador que actualmente alcanza los 26 mil pesos para una familia tipo.
Almirón, a su vez, indicó que el sindicato mantiene conversaciones informales con funcionarios de primera línea. La necesidad de una mesa de relaciones laborales incluye la discusión de la carrera pública, uniformes en algunas áreas, entre otros puntos que van más allá de lo salarial. “Se pueden buscar alternativas que compensen al trabajador como un bono laboral de colectivo”, brindó como ejemplo el gremialista.
En el sector privado, la negociación permanente fue característica de las paritarias 2018 y parece que se mantendrá en 2019. Desde la Asociación Obrera Textil (AOT) Corrientes indicaron que están a la espera de la reapertura de las conversaciones en marzo para continuar actualizando lo correspondiente a las paritarias 2018. Las de este año, se abrirán en mayo.
Mientras tanto, las empresas textiles comenzaron a otorgar el bono de 5 mil pesos que decretó el Gobierno nacional. Se entrega en cinco cuotas de mil pesos porque el sector se encuentra en crisis.
Los textiles completaron un 19 por ciento en octubre y en noviembre debieron reabrir. Cerraron el año con un 28 por ciento y en marzo se espera activar una cláusula gatillo, porque la inflación superó las proyecciones.
“Estamos pasando por un momento crítico. Hay suspensiones y cierres en todo el país pero pudimos lograr   un aumento”, indicó a El Litoral el secretario general de AOT Corrientes, Raúl Esquivel. Indicó que la “apertura de las importaciones” y una política económica que desalienta el consumo interno son factores que golpearon a las industrias textiles.
Actualmente, en Corrientes Capital existe incertidumbre por la empresa Tipoití que emplea a más de 700 trabajadores. Esta se encuentra trabajando en aproximadamente un 70 por ciento de su capacidad desde noviembre. Además, desde fines de diciembre a los primeros días de febrero, se mantuvo cerrada, un hecho histórico para la planta con más de 70 años de antigüedad. Del otro lado del escenario se encuentran los bancarios, quienes hace una quincena lograron cerrar un incremento salarial del 1,6 por ciento, retroactivo a diciembre. La Asociación Bancaria nacional con este acuerdo logró cerrar un acumulado anual del 47,6 por ciento, con lo cual casi igualaron la inflación.
Estaba previsto, según lo comunicado por el gremio, a través de un comunicado, que se liquidaría la diferencia la semana pasada. En tanto, para este año se acordó además un 7 por ciento desde enero y 1.000 pesos para los salarios de enero y febrero. Las paritarias, además, se reanudarán en marzo.
En tanto los mercantiles, uno de los rubros con mayor representación en Corrientes, había cerrado el año con un incremento del 20 por ciento, pudiendo alcanzar un 45 por ciento anual. Las cuotas se extenderán hasta marzo.
Entonces se había acordado 7 por ciento en enero, 7 por ciento en febrero y 6 por ciento en marzo. Luego, se revisará la situación conforme a la inflación.