Muerte y terror: una pesadilla sin fin
ellitoral.com.ar

Lunes 24de Junio de 2019CORRIENTES19°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$41,80

Dolar Venta:$43,80

Muerte y terror: una pesadilla sin fin

Millones de habitantes, ricos, pobres, negros, blancos, niños, ancianos, todos, oprimidos por 
la barbarie chavista.
 

imagen_1

Por Orlando Avendaño
Periodista venezolano. Nota de infobae.com

Va ya una semana sin luz en toda Venezuela. Es una tragedia. Una verdadera tragedia. Y ello porque muere gente. En los hospitales no hay electricidad y, según cifras hasta el momento -seguro austeras para lo que será el conteo final-, van cerca de 100 muertos. Aunque son números oficiales, ofrecidos por el diputado José Manuel Olivares, información extraoficial sugiere que las víctimas mortales de este apagón superan las trescientas.
Se preguntaba la líder venezolana María Corina Machado: “¿Y los bebés en las incubadoras? ¿Y los pacientes en terapia intensiva? ¿Y quienes requieren diálisis hoy? ¿Y los que necesitan mantener refrigerado su tratamiento de quimioterapia?”. 
Yo tengo varios días de que no me comunico con mis familiares. Duele. Duele bastante. Porque uno no sabe qué ocurre y allá, en Venezuela, nada bueno pasa. Lo último que me dijo un amigo fue: “Nos cuesta comunicarnos. No hay acceso a datos móviles. No soporto este nivel de desinformación. No sé nada, no sé de nadie y me estoy volviendo loco”. Todos nos estamos volviendo locos. Esto es inhumano. Nicolás Maduro y su combo son unos desalmados. Tipos crueles cuya gran victoria ha sido someter a todo un país. Millones de habitantes, ricos, pobres, negros, blancos, niños, ancianos, todos, oprimidos por la barbarie chavista.
La oposición protestó en Caracas, pero ya no hay tanta fuerza. Fueron movilizaciones masivas aunque insuficientes. La gente lo sabe. Ya corresponde que se acelere el proceso, se dispare la tensión y desafíe el régimen y al mundo. Juan Guaidó, nuestro presidente legítimo, ha logrado imponer su agenda y debe continuar tutelando el proceso. El siguiente paso debe ser ensordecedor, lo contrario no lo perdonará la gente.
Venezuela sufre ahora, por demasiadas horas, el terror de no comunicarse con sus hijos. También de saber que cientos están muriendo en la oscuridad. Esta tragedia hay que pararla. Hay que forzar los escenarios y buscar, pronto, el desenlace. Y porque los vientos jamás habían sido tan favorables.
Hoy, frente a miles, Guaidó demostró entenderlo. Demuestra, nuevamente, estar a la altura. Y entonces, ante la urgencia y la criminal tesitura, esbozó un discurso concentrado en la posibilidad de solicitar una misión militar foránea en Venezuela para ponerle punto final al drama. No corresponde otra cosa.
“Enfocados en el objetivo -y van a venir días duros por culpa del régimen- toca el 233, el 333 y el artículo 187, cuando llegue el momento”, dijo. La gente aplaudió al escuchar uno-ocho-siete. Este artículo, de la Constitución, en su punto 11, reza lo siguiente: “A la Asamblea Nacional le corresponde autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país”. Es la gran herramienta que debe proseguir, luego de los otros artículos mencionados por el presidente Juan Guaidó.
Ha sido la voluntad rastrera de la dictadura de doblegar a los ciudadanos a través de la destrucción de todos los servicios. Hoy aparentan ganar con este nuevo asedio, que se perfila más letal y cruel que cualquier otro. Aquí no hay ineptitud ni torpeza ni ha sido Marco Rubio. Es la perfidia, la intención y el deseo de ver sufrir a la gente que aún resiste.
Pero Venezuela no aguanta. Los venezolanos en Venezuela y fuera de ella, tampoco. Esto no tiene nombre. Cuanta línea roja se traza, Maduro la traspasa. ¿Cuál será la última?

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Muerte y terror: una pesadilla sin fin

Millones de habitantes, ricos, pobres, negros, blancos, niños, ancianos, todos, oprimidos por 
la barbarie chavista.
 

Por Orlando Avendaño
Periodista venezolano. Nota de infobae.com

Va ya una semana sin luz en toda Venezuela. Es una tragedia. Una verdadera tragedia. Y ello porque muere gente. En los hospitales no hay electricidad y, según cifras hasta el momento -seguro austeras para lo que será el conteo final-, van cerca de 100 muertos. Aunque son números oficiales, ofrecidos por el diputado José Manuel Olivares, información extraoficial sugiere que las víctimas mortales de este apagón superan las trescientas.
Se preguntaba la líder venezolana María Corina Machado: “¿Y los bebés en las incubadoras? ¿Y los pacientes en terapia intensiva? ¿Y quienes requieren diálisis hoy? ¿Y los que necesitan mantener refrigerado su tratamiento de quimioterapia?”. 
Yo tengo varios días de que no me comunico con mis familiares. Duele. Duele bastante. Porque uno no sabe qué ocurre y allá, en Venezuela, nada bueno pasa. Lo último que me dijo un amigo fue: “Nos cuesta comunicarnos. No hay acceso a datos móviles. No soporto este nivel de desinformación. No sé nada, no sé de nadie y me estoy volviendo loco”. Todos nos estamos volviendo locos. Esto es inhumano. Nicolás Maduro y su combo son unos desalmados. Tipos crueles cuya gran victoria ha sido someter a todo un país. Millones de habitantes, ricos, pobres, negros, blancos, niños, ancianos, todos, oprimidos por la barbarie chavista.
La oposición protestó en Caracas, pero ya no hay tanta fuerza. Fueron movilizaciones masivas aunque insuficientes. La gente lo sabe. Ya corresponde que se acelere el proceso, se dispare la tensión y desafíe el régimen y al mundo. Juan Guaidó, nuestro presidente legítimo, ha logrado imponer su agenda y debe continuar tutelando el proceso. El siguiente paso debe ser ensordecedor, lo contrario no lo perdonará la gente.
Venezuela sufre ahora, por demasiadas horas, el terror de no comunicarse con sus hijos. También de saber que cientos están muriendo en la oscuridad. Esta tragedia hay que pararla. Hay que forzar los escenarios y buscar, pronto, el desenlace. Y porque los vientos jamás habían sido tan favorables.
Hoy, frente a miles, Guaidó demostró entenderlo. Demuestra, nuevamente, estar a la altura. Y entonces, ante la urgencia y la criminal tesitura, esbozó un discurso concentrado en la posibilidad de solicitar una misión militar foránea en Venezuela para ponerle punto final al drama. No corresponde otra cosa.
“Enfocados en el objetivo -y van a venir días duros por culpa del régimen- toca el 233, el 333 y el artículo 187, cuando llegue el momento”, dijo. La gente aplaudió al escuchar uno-ocho-siete. Este artículo, de la Constitución, en su punto 11, reza lo siguiente: “A la Asamblea Nacional le corresponde autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país”. Es la gran herramienta que debe proseguir, luego de los otros artículos mencionados por el presidente Juan Guaidó.
Ha sido la voluntad rastrera de la dictadura de doblegar a los ciudadanos a través de la destrucción de todos los servicios. Hoy aparentan ganar con este nuevo asedio, que se perfila más letal y cruel que cualquier otro. Aquí no hay ineptitud ni torpeza ni ha sido Marco Rubio. Es la perfidia, la intención y el deseo de ver sufrir a la gente que aún resiste.
Pero Venezuela no aguanta. Los venezolanos en Venezuela y fuera de ella, tampoco. Esto no tiene nombre. Cuanta línea roja se traza, Maduro la traspasa. ¿Cuál será la última?