Abordaje alternativo de los conflictos humanos
ellitoral.com.ar

Sabado 25 de Mayo de 2019 CORRIENTES12°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $43,80

Dolar Venta: $45,80

Abordaje alternativo de los conflictos humanos

Las constelaciones familiares son desarrolladas hasta la actualidad por Bert Hellinger, nacido en 1925 en Alemania. Con sus 93 años sigue investigando y compartiendo sus comprensiones acerca de la evolución del trabajo con esta herramienta usada en todo el mundo y aplicada a diferentes ámbitos: educación, salud, organizaciones, empresas, justicia. 
 

imagen_1

Por Fabiana Satto 
Colaboración Especial

El trabajo de constelaciones familiares está basado en un abordaje fenomenológico, filosófico y sistémico que le ha permitido a Bert Hellinger interpretar principios que actúan con fuerza de ley en las relaciones y vínculos humanos. El llamó órdenes del amor a esas leyes sistémicas. Esos principios están al servicio del orden, y estos al servicio del amor. Ambos al servicio de la vida que siempre se abre camino incesantemente, cual río que fluye desde su nacimiento hasta su desembocadura, siempre en una dirección. El profesional formado para facilitar las constelaciones familiares se llama constelador. Dicha persona desarrolla su trabajo con constelaciones de manera grupal o individual o ayudando a comprender los órdenes del amor en la vida cotidiana.

El constelador
La capacitación como constelador requiere un proceso de trabajo de la persona sobre sí misma, no es una formación puramente intelectual. El individuo debe abordar su propia biografía, los vínculos familiares ancestrales y actuales. También disponerse a un continuo aprendizaje y desarrollo personal.  Si el constelador tiene un campo de acción básico (por ejemplo, un médico, psicólogo, kinesiólogo, docente, juez, etc.) podrá aplicar ese conocimiento sistémico aplicado a dicho campo. Por ejemplo, un docente en las aulas, con sus alumnos, con la escuela como sistema, generando mayor armonía en los grupos, predisponiendo a un mayor y más fructífero aprendizaje. El trabajo sutil en las aulas con los alumnos tiene un impacto directo sobre las familias, sean como sean las familias. 
Las constelaciones familiares se han ido aplicando y desarrollando en casi todos los ámbitos humanos. En el ámbito de la justicia, las llamadas constelaciones jurídicas. En el área de la salud: la Medicina Sistémica permite acompañar a los pacientes con una mirada que le aporta mayor amplitud, profundidad y significado al tema de salud que le está afectando. Muchos consteladores ofrecen consultas individuales para desplegar un tema que la persona traiga y abordarlo desde este enfoque sistémico. Promoviéndose en general un movimiento que aporte nuevas soluciones.

Los talleres
Los talleres de constelaciones familiares son grupales. Allí el abordaje es más fenomenológico que teórico, donde se despliegan dinámicas ocultas, invisibles hasta ese momento, por ser inconscientes la mayoría de las veces. Durante el desarrollo de la capacitación se generan movimientos hacia las soluciones posibles en sintonía con movimientos profundos del inconsciente familiar llamados por Bert Hellinger: movimientos del alma y movimientos del espíritu. Nada tiene que ver esto con religiones o sectas, son movimientos terapéuticos que restablecen un orden y una coherencia a nivel emocional, mental, relacional y físico. 

La familia como sistema o red familiar
En su trabajo Bert Hellinger descubrió que estas leyes abarcan y tienen efecto, no solo sobre los miembros consanguíneos de una familia o clan, sino también sobre otras personas ajenas a las familias que hayan tenido con miembros de esta un intercambio favorable o desfavorable. Dichas personas benefactoras o perpetradoras sobre un sistema también pertenecen a él. Por eso todo este sistema va más allá de la familia consanguínea y recibe el nombre de red familiar. Esos hechos vinculantes, que generalmente fueron fuertes, traumáticos, ligan a las personas y sus descendientes hasta producir una compensación. Así se ve afectado el libre desenvolvimiento de la familia, produciéndose repeticiones de dinámicas profundas e inconscientes. De esta forma, el inconsciente familiar muestra la necesidad de los miembros pertenecientes a la red, de mirar algo, incluir, reconciliar, unir, etc. Para que la vida, el amor, la salud y la prosperidad puedan fluir nuevamente 

Ordenes y fuerzas del amor
Los órdenes del amor son tres principalmente que actúan con fuerza de ley en los sistemas humanos.

1. La pertenencia y vinculación: mediante la cual el inconsciente familiar se asegura de que cada miembro de la red, vinculado mediante lazos sanguíneos o hechos vinculantes, tenga su lugar de pertenencia reconocido, más allá de su mérito moral. Si un miembro de la red es excluido, el guion de vida será representado y repetido por un posgénito, mediante una lealtad inconsciente y un mecanismo arcaico de compensación, llamado “amor ciego”. Muchas veces son excluidos de los sistemas, los bebés no nacidos, los niños muertos tempranamente, los hechos traumáticos, como por ejemplo abusos, violaciones, estafas, asesinatos, guerras, etc.

2. La jerarquía en el tiempo: los que estuvieron antes en el sistema son los mayores y necesitan ser reconocidos en el exacto lugar que ocuparon, si esto no sucede, un miembro más pequeño “ocupa el lugar” del no reconocido y se implica en dinámicas inconscientes con aquel/aquella. Por ejemplo, las primeras parejas de uno mismo o de nuestros padres y abuelos deben tener el reconocimiento del lugar que ocuparon en esa red y que dieron lugar a las siguientes parejas de la cual nosotros venimos. También los hijos no nacidos, generalmente no se cuentan en la línea de hermanos. Así una pareja que tuvo un aborto espontáneo o provocado y luego dos hijos vivos, se refiere a ellos dos como los únicos, dando al primer hijo vivo el lugar de hijo mayor, obviando y muchas veces sin hacer duelo del hijo no nacido. Esto provoca una dinámica inconsciente de que el primer hijo vivo ocupa el lugar del hermano abortado, lo que a la vez trae consecuencias de desvitalización para su vida. 

 3. Equilibrio en el intercambio. El dar y el tomar tienen un peso muy importante en las relaciones. Es asimétrico entre padres e hijos. Donde los padres biológicos dan la vida y esto jamás podrá ser devuelto o compensado. También están los padres adoptivos o de crianza que dieron cuidados y atención al más pequeño. Los más pequeños se sienten en deuda siempre y deben renunciar a compensar, solo les queda reconocer y agradecer profundamente todo lo recibido, sea esto negativo o positivo, todo deber ser reconocido. Esto trae una nueva fuerza y bienestar, así esa persona crece y puede dar a sus hijos, alumnos o sobrinos. 

¿Qué es un sistema? 
Un sistema se define como una entidad con límites y con partes interrelacionadas e interdependientes cuya suma es mayor a la suma de sus partes. El cambio de una parte del sistema afecta a las demás y, con esto, al sistema completo, generando patrones predecibles de comportamiento. El crecimiento positivo y la adaptación de un sistema dependen de cómo se ajuste este a su entorno. Los sistemas existen para cumplir un propósito común (una función) que también contribuye al mantenimiento del sistema y a evitar sus fallos (Teoría General de los Sistemas).

¿Te gustó la nota?

AUTOR

Bert Hellinger nació en un hogar católico, fue pupilo en un colegio desde los 10 años. A los 17, fue obligado a ir al frente de batalla y a los 20 decidió ir como misionero a Africa. Allí desarrolló trabajos grupales y recibió gran influencia de los zulúes, con quienes vivió 16 años. Ya era filósofo, pedagogo y teólogo, y cuando regresó a Europa, tras renunciar a la institución religiosa, se formó en Psicoanálisis, Gestalt, Transaccional, Programación Neurolingüística, entre otros asuntos y decidió trabajar sistémicamente, aunque sin dejar todo el bagaje de comprensiones y experiencias que tenía con su trabajo terapéutico con familias y parejas principalmente. Desde entonces avanza con la propuesta de las constelaciones familiares.

Comentarios
Logo

Abordaje alternativo de los conflictos humanos

Las constelaciones familiares son desarrolladas hasta la actualidad por Bert Hellinger, nacido en 1925 en Alemania. Con sus 93 años sigue investigando y compartiendo sus comprensiones acerca de la evolución del trabajo con esta herramienta usada en todo el mundo y aplicada a diferentes ámbitos: educación, salud, organizaciones, empresas, justicia. 
 

Por Fabiana Satto 
Colaboración Especial

El trabajo de constelaciones familiares está basado en un abordaje fenomenológico, filosófico y sistémico que le ha permitido a Bert Hellinger interpretar principios que actúan con fuerza de ley en las relaciones y vínculos humanos. El llamó órdenes del amor a esas leyes sistémicas. Esos principios están al servicio del orden, y estos al servicio del amor. Ambos al servicio de la vida que siempre se abre camino incesantemente, cual río que fluye desde su nacimiento hasta su desembocadura, siempre en una dirección. El profesional formado para facilitar las constelaciones familiares se llama constelador. Dicha persona desarrolla su trabajo con constelaciones de manera grupal o individual o ayudando a comprender los órdenes del amor en la vida cotidiana.

El constelador
La capacitación como constelador requiere un proceso de trabajo de la persona sobre sí misma, no es una formación puramente intelectual. El individuo debe abordar su propia biografía, los vínculos familiares ancestrales y actuales. También disponerse a un continuo aprendizaje y desarrollo personal.  Si el constelador tiene un campo de acción básico (por ejemplo, un médico, psicólogo, kinesiólogo, docente, juez, etc.) podrá aplicar ese conocimiento sistémico aplicado a dicho campo. Por ejemplo, un docente en las aulas, con sus alumnos, con la escuela como sistema, generando mayor armonía en los grupos, predisponiendo a un mayor y más fructífero aprendizaje. El trabajo sutil en las aulas con los alumnos tiene un impacto directo sobre las familias, sean como sean las familias. 
Las constelaciones familiares se han ido aplicando y desarrollando en casi todos los ámbitos humanos. En el ámbito de la justicia, las llamadas constelaciones jurídicas. En el área de la salud: la Medicina Sistémica permite acompañar a los pacientes con una mirada que le aporta mayor amplitud, profundidad y significado al tema de salud que le está afectando. Muchos consteladores ofrecen consultas individuales para desplegar un tema que la persona traiga y abordarlo desde este enfoque sistémico. Promoviéndose en general un movimiento que aporte nuevas soluciones.

Los talleres
Los talleres de constelaciones familiares son grupales. Allí el abordaje es más fenomenológico que teórico, donde se despliegan dinámicas ocultas, invisibles hasta ese momento, por ser inconscientes la mayoría de las veces. Durante el desarrollo de la capacitación se generan movimientos hacia las soluciones posibles en sintonía con movimientos profundos del inconsciente familiar llamados por Bert Hellinger: movimientos del alma y movimientos del espíritu. Nada tiene que ver esto con religiones o sectas, son movimientos terapéuticos que restablecen un orden y una coherencia a nivel emocional, mental, relacional y físico. 

La familia como sistema o red familiar
En su trabajo Bert Hellinger descubrió que estas leyes abarcan y tienen efecto, no solo sobre los miembros consanguíneos de una familia o clan, sino también sobre otras personas ajenas a las familias que hayan tenido con miembros de esta un intercambio favorable o desfavorable. Dichas personas benefactoras o perpetradoras sobre un sistema también pertenecen a él. Por eso todo este sistema va más allá de la familia consanguínea y recibe el nombre de red familiar. Esos hechos vinculantes, que generalmente fueron fuertes, traumáticos, ligan a las personas y sus descendientes hasta producir una compensación. Así se ve afectado el libre desenvolvimiento de la familia, produciéndose repeticiones de dinámicas profundas e inconscientes. De esta forma, el inconsciente familiar muestra la necesidad de los miembros pertenecientes a la red, de mirar algo, incluir, reconciliar, unir, etc. Para que la vida, el amor, la salud y la prosperidad puedan fluir nuevamente 

Ordenes y fuerzas del amor
Los órdenes del amor son tres principalmente que actúan con fuerza de ley en los sistemas humanos.

1. La pertenencia y vinculación: mediante la cual el inconsciente familiar se asegura de que cada miembro de la red, vinculado mediante lazos sanguíneos o hechos vinculantes, tenga su lugar de pertenencia reconocido, más allá de su mérito moral. Si un miembro de la red es excluido, el guion de vida será representado y repetido por un posgénito, mediante una lealtad inconsciente y un mecanismo arcaico de compensación, llamado “amor ciego”. Muchas veces son excluidos de los sistemas, los bebés no nacidos, los niños muertos tempranamente, los hechos traumáticos, como por ejemplo abusos, violaciones, estafas, asesinatos, guerras, etc.

2. La jerarquía en el tiempo: los que estuvieron antes en el sistema son los mayores y necesitan ser reconocidos en el exacto lugar que ocuparon, si esto no sucede, un miembro más pequeño “ocupa el lugar” del no reconocido y se implica en dinámicas inconscientes con aquel/aquella. Por ejemplo, las primeras parejas de uno mismo o de nuestros padres y abuelos deben tener el reconocimiento del lugar que ocuparon en esa red y que dieron lugar a las siguientes parejas de la cual nosotros venimos. También los hijos no nacidos, generalmente no se cuentan en la línea de hermanos. Así una pareja que tuvo un aborto espontáneo o provocado y luego dos hijos vivos, se refiere a ellos dos como los únicos, dando al primer hijo vivo el lugar de hijo mayor, obviando y muchas veces sin hacer duelo del hijo no nacido. Esto provoca una dinámica inconsciente de que el primer hijo vivo ocupa el lugar del hermano abortado, lo que a la vez trae consecuencias de desvitalización para su vida. 

 3. Equilibrio en el intercambio. El dar y el tomar tienen un peso muy importante en las relaciones. Es asimétrico entre padres e hijos. Donde los padres biológicos dan la vida y esto jamás podrá ser devuelto o compensado. También están los padres adoptivos o de crianza que dieron cuidados y atención al más pequeño. Los más pequeños se sienten en deuda siempre y deben renunciar a compensar, solo les queda reconocer y agradecer profundamente todo lo recibido, sea esto negativo o positivo, todo deber ser reconocido. Esto trae una nueva fuerza y bienestar, así esa persona crece y puede dar a sus hijos, alumnos o sobrinos. 

¿Qué es un sistema? 
Un sistema se define como una entidad con límites y con partes interrelacionadas e interdependientes cuya suma es mayor a la suma de sus partes. El cambio de una parte del sistema afecta a las demás y, con esto, al sistema completo, generando patrones predecibles de comportamiento. El crecimiento positivo y la adaptación de un sistema dependen de cómo se ajuste este a su entorno. Los sistemas existen para cumplir un propósito común (una función) que también contribuye al mantenimiento del sistema y a evitar sus fallos (Teoría General de los Sistemas).