ellitoral.com.ar

Sabado 24de Agosto de 2019CORRIENTES10°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$53,00

Dolar Venta:$57,00

Bondad ¿cuál?

Por José Ceschi

 ¡Buen día! Resulta difícil definir la bondad. Es un concepto ambiguo y son muchas veces las circunstancias concretas las que ayudan a precisar la idea. Ambrose Bierce comentaba, no sin una cuota de humor negro: “Todo es relativo. Si se dice de algo que es bueno para comer, lo es un gusano para el sapo, un sapo para la serpiente, una serpiente para el cerdo, un cerdo para el hombre, el hombre para el gusano...”.
Refiriéndonos concretamente a las personas, el brasileño Luis Homero en su librito “Encuentro”, nos acerca una reflexión para tenerse en cuenta: “No existe nadie tan bueno que no tenga defectos ni nadie tan malo que no tenga virtudes. Los que adulan a unos, destacando solamente sus virtudes y condenan a otros viendo únicamente sus defectos, están simplemente perjudicando a ambos”. Por otro lado, en el decir de Spencer, “nadie es tan bueno como cree, ni tan malo como creen los demás”. A lo que podríamos agregar: muchísimas veces la gente que nos quiere de verdad nos considera más buenos de lo que somos”.
No obstante ¡qué bueno que exista la bondad! La genuina, la que brota del corazón generoso, que se identifica plenamente con el amor bien entendido. Qué bueno que exista la fuerza de la bondad, tal como lo señala el gran hombre bueno que fue Alberto Schweitzer:
“En esta época en que la fuerza vestida de mentiras impera más siniestramente que nunca en el trono del mundo, sigo sin embargo convencido de que la verdad, el amor, el deseo de paz, el buen carácter y la bondad constituyen una fuerza más poderosa que todas las fuerzas materiales. Suyo será el mundo cuando haya bastantes seres humanos capaces de pensar y vivir con pureza, con energía y constancia en la idea del amor, de la verdad, de la paz y la tolerancia.
La violencia ordinaria lleva en sí misma su limitación, porque origina una violencia contraria. En cambio la bondad obra simplemente y constantemente”. 

¡Hasta mañana!

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Bondad ¿cuál?

Por José Ceschi

 ¡Buen día! Resulta difícil definir la bondad. Es un concepto ambiguo y son muchas veces las circunstancias concretas las que ayudan a precisar la idea. Ambrose Bierce comentaba, no sin una cuota de humor negro: “Todo es relativo. Si se dice de algo que es bueno para comer, lo es un gusano para el sapo, un sapo para la serpiente, una serpiente para el cerdo, un cerdo para el hombre, el hombre para el gusano...”.
Refiriéndonos concretamente a las personas, el brasileño Luis Homero en su librito “Encuentro”, nos acerca una reflexión para tenerse en cuenta: “No existe nadie tan bueno que no tenga defectos ni nadie tan malo que no tenga virtudes. Los que adulan a unos, destacando solamente sus virtudes y condenan a otros viendo únicamente sus defectos, están simplemente perjudicando a ambos”. Por otro lado, en el decir de Spencer, “nadie es tan bueno como cree, ni tan malo como creen los demás”. A lo que podríamos agregar: muchísimas veces la gente que nos quiere de verdad nos considera más buenos de lo que somos”.
No obstante ¡qué bueno que exista la bondad! La genuina, la que brota del corazón generoso, que se identifica plenamente con el amor bien entendido. Qué bueno que exista la fuerza de la bondad, tal como lo señala el gran hombre bueno que fue Alberto Schweitzer:
“En esta época en que la fuerza vestida de mentiras impera más siniestramente que nunca en el trono del mundo, sigo sin embargo convencido de que la verdad, el amor, el deseo de paz, el buen carácter y la bondad constituyen una fuerza más poderosa que todas las fuerzas materiales. Suyo será el mundo cuando haya bastantes seres humanos capaces de pensar y vivir con pureza, con energía y constancia en la idea del amor, de la verdad, de la paz y la tolerancia.
La violencia ordinaria lleva en sí misma su limitación, porque origina una violencia contraria. En cambio la bondad obra simplemente y constantemente”. 

¡Hasta mañana!