Viernes 09de Diciembre de 2022CORRIENTES47°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$168,0

Dolar Venta:$176,0

Viernes 09de Diciembre de 2022CORRIENTES47°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$168,0

Dolar Venta:$176,0

/Ellitoral.com.ar/ Sociedad

La fiesta de San Juan Bautista cerró entre luminarias y un nuevo mensaje pro vida

Se renovaron los rituales culturales y el arzobispo, monseñor Andrés Stanovnik, brindó una homilía con un marcado sentido de defensa al niño por nacer. 

La celebración litúrgica de San Juan Bautista, que comenzó el domingo y finalizó anoche, retomó su impronta popular con un festejo masivo que se dividió en dos jornadas unificadas por la solemnidad al patrono de la ciudad y la renovación de los tradicionales rituales culturales, como la quema de muñecos y las luminarias.

Por el día litúrgico, las ceremonias religiosas centrales se realizaron ayer con una misa presidida por el arzobispo, monseñor Andrés Stanovnik y la tradicional procesión con antorchas.

En cada uno de esos gestos el obispo recordó al patrono de la ciudad, San Juan Bautista, resaltando los rasgos históricos y culturales de la fecha. Sin embargo, a diferencia de otros años, cada uno de los fundamentos brindados tuvieron un marcado mensaje pro vida. 

De hecho, en medio de la homilía, monseñor Stanovnik señaló: “Es siempre más razonable pensar cómo coordinar los esfuerzos entre todos para salvar ‘las dos vidas’, que permanecer enfrascados en una irracional confrontación por el sí o por el no. No terminamos de superar el círculo vicioso de confrontación que, a fin de cuentas, aumenta el espiral de violencia”. 

En tanto que, al inicio de la misa, el arzobispo resaltó la figura de San Juan Bautista patrono de la ciudad, diciendo: “Mientras nacía esta ciudad a orillas del majestuoso río Paraná fue bautizada cristiana y puesta bajo la protección de este gran santo. A él y a la fe de los católicos que fundaron esta ciudad, le debemos nuestro reconocimiento y gratitud por existir”.

Al recordar el origen del pueblo correntino, agradeció el “nacimiento cristiano” que tuvo e inmediatamente el obispo agregó que “la cultura de la muerte no forma parte de la naturaleza humana, es algo extraño que se ha metido en el corazón del hombre provocándole mucha tristeza y desolación. Definitivamente, no fuimos creados para la muerte, sino para la vida, a pesar de que debamos atravesar por ella”.

Cultura

Las raíces culturales se renuevan en cada celebración de San Juan Bautista, de hecho los diferentes rituales cada año tienen una masiva participación.

En ese sentido, en vísperas al día litúrgico el festival chamamecero del domingo reunió a una multitud de personas que protagonizaron las ceremonias, tan es así que varias familias participaron de la quema de cuatro grandes muñecos y una veintena de fieles se unieron al paso de fe del Tatá Yehasá (ver recuadro).

Estas actividades fueron explicadas por monseñor y también fueron relacionadas con la “cultura de la vida”. Al respecto, Stanovnik dijo: “El muñeco, que representa la no vida, lo quemamos porque no nos sentimos identificados con él. A nadie se le ocurriría tirar a ese fuego a una persona que nos resulte molesta, ya se trate de una no nacida o de una con años de vida. Por el contrario, en ese fuego echamos las oscuras tendencias que nos conducen al maltrato y desprecio del otro. Arrojamos todo aquello que nos impide acercarnos, dialogar y ponernos de acuerdo para progresar juntos y atender prioritariamente a los más indefensos”.

Al ritual del Tatá Yehasá, lo definió como “una acción valiente y arriesgada que desafía el peligro de caminar sobre las brasas. Audacia y fervor se necesitan para enfrentar la adversidad. Santo es el que, unido a Jesús, no teme arriesgar su vida para salvar la de otros con la profunda convicción de que, por ese camino, salva también la suya”.

Por otra parte, sobre la procesión con antorchas resaltó que “Jesús es la ‘luminaria’ para cada uno y para la vida de nuestro pueblo”.

Para cerrar con su mensaje, el arzobispo realizó una oración en la que solicitó: “Que nuestro Santo Patrono nos proteja del peligro de perder la memoria y dejarnos seducir por quienes pretenden deconstruirnos mal para hacernos funcionales a intereses que no miran el bien de nuestra gente, sino a los suyos propios”. “Que San Juan Bautista bendiga a nuestros gobernantes y a todo el pueblo que fue puesto bajo su protección”, concluyó.

Una vez que culminó la misa, la festividad continuó con la tradicional procesión con antorchas y finalizó con un concierto brindado por la Orquesta filarmónica estudiantil de la provincia.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error