Consumo: crece la búsqueda de ofertas y la comparación de precios en góndolas
ellitoral.com.ar

Martes 16de Julio de 2019CORRIENTES11°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$41,40

Dolar Venta:$43,40

Consumo: crece la búsqueda de ofertas y la comparación de precios en góndolas

En medio del alza de los importes se intensifica la pesquisa de promociones y las primeras marcas pasaron a ser un lujo para muchos.
 

Francisco “En los últimos meses dejé de comprar carne porque cada vez que iba a la carnicería estaba más cara. No siempre es por el dólar”.
Ramona “Todo está mucho más caro.  Recorro varios negocios y voy pidiendo de cada uno lo que esté más económico. Camino todo el barrio si es necesario”.
Aylén “Me sorprendió ver un yogur bebible, que ahora viene más chico y aun así está más caro. En esos casos prefiero no comprar”.

Los hábitos de consumo fueron mutando al ritmo de los vaivenes económicos y, mientras en el primer semestre los alimentos se dispararon hasta un 55%, en las góndolas locales se acentuó la búsqueda de ofertas. Así lo indicaron a El Litoral varias personas que fueron consultadas mientras realizaban sus compras.
 “Todo está mucho más caro. Cada vez que vamos al supermercado notamos cambios en los precios. Por eso dejé de comprar todo en un mismo lugar, ahora recorro varios negocios y voy pidiendo de cada uno lo que esté más económico. Camino todo el barrio si es necesario”, expresó Ramona a este medio. 
Esa estrategia de ahorro resume lo expresado por varios encuestados, de hecho la mayoría también coincidió en que invierte más tiempo cotejando el gasto que implicará comprar en un negocio u otro. Como consecuencia de ello, más allá de la calidad que pueda prometer el packaging de un producto, a la hora de hacer una compra prima lo más económico.
Sobre este punto, Claudia comentó: “Antes de gastar analizo los precios de todo. Sólo los lácteos siempre los busco en el mismo mercado porque sé que están un poco más baratos, el resto de los productos voy consiguiendo cuando veo ofertas”. En esa misma línea se expresó Mabel, quien dijo: “Casualmente los bienes esenciales son los que más subieron. Las verduras, los lácteos y alimentos en general. Por eso siempre comparo gastos, dependiendo de eso compro donde convenga, pero eso sí hay que tener cuidado con los vencimientos”.
La comparación de costos entre supermercados no es un tema menor, de hecho se pudo detectar una importante disparidad de precios entre supermercados. Concretamente en el último relevamiento de precios (que El Litoral realiza todos los meses) una misma canasta básica con 10 productos que en un autoservicio chino costaba $820, en un hipermercado valía $921 y en un supermercado local $966.
Además, comenzaron a aparecer productos de marcas determinadas que redujeron el tamaño de sus envases. “Me sorprendió ver que el yogur bebible cada vez es más chico, y aun así está más caro”, afirmó Aylén. A su lado Micaela agregó: “Lo mismo sucede con el edulcorante, cada vez viene en sobres más chicos. En esos caso sólo compró el más pequeño cuando es fin de mes y debo gastar lo menos posible para llegar”.
Costos
Durante el primer semestre, en las góndolas locales los alimentos se dispararon hasta un 55%, esto se pudo corroborar en el marco de un relevamiento de precios que viene realizando este matutino en supermercados de la ciudad. Además, en los últimos meses se detectaron subas de hasta un 10% en algunos bienes esenciales, como la leche y la yerba.
En este escenario de costos, algunos entrevistados afirmaron que comenzaron a rescindir de algunos productos momentáneamente. “En los últimos meses dejé de comprar carne porque cada vez que iba a la carnicería estaba más cara. Además, por ejemplo, el ajo que costaba $8 ahora está a $25, es demasiado. Esta vez no me pueden decir que esto es por el dólar porque sé que se mantuvo”, dijo Francisco.
Asimismo, en medio de la consulta pública, Vanesa indicó que “dejé de comprar golosinas porque subieron muchísimo en el último mes. Lo único que sigo comprando, a pesar de las subas, es la leche, porque no quiero bajar la calidad por mi hijo”. 
Por su parte, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) en el informe de junio daba cuenta de que las ventas en cantidades bajaron un 8,1% en el año y acumulan un descenso del 6,8% en el primer semestre. “Las marcas de inferior calidad fueron muy buscadas en los almacenes”, señala la Came. Al respecto, muchos entrevistados coincidieron en que las primeras marcas pasaron a ser consideradas un lujo.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Consumo: crece la búsqueda de ofertas y la comparación de precios en góndolas

En medio del alza de los importes se intensifica la pesquisa de promociones y las primeras marcas pasaron a ser un lujo para muchos.
 

Los hábitos de consumo fueron mutando al ritmo de los vaivenes económicos y, mientras en el primer semestre los alimentos se dispararon hasta un 55%, en las góndolas locales se acentuó la búsqueda de ofertas. Así lo indicaron a El Litoral varias personas que fueron consultadas mientras realizaban sus compras.
 “Todo está mucho más caro. Cada vez que vamos al supermercado notamos cambios en los precios. Por eso dejé de comprar todo en un mismo lugar, ahora recorro varios negocios y voy pidiendo de cada uno lo que esté más económico. Camino todo el barrio si es necesario”, expresó Ramona a este medio. 
Esa estrategia de ahorro resume lo expresado por varios encuestados, de hecho la mayoría también coincidió en que invierte más tiempo cotejando el gasto que implicará comprar en un negocio u otro. Como consecuencia de ello, más allá de la calidad que pueda prometer el packaging de un producto, a la hora de hacer una compra prima lo más económico.
Sobre este punto, Claudia comentó: “Antes de gastar analizo los precios de todo. Sólo los lácteos siempre los busco en el mismo mercado porque sé que están un poco más baratos, el resto de los productos voy consiguiendo cuando veo ofertas”. En esa misma línea se expresó Mabel, quien dijo: “Casualmente los bienes esenciales son los que más subieron. Las verduras, los lácteos y alimentos en general. Por eso siempre comparo gastos, dependiendo de eso compro donde convenga, pero eso sí hay que tener cuidado con los vencimientos”.
La comparación de costos entre supermercados no es un tema menor, de hecho se pudo detectar una importante disparidad de precios entre supermercados. Concretamente en el último relevamiento de precios (que El Litoral realiza todos los meses) una misma canasta básica con 10 productos que en un autoservicio chino costaba $820, en un hipermercado valía $921 y en un supermercado local $966.
Además, comenzaron a aparecer productos de marcas determinadas que redujeron el tamaño de sus envases. “Me sorprendió ver que el yogur bebible cada vez es más chico, y aun así está más caro”, afirmó Aylén. A su lado Micaela agregó: “Lo mismo sucede con el edulcorante, cada vez viene en sobres más chicos. En esos caso sólo compró el más pequeño cuando es fin de mes y debo gastar lo menos posible para llegar”.
Costos
Durante el primer semestre, en las góndolas locales los alimentos se dispararon hasta un 55%, esto se pudo corroborar en el marco de un relevamiento de precios que viene realizando este matutino en supermercados de la ciudad. Además, en los últimos meses se detectaron subas de hasta un 10% en algunos bienes esenciales, como la leche y la yerba.
En este escenario de costos, algunos entrevistados afirmaron que comenzaron a rescindir de algunos productos momentáneamente. “En los últimos meses dejé de comprar carne porque cada vez que iba a la carnicería estaba más cara. Además, por ejemplo, el ajo que costaba $8 ahora está a $25, es demasiado. Esta vez no me pueden decir que esto es por el dólar porque sé que se mantuvo”, dijo Francisco.
Asimismo, en medio de la consulta pública, Vanesa indicó que “dejé de comprar golosinas porque subieron muchísimo en el último mes. Lo único que sigo comprando, a pesar de las subas, es la leche, porque no quiero bajar la calidad por mi hijo”. 
Por su parte, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) en el informe de junio daba cuenta de que las ventas en cantidades bajaron un 8,1% en el año y acumulan un descenso del 6,8% en el primer semestre. “Las marcas de inferior calidad fueron muy buscadas en los almacenes”, señala la Came. Al respecto, muchos entrevistados coincidieron en que las primeras marcas pasaron a ser consideradas un lujo.