ellitoral.com.ar

Domingo 15 de Septiembre de 2019 CORRIENTES27°Pronóstico Extendido clima_sol_noche

Dolar Compra: $54,25

Dolar Venta: $57,50

El Presidente y Valdés bajaron línea a los dirigentes: “Hay que defender esto”

Luego del capítulo institucional de su visita a Corrientes para la apertura 
del puente internacional sobre la represa de Yacyretá, encabezó una reunión política con el Gobernador, intendentes, viceintendentes, ministros y legisladores de la provincia.
 

 Tras la apertura del paso internacional sobre la represa Yacyretá, el presidente Mauricio Macri encabezó un pequeño acto de arenga para los dirigentes de ECO+Juntos por el Cambio. Antes, durante la mañana, el gobernador Gustavo Valdés había hecho lo propio en Ituzaingó.
Macri aprovechó la inauguración del Museo de Ituzaingó para hablarle a los dirigentes, intendentes, concejales y legisladores de la alianza oficialista. 
“Nos pidió defender lo logrado. Dijo que sabía que la cuestión económica no estaba bien, pero que también era cierto que teníamos un país distinto. Que había que seguir trabajando por esto, que sí se podía”, explicó a El Litoral el presidente de la Cámara de Diputados, Pedro Cassani (ELI), quien participó del encuentro. 
“Hay que cuidar todas las mejoras que logramos y no olvidarnos de que sólo estamos para generar un mejor futuro para le gente”, reiteró. 
El encuentro fue en el Museo Lagraña de la ciudad correntina, el Presidente encabezó un breve encuentro con el mandatario provincial, intendentes y vice, con los lineamientos para lo que resta hasta las elecciones del 27 de octubre en la agenda.
Fuentes que participaron en la reunión la calificaron como “cerrada” y destacaron el mensaje de Macri, al que lo enmarcaron en una arenga y el saludo para impulsar la campaña en el territorio.
El radicalismo provincial se ensambla así al protagonismo que recobra ese espacio en la campaña nacional por la reelección del Presidente, que acude a la elección de octubre junto al peronista Miguel Pichetto como compañero de fórmula.
Pero no todo fue color de rosas, ya que la guardia presidencial no le permitió el ingreso a algunos dirigentes. El más molesto fue el senador Noel Breard, quien no se guardó nada y expresó su reclamo a los cuatro vientos.
“Está 15 puntos abajo y la guardia presidencial no deja que se le acerque nadie. Esto no puede ser”, dijo otro socio del Gobierno también molesto.

Encuentro radical
Los intendentes radicales de toda la provincia se reunieron ayer con el gobernador Gustavo Valdés para bajar línea de cara a las elecciones del 27 de Octubre.
“Fueron 40 minutos de pura arenga. Nada que ya no hayamos escuchado. Podemos revertir los resultados de las Paso”, dijo a El Litoral Walter Chávez, intendente de Bella Vista.
Valdés se dirigió a los intendentes, antes lo hizo el presidente de la UCR, Ricardo Colombi y en representación de los jefes comunales  habló Ignacio Osella, de Goya.
La campaña fue el principal tema de la agenda.
Distante fue la visión del intendente de Capital, Eduardo Tassano: “Fue una reunión con intendentes y viceintendentes, legisladores, autoridades del partido. Habremos sido más de 60”.
“Se hizo un análisis provincial para encarar la campaña del 27. Se revieron las virtudes, defectos y distintas aristas motivacionales. Además de un análisis de situación por zonas”, agregó.
“Fue una reunión técnica, política. No podría decir que fue arenga”, aseguró.
En tanto, el intendente de El Sombrero, Raúl González, dijo: “No fue nada nuevo a lo que ya veníamos hablando. Hay que trabajar, trabajar y trabajar territorialmente, para dar vuelta el resultado de las Paso”.
Más reuniones
Los funcionarios nacionales se reunieron en la semana con los radicales para afinar el trabajo distrito por distrito, al tiempo que el nuevo encuentro ofició de contención política a los socios del oficialismo, por los ánimos golpeados que dejaron las elecciones.
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, recibieron al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; al de Corrientes, Gustavo Valdés; al jefe del interbloque Cambiemos en Diputados, Mario Negri; al jefe del interbloque oficialista en el Senado, Luis Naidenoff; al senador Angel Rozas y al diputado José Cano. 
El objetivo del encuentro fue el de “comenzar a reorganizar la campaña en las provincias”. La UCR tendrá la misión de perseguir un doble objetivo: dar la difícil pelea por el balotaje presidencial y, sobre todo, retener distritos y asegurar la performance de las listas de legisladores nacionales. Es decir, defender los bloques legislativos, se gane o se pierda en octubre.
“Nadie trabaja para otra cosa que no sea ganar. Porque si uno pierde, pero no trabajó para ganar, nos va a ir peor”, resumieron.
Los radicales pretenden comandar la campaña en los territorios que gobiernan o donde encabezan las listas. Buscan que el proselitismo no esté centrado únicamente en “plebiscitar la gestión de Macri”, sino también en exaltar las figuras de todos los candidatos. “Hay que lograr una convergencia de las campañas”, dijo un colaborador del radicalismo.
Los radicales tuvieron un encuentro en el comité nacional para hacer un análisis territorial de la elección y encarar un trabajo de campaña, distrito por distrito. Estudiaron las listas de candidatos a legisladores para ver quiénes tienen un ingreso asegurado (si se sostiene el caudal electoral de las Paso) y qué candidatos están en una “zona de riesgo” y podrían quedar afuera del Congreso.
“Se busca tener una mejor coordinación para trabajar distrito por distrito”, señalaron. 
“Hay que analizar dónde se puede crecer, fortalecer el trabajo territorial (qué es lo que más faltó) mejorar la fiscalización y empujar las listas al Congreso”, agregó.
Los radicales reivindicaron, en las últimas horas, la creación de la Mesa de Acción Política que Mauricio Macri inauguró el lunes en Olivos junto con la Coalición Cívica. 
La UCR le reclamó al Gobierno que se elaboren más medidas y propuestas de gestión, para de ese modo reforzar la campaña. Aunque cada territorio tendrá sus particularidades, tras el encuentro, los radicales rechazaron que exista libertad de acción y hablaron de “coordinación” en todo el país.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

El Presidente y Valdés bajaron línea a los dirigentes: “Hay que defender esto”

Luego del capítulo institucional de su visita a Corrientes para la apertura 
del puente internacional sobre la represa de Yacyretá, encabezó una reunión política con el Gobernador, intendentes, viceintendentes, ministros y legisladores de la provincia.
 

 Tras la apertura del paso internacional sobre la represa Yacyretá, el presidente Mauricio Macri encabezó un pequeño acto de arenga para los dirigentes de ECO+Juntos por el Cambio. Antes, durante la mañana, el gobernador Gustavo Valdés había hecho lo propio en Ituzaingó.
Macri aprovechó la inauguración del Museo de Ituzaingó para hablarle a los dirigentes, intendentes, concejales y legisladores de la alianza oficialista. 
“Nos pidió defender lo logrado. Dijo que sabía que la cuestión económica no estaba bien, pero que también era cierto que teníamos un país distinto. Que había que seguir trabajando por esto, que sí se podía”, explicó a El Litoral el presidente de la Cámara de Diputados, Pedro Cassani (ELI), quien participó del encuentro. 
“Hay que cuidar todas las mejoras que logramos y no olvidarnos de que sólo estamos para generar un mejor futuro para le gente”, reiteró. 
El encuentro fue en el Museo Lagraña de la ciudad correntina, el Presidente encabezó un breve encuentro con el mandatario provincial, intendentes y vice, con los lineamientos para lo que resta hasta las elecciones del 27 de octubre en la agenda.
Fuentes que participaron en la reunión la calificaron como “cerrada” y destacaron el mensaje de Macri, al que lo enmarcaron en una arenga y el saludo para impulsar la campaña en el territorio.
El radicalismo provincial se ensambla así al protagonismo que recobra ese espacio en la campaña nacional por la reelección del Presidente, que acude a la elección de octubre junto al peronista Miguel Pichetto como compañero de fórmula.
Pero no todo fue color de rosas, ya que la guardia presidencial no le permitió el ingreso a algunos dirigentes. El más molesto fue el senador Noel Breard, quien no se guardó nada y expresó su reclamo a los cuatro vientos.
“Está 15 puntos abajo y la guardia presidencial no deja que se le acerque nadie. Esto no puede ser”, dijo otro socio del Gobierno también molesto.

Encuentro radical
Los intendentes radicales de toda la provincia se reunieron ayer con el gobernador Gustavo Valdés para bajar línea de cara a las elecciones del 27 de Octubre.
“Fueron 40 minutos de pura arenga. Nada que ya no hayamos escuchado. Podemos revertir los resultados de las Paso”, dijo a El Litoral Walter Chávez, intendente de Bella Vista.
Valdés se dirigió a los intendentes, antes lo hizo el presidente de la UCR, Ricardo Colombi y en representación de los jefes comunales  habló Ignacio Osella, de Goya.
La campaña fue el principal tema de la agenda.
Distante fue la visión del intendente de Capital, Eduardo Tassano: “Fue una reunión con intendentes y viceintendentes, legisladores, autoridades del partido. Habremos sido más de 60”.
“Se hizo un análisis provincial para encarar la campaña del 27. Se revieron las virtudes, defectos y distintas aristas motivacionales. Además de un análisis de situación por zonas”, agregó.
“Fue una reunión técnica, política. No podría decir que fue arenga”, aseguró.
En tanto, el intendente de El Sombrero, Raúl González, dijo: “No fue nada nuevo a lo que ya veníamos hablando. Hay que trabajar, trabajar y trabajar territorialmente, para dar vuelta el resultado de las Paso”.
Más reuniones
Los funcionarios nacionales se reunieron en la semana con los radicales para afinar el trabajo distrito por distrito, al tiempo que el nuevo encuentro ofició de contención política a los socios del oficialismo, por los ánimos golpeados que dejaron las elecciones.
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, recibieron al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; al de Corrientes, Gustavo Valdés; al jefe del interbloque Cambiemos en Diputados, Mario Negri; al jefe del interbloque oficialista en el Senado, Luis Naidenoff; al senador Angel Rozas y al diputado José Cano. 
El objetivo del encuentro fue el de “comenzar a reorganizar la campaña en las provincias”. La UCR tendrá la misión de perseguir un doble objetivo: dar la difícil pelea por el balotaje presidencial y, sobre todo, retener distritos y asegurar la performance de las listas de legisladores nacionales. Es decir, defender los bloques legislativos, se gane o se pierda en octubre.
“Nadie trabaja para otra cosa que no sea ganar. Porque si uno pierde, pero no trabajó para ganar, nos va a ir peor”, resumieron.
Los radicales pretenden comandar la campaña en los territorios que gobiernan o donde encabezan las listas. Buscan que el proselitismo no esté centrado únicamente en “plebiscitar la gestión de Macri”, sino también en exaltar las figuras de todos los candidatos. “Hay que lograr una convergencia de las campañas”, dijo un colaborador del radicalismo.
Los radicales tuvieron un encuentro en el comité nacional para hacer un análisis territorial de la elección y encarar un trabajo de campaña, distrito por distrito. Estudiaron las listas de candidatos a legisladores para ver quiénes tienen un ingreso asegurado (si se sostiene el caudal electoral de las Paso) y qué candidatos están en una “zona de riesgo” y podrían quedar afuera del Congreso.
“Se busca tener una mejor coordinación para trabajar distrito por distrito”, señalaron. 
“Hay que analizar dónde se puede crecer, fortalecer el trabajo territorial (qué es lo que más faltó) mejorar la fiscalización y empujar las listas al Congreso”, agregó.
Los radicales reivindicaron, en las últimas horas, la creación de la Mesa de Acción Política que Mauricio Macri inauguró el lunes en Olivos junto con la Coalición Cívica. 
La UCR le reclamó al Gobierno que se elaboren más medidas y propuestas de gestión, para de ese modo reforzar la campaña. Aunque cada territorio tendrá sus particularidades, tras el encuentro, los radicales rechazaron que exista libertad de acción y hablaron de “coordinación” en todo el país.