ellitoral.com.ar

Jueves 20de Febrero de 2020CORRIENTES22°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$58,50

Dolar Venta:$63,50

Los trabajos tienen cierta continuidad sólo en la rotonda y tramos puntuales

Trabajos. Aunque la obra sigue, se achicaron los frentes y comienza a agotarse el tiempo para evitar la paralización.
Tránsito. Las adecuaciones necesarias son menores y se mantiene la construcción de los puentes en cuatro cruces.
Inicio. En mayo del 2018 comenzaron las obras, con máquinas trabajando en la zona de la Eragia.

En algunos sectores específicos donde el proyecto de la autovía no estipula la necesidad de expropiar terrenos, la obra logró avanzar a buen ritmo sobre todo en la primera etapa desde mayo del 2018. Así, tuvieron cierta continuidad en la rotonda de la Virgen de Itatí y también en el tramo que va desde Maipú hasta el  ingreso al barrio Pirayuí.
En la intersección de la Ruta 12 con avenida Independencia se construyeron algunos carriles nuevos y actualmente avanzan con trabajos donde se encuentra la estación de servicio para construir la colectora. Lo cierto es que las demoras administrativas hicieron que el avance sea discontinuado y no permita habilitar algunos tramos al menos de los carriles secundarios. 
La Unne dio un permiso provisorio para que las obras puedan desarrollarse, pero en ese sector persisten complicaciones que tienen que ver con trabajos que no se ejecutan por parte del Estado. Uno de ellos es el canal 4, uno de los desagües más importantes de la ciudad, que impide seguir con las tareas viales en la Ruta 12 en ese tramo.
Cerca de Maipú se realizó también movimientos de suelo y algunas adecuaciones de la cinta asfáltica actual, pero siempre con la imposibilidad de trabajar sin tránsito, justamente por no poder avanzar con las colectoras para que sirvan de desvío. De no resolverse la cuestión administrativa, quedarán sólo unos dos meses de trabajos, tras lo cual no habrán nuevos frentes posibles para seguir avanzando. 
En 2013 se había anunciado la construcción de la autovía, pero finalmente la iniciativa quedó trunca. Luego se avanzó con el proyecto que cumple ya cinco años, con varios cambios urbanos en el medio que demandarían una adecuación. El plazo dado al inicio fue de 24 meses, pero lo cierto es que la ejecución podría demandar cerca de dos años más, resolviéndose primero la expropiación de los terrenos aledaños o bien un ajuste en el proyecto original. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Los trabajos tienen cierta continuidad sólo en la rotonda y tramos puntuales

En algunos sectores específicos donde el proyecto de la autovía no estipula la necesidad de expropiar terrenos, la obra logró avanzar a buen ritmo sobre todo en la primera etapa desde mayo del 2018. Así, tuvieron cierta continuidad en la rotonda de la Virgen de Itatí y también en el tramo que va desde Maipú hasta el  ingreso al barrio Pirayuí.
En la intersección de la Ruta 12 con avenida Independencia se construyeron algunos carriles nuevos y actualmente avanzan con trabajos donde se encuentra la estación de servicio para construir la colectora. Lo cierto es que las demoras administrativas hicieron que el avance sea discontinuado y no permita habilitar algunos tramos al menos de los carriles secundarios. 
La Unne dio un permiso provisorio para que las obras puedan desarrollarse, pero en ese sector persisten complicaciones que tienen que ver con trabajos que no se ejecutan por parte del Estado. Uno de ellos es el canal 4, uno de los desagües más importantes de la ciudad, que impide seguir con las tareas viales en la Ruta 12 en ese tramo.
Cerca de Maipú se realizó también movimientos de suelo y algunas adecuaciones de la cinta asfáltica actual, pero siempre con la imposibilidad de trabajar sin tránsito, justamente por no poder avanzar con las colectoras para que sirvan de desvío. De no resolverse la cuestión administrativa, quedarán sólo unos dos meses de trabajos, tras lo cual no habrán nuevos frentes posibles para seguir avanzando. 
En 2013 se había anunciado la construcción de la autovía, pero finalmente la iniciativa quedó trunca. Luego se avanzó con el proyecto que cumple ya cinco años, con varios cambios urbanos en el medio que demandarían una adecuación. El plazo dado al inicio fue de 24 meses, pero lo cierto es que la ejecución podría demandar cerca de dos años más, resolviéndose primero la expropiación de los terrenos aledaños o bien un ajuste en el proyecto original.