Domingo 18de Abril de 2021CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$92,25

Dolar Venta:$98,25

Domingo 18de Abril de 2021CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$92,25

Dolar Venta:$98,25

/Ellitoral.com.ar/ Nacional

Asombro por una argentina que logró controlar el VIH sin medicación

Se trata de una mujer de 56 años que hace doce años no toma el cóctel de medicamentos y su carga viral es indetectable. Es un caso único. 

Una paciente de la ciudad de Buenos Aires que fue diagnosticada en 1996 con VIH logró mantener niveles del virus indetectables en la sangre luego de pasar los últimos 12 años sin tomar la medicación del tratamiento antirretroviral, un caso excepcional a nivel mundial que abre la puerta a investigaciones para comprender mejor cómo funciona la enfermedad.

El caso, que fue publicado recientemente por la revista especializada de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América (Idsa), es de una paciente de 56 años de la Ciudad que es tratada desde 1997 por la médica Analía Urueña y la reconocida infectóloga Isabel Cassetti en Helios Salud.

“El caso de esta paciente se inscribe dentro de lo que se denominan los controladores postratamiento, que son un grupo muy reducido de personas en el mundo (menos del 15% de las personas que viven con VIH) que por algún motivo dejaron el tratamiento y lograron controlar la replicación del virus y mantenerlo indetectable”, contó Cassetti a Télam.

Sin embargo, la “paciente de Buenos Aires” tiene algunas otras condiciones que la hacen excepcional.

“Ella llega al diagnóstico de VIH con enfermedad avanzada en el año 1996, con sus defensas muy bajas y una altísima carga viral; ahí comienza un tratamiento que abandona al año y en 1997 llega a Helios donde comienza de nuevo el tratamiento, la carga viral disminuye, suben los CD4 y mejora su estado clínico”, recordó la infectóloga.

Esta característica de haber llegado en forma tardía al diagnóstico es diferente a todos los otros casos conocidos de personas que “controlaron” el virus postratamiento, quienes tuvieron un diagnostico temprano.

“La segunda condición que la convierte en un caso excepcional es que ella perdió los anticuerpos, esto quiere decir que si se le hace hoy un test de Elisa no se detecta que tiene VIH, y la tercera es que lleva 12 años con su carga viral indetectable, lo cual es mucho tiempo”, describió la infectóloga.

Luego de realizar el tratamiento durante una década, para 2007 la paciente presentaba efectos adversos a las drogas como aumento de los triglicéridos, del colesterol y lipodistrofia, que es una alteración en la distribución de la grasa; además su adherencia al tratamiento, es decir la ingesta de las pastillas, comenzó a ser irregular.

“Es importante destacar dos cosas: la primera que en aquella época usábamos drogas que hoy ya no usamos, eran más cantidad y más tóxicas. Esto hoy ya no ocurre. Por otra parte, hoy aprendimos que no se puede suspender el tratamiento”, alertó Cassetti.

Pero en 2007 la situación era otra y el equipo de salud acordó con la paciente suspender el tratamiento y realizar un seguimiento para ver su evolución.

“Le hacíamos pruebas todos los meses y lo que notamos era que los CD4 seguían bien y que la carga viral permanecía indetectable”, contó.

El caso despertó interés y comenzaron a realizar pruebas en el laboratorio de virología del hospital Garrahan, con la doctora Andrea Mangano, y consultas con el doctor Roberto Arduino (Estados Unidos).

Como la situación se extendió en el tiempo, las infectólogas viajaron junto con la paciente a Bethesda, en Washington DC, Estados Unidos, al NIH (National Institutes of Health) en los años 2015 y 2017.

Allí se le realizaron biopsias de ganglios linfáticos, de intestino, leucoféresis (análisis de células de la sangre más específicos) y punción lumbar para la obtención del LCR (líquido cefalorraquídeo) con diferentes técnicas.

Las conclusiones fueron que la carga viral del VIH en sangre permanecía indetectable, pero se encontraron trazas/fragmentos de virus en los ganglios linfáticos, que es donde el virus encuentra los reservorios, lugares donde se puede alojar y permanecer sin que las drogas lleguen a eliminarlo.

(JML)

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error