Sabado 23de Octubre de 2021CORRIENTES19°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$97,75

Dolar Venta:$103,7

Sabado 23de Octubre de 2021CORRIENTES19°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$97,75

Dolar Venta:$103,7

/Ellitoral.com.ar/ Actualidad

Es de Corrientes, candidato en Chaco y revela los inicios de la grieta que divide al país

Un médico correntino contó en la red social Twitter su primera desilusión política cuando apenas era un niño. 

Julio Picón, el médico correntino, radicado en Chaco, candidato a diputado nacional en la vecina provincia y popular en la red social Twitter por sus historias de misterio ocurridas en las horas de guardia sanitaria, volvió a ser tendencia al revelar un acontecimiento político que marcó para siempre su vida: la grieta para él se inició en Itatí.

"Inocenia perdida", tituló Picón el hilo de su relato en los 14O caracteres de la red social del pajarito. "Comenzaba el año 1975, tenía casi 6 años y vivía en Itatí, Corrientes, con mis abuelos maternos. El gobernador era Don Julio Romero (PJ), pero desconozco quién era el intendente del pueblo. Mis abuelos vivían de lo que producían, de su huerta y de sus gallinas".

"Yo no sabía nada de política, ni de partidos. No sabía de la existencia de un gobernador siquiera. Pero aprendí dolorosamente el daño que puede provocar el fanatismo político, que discrimina aún a los niños. Ese día comenzó para mí, la grieta que divide a la sociedad argentina"

El doctor cuenta de la simpatía política en el seno de su familia.  "No tenían relación con el empleo público. Mi abuelo tenía afinidad por el Partido Autonomista y mi abuela por el Liberal (yo creía que era por el color de sus ojos celestes), dos partidos tradicionales de la provincia. Pero ninguno militó ni ocupó jamás un cargo electivo".

En su particular relato detalla un hecho puntual: "El día de Reyes de ese año, el municipio organizó un evento público, donde se harían presentes los Reyes Magos y entregarían obsequios a los niños presentes. Yo fuí a la plaza principal, con la ilusión de ver a los Reyes y recibir un regalo. Los Reyes eran gente del pueblo".

"Un pueblo donde todos se conocen. Cuando los Reyes llegaron montados en caballos, vestidos como soberanos, la alegría infantil explotó. Y comenzó el reparto de juguetes. De las bolsas salían ilusiones que iban a parar a las manos de otros niños. Yo aguardaba ansioso mi turno", compartió el médico.

El descenlace de la historia es triste y revelador: "Los Reyes pasaron de largo, no me dieron nada. "Es el nieto de los Cabral, son contreras, seguí nomás", apenas oí decir a alguien. Esa tarde lloré desconsoladamente, como nunca lo había hecho hasta entonces. Mi abuela intentó consolarme comprándome otro juguete en lo de Don Baéz".

"Yo no sabía nada de política, ni de partidos. No sabía de la existencia de un gobernador siquiera. Pero aprendí dolorosamente el daño que puede provocar el fanatismo político, que discrimina aún a los niños. Ese día comenzó para mí, la grieta que divide a la sociedad argentina", concluyó el médico correntino ganador de varios premios de poesía y popular en la red social.

 

 

  

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error