Jueves 21de Octubre de 2021CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$97,75

Dolar Venta:$103,7

Jueves 21de Octubre de 2021CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$97,75

Dolar Venta:$103,7

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

Las emociones y el clima laboral

Hay que buscar la sincronía, ya que tenemos que buscar productividad a costa del clima, pero esto tiene que estar en un constante equilibrio. Este equilibrio lo logra la proacción.

Por M. Javier Arecco 

Profesor universitario, autor de varios libros y artículos sobre recursos humanos, liderazgo y cambio organizacional. Licenciado en Recursos Humanos, magister en Psicología Organizacional, coach internacional. Especial para El Litoral

En las empresas de servicios con atención al público existe una relación directa entre el clima y la productividad: un crecimiento del 1 % del clima genera un 2 % de crecimiento en las ventas. Pero en las empresas productivas esta proporción no es directa ya que el empleado no ve la cara del cliente y el cliente no ve la sonrisa del empleado. Por eso en estos casos el clima solo depende de los líderes, en términos de Goleman, “líderes resonantes”.

Es posible que si tenemos un buen resultado se alcance mayor productividad, esa productividad se traslade a ingresos y que esos ingresos se distribuyan como sueldo, beneficios, reconocimientos y esto mejore el clima, es probable pero no es causal directo. El líder que motiva a su gente y crea un clima positivo resonante y productivo si lo es.

En definitiva, las personas trabajan mejor, producen más, se accidentan menos, se ausentan menos, etc. cuanto mejor se sienten, sentirse bien no es solo plata, motivación, incentivos. Tampoco es manipular, un equipo que se siente bien resuena, reverbera, afina, tiene armonía y el líder dirige esa armonía, pero cuando el líder no sabe empatizar con las emociones entra en disonancia, se rompe la armonía y el foco sale de la misión para concentrarse en el conflicto o en el obstáculo aumentando el malestar y disminuyendo el clima.

Ya que esta prolonga y amplifica el impacto emocional del liderazgo, el líder y todo el personal tienen que ser optimistas, positivos y divertidos. O sea, perder la solemnidad, pero no la seriedad. Según la literatura y en este caso tomamos a David Goleman, estas son las acciones que podemos realizar para desarrollar la inteligencia emocional en el clima laboral:

Conciencia en uno mismo:

Son un conjunto de competencias que determinan el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos. Ser consciente de las propias emociones y reconocer su impacto, valoración adecuada conociendo las propias fortalezas y debilidades confianza en uno mismo con seguridad en la valoración que hacemos de nosotros mismos y de nuestras capacidades.

La confianza social:

Son un conjunto de competencia que determina el modo en que nos relacionamos con los demás: Empatía. Ser capaz de experimentar las emociones de los demás comprendiendo su punto de vista e interesarnos activamente por las cosas que les preocupa. Conciencia de la organización, capacidad de tomar decisiones en línea con las políticas de la institución y confiar en ellas. Servicio, capacidad de reconocer y satisfacer las necesidades de los clientes internos y externos de la función.

Autogestión:

Autocontrol emocional, capacidad de manejar adecuadamente sus impulsos conflictivos y sus emociones, transparencia, sinceridad e integridad con responsabilidad. Adaptabilidad, flexibilidad para afrontar los cambios. Logros, esforzarse por encontrar y satisfacer tanto los criterios internos de excelencia como la necesidad de la gente a su cargo. Iniciativa, prontitud para actuar cada vez que se presenta la ocasión. Optimismo, ver el lado positivo de las cosas.

Compromiso en gestionar las relaciones:

Liderazgo visionario, capacidad de esbozar visiones claras y convincentes que resulten motivadoras. Capacidad de influencia, utilizando técnicas de persuasión. Desarrollo de los demás, dando feedback y guía adecuada. Catalizar el cambio, alentar, promover y encauzar el cambio en una correcta dirección. Gestión de conflictos, capacidad de resolver desacuerdos. Establecer vínculos cultivar y mantener la red. Y trabajar en equipo dando el ejemplo colaborando y cooperando con los demás.

Que tener en cuenta para el proceso de lograr estabilidad emocional en la organización.

1. El armado de una cultura emocional en la realidad.

l Respetar los valores del grupo y la integridad de la organización. El líder debe garantizar que el manifiesto de los valores, siga estable y perdure en el tiempo a pesar de los cambios mantener la identidad del equipo.

l Mantener la confianza ya que esta impacta en el ritmo del cambio, la calma y los costos del cambio.

l Iniciar en la cúspide un cambio que viene desde abajo. El líder debe admitir la vedad sobre la realidad emocional de la gente.

2. Visualizar el ideal.

l Dirigir la mirada hacia adentro para esbozar una visión que aumente la proacción de su equipo. Y ponerla en común. Que todos la compartan. 

l Más allá del sí estoy de acuerdo debe lograr llegar al corazón de las personas y enrolarlas.

l Tener siempre presente que primero están las personas y luego las estrategias y los plantes.

3. El mantenimiento de la inteligencia emocional.

l Pasar de la visión a la acción: es él quien hace este puente para que a todos les quede claro cómo se experimenta la visión en la práctica. 

l Crear sistemas que alienten las prácticas emocionablemente inteligentes. Primero personas y luego reglas, sistemas y procesos estos deben decir que si o que no es aceptable.

l Gestionar adecuadamente los mitos del liderazgo: Estos aseguran la inteligencia emocional que conduce esa figura mítica del líder/héroe.

4.  Crear el cambio sostenido 

l El clima laboral depende de la inteligencia emocional de sus líderes, estos tienen que lograr que sus equipos sean esas bolsas resonantes proactivas.

l Debe estar alineado a la cultura organizacional, pero utilizando un modelo de gestión ejecutivo con un diagnostico dinámico de los procesos, en el nivel adecuado y con el lenguaje correcto, en el tiempo oportuno.

l Poder pasar del aprendizaje a la acción, en cada oportunidad y creando proyectos estratégicos multidimensionales. El más alto nivel de conducción debe participar, los proyectos deben ser creados en equipo enunciados en equipo y requerir el trabajo en equipo para que puedan alcanzar los logros propuestos. Ser evaluados, ser transparentes, ser enunciados, los equipos deben tener recursos.

l Difundir rumores y slogans para reforzar la trama.

l Todos los líderes tienen que ser optimistas de difundir y operar la trama. 

La mente es como un tarro de pintura blanca, a ella le puedes colocar gotitas de algún color, para darle el todo que te guste, así la mente va tomando el color de las gotas que son la emoción, esta emoción es solo gotitas, pero tiñen tu mente, tus pensamientos y estos teñirán tu alma. Así se puede teñir todo el clima laboral con estas emociones puestas en acción.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error