Lunes 30de Enero de 2023CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$184,2

Dolar Venta:$192,2

Lunes 30de Enero de 2023CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$184,2

Dolar Venta:$192,2

/Ellitoral.com.ar/ Especiales

Nuevas voces en el firmamento sonoro

Por Carlos Lezcano 

Especial para El Litoral

El fin de semana pasado Nino Zanonni produjo el ciclo La Ronda de Chamamé, en el patio de Casa Iberá, de la ciudad de Corrientes. “La ronda es un espacio cultural que busca visibilizar las diversas propuestas e intenta mostrar la diversidad de nuestra música. Algunas más afianzadas y definidas, otras más recientes, que recién están florecidas como Las Novas. Es también lograr que una noche sea diferente a la otra y que el público encuentre la diversidad que existe en la música local”, afirma Nino. 

La propuesta va de lo tradicional a lo contemporáneo, está pensada no solo para el público local sino para los turistas que nos visitan. El escenario de la Casa Iberá, un espacio oficial, es una apuesta central como generadora de propuestas que integre a figuras conocidas con nuevos protagonistas del quehacer cultural. El cuidado de la producción es algo a lo que Nino Zanonni y el otro responsable del espacio, el experimentado Gastón Asayag, nos tienen acostumbrados. Sonido, promoción, una puesta simple y digna hilvanan una intimidad entre artistas y público que logran en cada espacio que proponen.

La idea surgió en mayo de 2019 en el lamentablemente desaparecido Gino Café, un acogedor lugar creado por Asayag. Un café con aire y alma de café. El espacio que promovía el encuentro y charla de amigos en el centro de la ciudad inauguró el ciclo que ahora continúa en otro sitio. La Ronda es, en definitiva, un ámbito para que “nuestros artistas puedan expresarse con libertad y puedan transmitir lo que hacen en un ámbito amable”, me dice Zanonni antes de comenzar el espectáculo de Las Novas. 

Un patio tradicional, un escenario sobrio, una puesta acorde, sencilla y canciones que arman una trama fértil para compartir “una noche correntina / de esas que no se igualan” con aromas de encuentro casero cuando “enero estaba fundiendo / sobre el río su calor”. El plan trazado por Zanonni-Asayag prevé cuatro rondas todos los viernes de febrero, y a partir de marzo, cada quince días hasta el mes de noviembre.

El mentor

El multifacético Aldy Balestra es el motor de la propuesta de Novas. Compositor, intérprete, creador de grupos como Trío Laurel y Tupa, arreglador, gestor cultural, productor ejecutivo y artístico, profesional de la música relacionada a la televisión, pensó y llevó adelante el Movimiento Corrientes Nueva que integra a artistas noveles. 

Dentro de este colectivo, Las Novas está formado por cuatro chicas que recorren sus primeros pasos profesionales por los escenarios.

Novas nace el año pasado y tenía programado presentarse durante el mes de marzo del 2020 en las escalinatas del Teatro Vera, pero la lluvia impidió el estreno, que fue postergado hasta el sábado pasado. “El repertorio lo trabajamos entre todos. Priorizamos algunos temas que ellas vienen tocando, otros que sugiero yo y otros que compongo especialmente para el movimiento”, me dice Aldy antes de comenzar, en el camarín.

Novas son cuatro individualidades y a la vez un grupo. Cada una tiene una definida identidad que suman a una identidad grupal. El trabajo de Aldy, por lo tanto, tiene dos facetas: una personal y otra colectiva. La mano de Balestra tiene el valor no solo de respetar, sino de ahondar en el perfil y la personalidad de cada una de las integrantes del grupo, definiendo sus contornos e integrándolas a una mirada colectiva. Novas es una voz con cuatro personalidades diferentes y complementarias.

Las Novas, una por una

Candela Wiedmann tiene 20 años y hace tres comenzó a cantar en escenarios, diversos géneros, desde chamamé hasta pop. Representó a Corrientes en el pre Cosquín y participó de fiestas nacionales; cantó en el CCK. Podemos verla en varios videos que subió a su canal de YouTube.

Regina Ferrazzi Blanco  tiene 13 años, estudia teatro, canto, toca varios instrumentos, pinta y dibuja. Cantó en el Tero Vera, en la Fiesta Nacional del Chamamé con Tupa y el Movimiento Corrientes Nueva. Grabó algunos videoclips. En la edición de este año de la Fiesta del Chamamé hizo su primera presentación como solista.

Renata Balestra desde muy pequeña graba con Aldy, su padre, en distintos discos para niños. Estudió durante cuatro años comedia musical en Caba y tiene formación en técnica vocal y coral en el Colegio Echeverry Boneo, coro con el que canta en la Catedral de Buenos Aires.

Es cantante publicitaria y realiza grabaciones para distintos productos. Unos días antes del espectáculo de Casa Iberá, y tras dar positivo una de las integrantes de Novas, en un día y medio se incorporó al grupo.

Melody Litoral tiene 22 años, nació en San José de Feliciano, Entre Ríos. A los 10 años realizó su primera actuación en su ciudad natal y a partir de allí comenzó a cantar en diversos escenarios provinciales y nacionales. Ganó los Juegos Evita 2012. Grabó tres CD, dos de ellos con música litoraleña y uno de folclore. Fue convocada por programas como Argentinísima y representó a Corrientes en el pre Cosquín como solista vocal.

El espectáculo 

Aldy Balestra abrió la noche con un obra de su autoría: “Para que despiertes mi pueblo”, un clásico en su repertorio. Enseguida llamó a Nino Zanonni para recrear “Regreso”, de Cacho González Vedoya y Balestra. Cerraron esta primera parte con “Voy mariscando”. 

Como director artístico, Aldy no hace una lista de temas para cantar sino que organiza una propuesta escénica con un orden y sentido que comienzan con una abertura llamada “Empieza ya” con las Novas. Las obras que abordan las jóvenes artistas tensiona clásicos con temas nuevos y algunos compuestos por el curuzucuateño. El repertorio no queda hechizado por el pasado, por el contrario, trabaja lo esencial de la memoria colectiva de la música del litoral y lo aborda con nuevas formas.

Hay una marca de origen pero no predestinación en Novas, hay libertad creativa en cada una y una dirección que encauza los énfasis de las jóvenes. A la vez hay, como siempre en los espectáculos de Balestra, rescates sonoros tradicionales, como el buen manejo de los dúos y la intimidad de la guitarra sola y las voces. No hay, porque no hace falta, artificio en la propuesta.

El director musical y escénico trabaja hace muchos años la cuestión de la identidad musical litoraleña y específicamente la correntina, podría decirse que es uno de los hilos conductores de su obra. Para él la identidad no es un núcleo estable de sonidos, arreglos, formaciones o temas, sino algo esencialmente vivo y por lo tanto sujeto a cambios. Por supuesto que está relacionado a la tradición, pero no debe verse en ese cuidado una aburrida repetición de lo mismo, sino un material sonoro que fluye en nuevas formas, sin prejuicios, una deriva que busca otros vientos. Ese es uno de los hallazgos de la propuesta.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error