Sabado 13de Agosto de 2022CORRIENTES25°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$133,0

Dolar Venta:$141,0

Sabado 13de Agosto de 2022CORRIENTES25°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$133,0

Dolar Venta:$141,0

/Ellitoral.com.ar/ Especiales

La historia ejemplar del cura Gaucho

Brochero fue un sacerdote que dio la vida por sus hermanos ayudando a todos los que podía, y como premio a su abnegación y entrega, el Papa Francisco lo canonizó el 22 de enero del 2016 y teniendo en cuenta dos milagros impactantes comprobados por el Vaticano, ocurridos por su intercesión, el Papa lo declaró Santo Cura Brochero el 16 de octubre de ese mismo año.
Imagen. El cura Brochero como lo conocían sus feligreses.
Viajero. Una imagen del Cura Brochero sobre su mula andando caminos.

Por Francisco Villagrán

villagranmail@gmail.com

Especial para El Litoral

El santo cura Brochero hizo de la evangelización y del servicio al prójimo su otro modo de vida. Bien lo definió el Papa Francisco como “un pastor con olor a oveja” porque Brochero caminó su tierra como nadie lo hizo antes, para acortar distancias y para acercar a fieles y laicos a la palabra del Señor. Fue el primero en salir a las periferias geográficas para llevar a todos el amor y la misericordia de Dios. No se quedó en su despacho parroquial, se desgastó sobre su mula en la que recorría toda la región y acabó enfermando de lepra a fuerza de salir a buscar gente como sacerdote callejero de la fe. Brochero construyó caminos, también en el corazón de cada fiel de las sierras, construyó puentes y dinamitó rocas para sacar adelante a un pueblo que “se sentía olvidado y postergado por las políticas del país”, según lo dijo el obispo de Cruz del Eje monseñor Santiago Olivera, uno de los postuladores de la causa del Cura Gaucho, destacando que tenía una enorme fe que le permitió sembrar la palabra de Dios aun en aquellos que no lo conocían. Acotó también que la vida de Brochero es un don, una gracia para nuestra Patria y la Iglesia y una tarea para imitar. No es solo un santo, es un referente de la Patria. Dios obra de manera silenciosa y oportuna. Que hoy el Cura Brochero sea santo nos insta a nosotros los argentinos a seguir su ejemplo. Como dijo el Papa Francisco: “Dejemos que el Cura Brochero entre con mula y todo a la casa de nuestro corazón y nos invite a la oración y nuestro encuentro con Dios.”

Su vida

José Gabriel del Rosario Brochero nació el 16 de marzo de 1840 en Río Primero, Córdoba. Entró al Seminario Mayor “Nuestra Señora de Loreto de Córdoba, el 5 de marzo de 1856 cuando tenía recién 16 años y fue ordenado presbítero en 1866. Al inicio de su ministerio, el Cura Brochero como lo llamaban sus fieles, se destacó por su entrega para socorrer a los enfermos y moribundos de la epidemia de cólera que azotó en 1867 a la ciudad de Córdoba. En diciembre de 1869 dejó la ciudad de Córdoba para hacerse cargo del curato de San Alberto, actualmente conocido como el Valle de Traslasierra, en la localidad de Villa del Tránsito. Por aquel tiempo  el extenso curato de San Alberto de 4.336 kilómetros cuadrados, contaba con poco más de 10.000 habitantes que vivían en lugares distantes, sin caminos y sin escuelas, desperdigados por las Sierras Grandes de más de 2.000 metros de altura. Era triste el estado moral y la indigencia material de la gente. Brochero dedicó entonces su vida no solo a llevar el Evangelio sino también a educar a sus habitantes. Para predicar los ejercicios espirituales recorría unos 200 kilómetros a través de las sierras sobre su mula Malacara. La travesía requería más de tres días a lomo de mula y las caravanas muchas veces superaban las 500 personas. Más de una vez fueron sorprendidos por fuertes tormentas de viento y nieve. Al regresar tras nueve días de silencio, oración y penitencia, los fieles cambiaban su vida, se dedicaban a ayudar al prójimo, seguían el Evangelio y buscaban el desarrollo económico de la región.

En 1875, con la ayuda de sus feligreses, comenzó la construcción de la Casa de Ejercicios en Villa del Tránsito, localidad que desde 1916 lleva su nombre y que visitaron más de 50.000 personas a lo largo de su ministerio parroquial. También construyó la casa para las religiosas, el colegio de niñas y la residencia para los sacerdotes, más de 200 kilómetros de caminos y varias iglesias, fundó pueblos y se preocupó por la educación de sus habitantes. Además proyectó el ramal ferroviario que atravesaría el Valle de Traslasierra, uniendo Villa Dolores y Soto, para sacar a sus queridos fieles de la pobreza en que se encontraban, “abandonados por todos pero no por Dios”, como él solía decir.   

En su vejez el padre Brochero enfermó de lepra al haber contraído el mal por compartir el mate y la vida de enfermos de ese mal, que lo dejó sordo y ciego. Debido a su enfermedad, renunció al Curato y vivió algunos años con sus hermanas en su pueblo natal. Pero respondiendo a la solicitud de sus antiguos feligreses, regresó a su casa de Villa del Tránsito, muriendo leproso y ciego el 26 de enero de 1914. Fue el primer santo que nació y murió en la Argentina.

Su inmensa obra

En su dilatada carrera en pos de ayudar a la gente hizo muchas obras desde su humilde lugar, con el apoyo y ayuda de mucha gente, obras que quizás ningún gobernante hizo, con sus precarios medios, las mencionamos a continuación:

1865. Ingresa al Seminario Nuestra Señora de Loreto, en la ciudad de Córdoba.

1866. Es ordenado sacerdote.

1869. Es nombrado Prefecto de Estudios de la Casa de Formación.

1869. Es designado cura y vicario interino del Curato de San Alberto.

1862. Erigió la Iglesia de San Vicente.

1875. Construye la Casa de Ejercicios de la Villa del Tránsito, que comienza a funcionar en 1877.

1880. Inauguró el Colegio Tránsito de María, a cargo de la Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús.

1882. Construyó el canal de irrigación del Río Panahoma a Villa del Tránsito.

1882. Concluyó la Iglesia de Ciénaga de Allende y terminó las obras de las acequias de Nono.

1885. Es designado al frente del Curato del Tránsito.

1890. Realizó el tramo del camino Villa Viso-Posta de los Domínguez.

1898. Es designado canónico por el Cabildo Eclesiástico.

1902. Regresa al Curato del Tránsito.

1907. Renunció al Curato por su delicado estado de salud.

l915. Muere en Villa del Tránsito, ciego y enfermo de lepra.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error