Sabado 13de Agosto de 2022CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$133,0

Dolar Venta:$141,0

Sabado 13de Agosto de 2022CORRIENTES24°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$133,0

Dolar Venta:$141,0

/Ellitoral.com.ar/ Nacional

Una modelo argentina lleva 15 días confinada en China

Tiene 21 años, viajó por trabajo y no se mueve de un hotel desde el 1 de abril. 

La modelo argentina Micaela Tosi, de 21 años de edad, lleva 15 días confinada en Shanghai, China, adonde viajó por trabajo. No se mueve de la habitación de un hotel desde el 1º de abril, pues no la dejan salir por la nueva ola de covid, contexto en el que —dice— tiene comida gracias a sus vecinos: “Me dejaron tres zanahorias para comer una semana”.

La modelo mendocina llegó a China en noviembre por su trabajo en pasarelas de alta costura, con un contrato de tres meses y le pidieron extender el vínculo laboral hasta el 31 de marzo. “Me pareció que era una buena oportunidad, en Asia se paga muy bien, así que no lo dudé. Pude acomodar mi pasaje para el 5 de abril”. Pero nunca imaginó la joven “el tan repentino rebrote de coronavirus” que azota a la gran ciudad industrial.

A pesar de la política de “tolerancia cero” que dejó confinadas a los 25 millones de personas que habitan en Shanghai, las autoridades advierten un repunte de casos de la variante ómicron. “Los contagios en los últimos pasaron de 25 mil a 30 mil por día y en el barrio donde yo vivo ascendieron de 400 a 1000, lo que me lleva a pensar que esto va para largo, lo cual me tiene loca, con una ansiedad que me como las paredes, pero bueno, trato de pasar los días como puedo”.

Sin hablar más que tres palabras en chino, la fuente de información y la que le indica los pasos a seguir a Tosi es la agencia de modelos a la que pertenece. “Yo reporto a la agencia, que es la que me pasa un parte diario y me dice cuándo tengo que bajar a hacerme un PCR, test que se repite cada 48 horas. Me da miedo contagiarme, porque en caso de dar positivo me mandarían a un centro de aislamiento y no me gusta nada ese lugar por las imágenes que vi. Imaginate que venía una chica a hacer la limpieza y pedí por favor que no me la mandaran más”.

Micaela vive en una habitación de un hotel céntrico en el noveno piso. Allí estuvo conviviendo con seis colegas que “tuvieron el instinto y la intuición de salir a fines de marzo, justo a tiempo de la ciudad. Me da bronca no haber percibido lo que se venía, pero teniendo mi vuelo para la Argentina tan cercano en cuanto a la fecha, tampoco quería alejarme de Shanghai. Es el destino, estaba señalada y debería estar más canchera, porque ya pasé otros confinamientos en Tokio y Milán, pero este es el más desconcertante, porque no sabés con qué se desayunará el gobierno al día siguiente”.

Los primeros días de encierro la mendocina los fue “surfeando”, ilustra. Describe una rutina que intenta mantener, aunque ahora un poco más desordenada. “Limpio la habitación, lavo y plancho mi ropa, curso de manera online el segundo año de Gestión de Moda, hago una hora de gimnasia con mi personal trainer virtual, hablo con mis padres a diario y veo series en Netflix. Ahora estoy muy enganchada con ‘Inventando a Anna’. Pero a veces el estado de ánimo me juega en contra y me viene el desgano”.

Debido a su colon irritable, Micaela está de capa caída por estas horas. “La comida aquí está muy condimentada, todo tiene carne y yo soy vegana. Hace unos días que me arreglo con arroz y zanahoria... ¿Cómo es el tema de la comida? Abastecen con bolsas de verduras, legumbres, algo de carne, y el recepcionista del edificio hace el reparto. Lo más loco fue que el sábado me dejaron mi ración semanal, pero cuando vi que solo había tres zanahorias, no lo podía creer”.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error