Lunes 08de Agosto de 2022CORRIENTES17°Pronóstico Extendido
Lunes 08de Agosto de 2022CORRIENTES17°Pronóstico Extendido
/Ellitoral.com.ar/ Especiales

¿Sucedió el diluvio universal?

La teoría del diluvio universal goza a nivel mundial de crédito científico, ya que en muchas de las religiones antiguas figura la existencia del diluvio, que habría bañado la Tierra durante muchos años ininterrumpidamente, sumiendo al planeta en una masa de agua que hizo desaparecer animales, plantas, personas y todo signo de vida sobre el planeta.
Impactante. La mítica Arca de Noé habría sido localizada en el Monte Ararat.
Destrucción. Las antiguas civilizaciones fueron arrasadas por las aguas.

Por Francisco Villagrán

villagranmail@gmail.com

Especial para El Litoral

De acuerdo con algunos investigadores, el diluvio habría ocurrido hace unos 6.000 años y otros consideran que sucedió hace unos 10.000 años o más, lo concreto es que en todas las religiones aparece el diluvio, con algunas diferencias, aunque no interfiere con el núcleo de la cuestión. La vida se desarrollaba normalmente, cuando de pronto se desató una descomunal tormenta que cubrió todos los rincones de la Tierra. El agua cayó a toneladas y los mares se desbordaron inundando toda la tierra seca. La magnitud del desastre fue tal que las aguas arrasaron con todo, civilizaciones, construcciones, personas, animales y plantas. Todo ser vivo en el planeta murió y la Tierra se convirtió en su totalidad en una esfera cubierta con agua.

Este fue el peor desastre ocurrido a lo largo de la historia, pues toda la humanidad pereció y los relatos bíblicos sobre el Diluvio, contenidos en los libros del Génesis nos dicen que únicamente Noé y su familia y muchos animales, se salvaron de morir, ya que se refugiaron en un arca construida por Noé, bajo las directivas dadas por Dios o una entidad superior. Cuando la lluvia terminó y las aguas descendieron descubriéndose de nuevo las tierras secas, los humanos y animales volvieron a repoblar nuevamente el mundo. La historia del diluvio no es solamente un relato bíblico, las evidencias arqueológicas y los antiguos testimonios de muchas civilizaciones hablan de que, efectivamente ocurrió un diluvio universal que acabó con todo ser vivo del planeta en un desastre que no tuvo precedentes.

Evidencias

En los antiguos poemas del País de Gales se narra que hubo un gran desastre, una inundación mundial y toda la humanidad, animales, personas y plantas, perecieron ahogados, a excepción de dos, que se salvaron en un pequeño barco. Ellos fueron los primeros pobladores de una isla de la Gran Bretaña. Evidencia babilónica: según los antiguos, el dios Bel de la gran Babilonia, reveló al rey por medio de un sueño, que se desataría una colosal tormenta y que todos los hombres morirían ahogados. Manuscritos de la antigua Persia hablan sobre la doctrina de Zoroastro, quien para castigar los crímenes de una malvada raza de hombres, lanzó un gran diluvio que los destruyó. También existen dos antiguas narraciones griegas. La más conocida dice que Zeus decidió acabar con los hombres para castigarlos por sus crímenes y mal comportamiento. Prometeo se enteró y para salvar a su hijo Deucalión lo mandó a que construyera un arca y se escondieran allí él y su mujer. Cuando el diluvio acabó, la pareja repobló la Tierra. Otra evidencia más y muy importante: pergaminos de la época de Gilgamesh en el Imperio Asirio, dicen que los dioses habían decidido destruir a la humanidad, pero el dios Ea advirtió de esto a su hijo, a quien mandó construir un arca y se salvó él, su esposa, su familia y todas las especies animales y de plantas.  Como vemos, hay mucha similitud entre estas versiones y las de la iglesia católica, que hablan de la construcción del Arca de Noé, en la cual se salvaron personas y animales. Recientes investigaciones científicas aseguran haber descubierto mediante sistemas satelitales, los restos de lo que podría ser presuntamente el Arca de Noé, varados en la cima del Monte Ararat, en Turquía.

En América

Pero veamos ahora las evidencias del diluvio universal que existen en América: en los códigos toltecas se ha encontrado también una referencia a una catástrofe causada por una gran lluvia, con mortandad de gente. En el Códice Vaticano de México, se puede comprobar que para la cultura nahua y los mexicas, también existió la alusión a una gran inundación, con una lluvia imparable durante mucho tiempo. En el libro poético, médico y calendárico de los mayas, el Chilam Balam, se narra con lujo de detalles “un diluvio que destruyó todo ser vivo que existía sobre la Tierra”. Sin duda hay una coincidencia total entre los distintos relatos de las culturas antiguas y religiones, especialmente con el Arca de Noé de la religión católica, las peripecias fundamentales de la aventura son las mismas que acontecieron a Noé en el relato bíblico y son además semejantes a los relatos de otros pueblos del orbe en relación al mismo suceso. De allí sale que una sola fuente común, un mismo acontecimiento histórico, debe haber inspirado a todos los narradores de la época, que coincidentemente hicieron casi el mismo relato. Las tradiciones más diversas recogen la existencia de un cataclismo que se puede considerar como una línea de partida en la historia de la humanidad. Lo mismo en la América precolombina que en la India, Australia, Polinesia, Lituania, Cachemira, Tibet o la Antigua Grecia. En todas se habla de un diluvio que acabó con la humanidad que existía en ese entonces. Los investigadores modernos han tratado de identificar el diluvio con las glaciaciones o el derretimiento de los hielos polares, que ocasionaron inundaciones más o menos gigantescas y la consiguiente desaparición de pueblos enteros. Pero la narración de diversas culturas y religiones, hablan muy claro de lluvias tremendas que cayeron del cielo por días, hasta cubrir la Tierra totalmente. No hay coincidencia en cuanto a fechas, pero sí la hay totalmente en cuanto a que si ocurrió el diluvio, con algunos detalles de diferencias pequeñas, pero que no alteran el contexto del relato general del diluvio.

Pruebas científicas

Los científicos han encontrado restos, como ya mencionamos, que se supone son del Arca de Noé, en la cima del Monte Ararat. También en las ruinas de Babilonia, en la ciudad de Ur, el arqueólogo Leonard Woltley, encontró ruinas y esqueletos de animales y humanos, además de plantas. Al estudiarlas, las evidencias demostraron que la ciudad fue arrasada y estos seres murieron a causa de un tremendo diluvio. Otra prueba: las capas geológicas del Gran Cañón del Colorado, en los Estados Unidos de América, han demostrado que en tiempos pasados se desató un gran diluvio. Estas son algunas de las pruebas históricas y científicas que demuestran que, efectivamente, tal como se narra en el relato bíblico, en el pasado ocurrió un gran desastre de colosales dimensiones llamado diluvio universal, una descomunal tormenta que destruyó todo signo de vida que había sobre la Tierra. Los geólogos estiman que la Tierra y su atmósfera contienen unos 1.350 millones de kilómetros cúbicos de agua que se reciclan (pasan del estado líquido al gaseoso y viceversa) desde aproximadamente unos 3.000 millones de años. A cada momento llueve en alguna parte del planeta y no pasa un día que se registren temporales y tormentas con rayos y truenos. Meteorólogos norteamericanos calcularon que en el curso de un año, el planeta acoge unas 16 millones de tormentas con descargas eléctricas. En Java, Indonesia, entre 1916 y 1919, se produjeron lluvias durante 1.288 días sobre un total de 1.460, récord no superado hasta hoy

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error