Jueves 11de Agosto de 2022CORRIENTES15°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$132,0

Dolar Venta:$140,0

Jueves 11de Agosto de 2022CORRIENTES15°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$132,0

Dolar Venta:$140,0

/Ellitoral.com.ar/ Interior

El Centro de Robótica de Riachuelo cumplió un sueño que se volvió internacional

Conocimientos, cultura y emociones a flor de piel fue lo que se vivió en el Punto Digital de la ciudad con la visita de un grupo de estudiantes y docentes que compartieron sus experiencias y saberes.  

redacción@ellitoral.com.ar

Un grupo de científicos, estudiantes y referentes sociales colombianos visitó el Centro de Innovación y Robótica de Riachuelo. Compartieron una experiencia sobre aprendizajes tecnológicos con los estudiantes y donaron 500 dólares que serán utilizados para comprar más equipamiento para los niños y niñas que aprenden a diario en ese centro. 

El Centro de Innovación y Robótica era un sueño. Un sueño de Nahuel Hollman y un grupo de docentes que decidió emprender el año pasado esta iniciativa.

Un espacio donde niños, niñas y adolescentes aprenden a realizar tecnología y robótica con elementos que hay en casa o que son descartados a la basura. 

Muchos conocen a Nahuel como un “docente que inspira”, luego de ser finalista del certamen nacional que lleva ese nombre. Pero en el Punto Digital de Riachuelo, para los estudiantes, es el profe que impulsa sus sueños.

Eso, y el trabajo mancomunado de otros docentes como Roberto Rolón y Camila González, es lo quedó a la vista con la visita del grupo de Eco Chatarreros de la fundación Agencia Social de Colombia. “Si hubiese pensado que esto pasaría hace algunos años en nuestro pueblo, diría que fue un sueño”, contó Hollman a El Litoral. 

La actividad de ese martes comenzó a la tarde. La neblina, la lluvia y el mal tiempo no fueron un problema para que este contingente de siete personas que voló desde Colombia a Argentina llegara al Punto Digital ubicado en el centro de la localidad y dejara encantados a los estudiantes. 

Las clases del Centro de Robótica habían empezado en abril de este año, ya que gracias a la virtualidad se habían conocido antes. Sin embargo, este primer encuentro presencial dejó maravillados a los estudiantes, que no paraban de preguntar y cuestionarse cómo era posible construir ciertas cosas con sus pequeñas manos. 

La iniciativa era compartir un momento, pero también que el grupo de Eco Chatarreros presentara “Luces de paz”, un proyecto de artefactos tecnológicos que ayudó a cientos de familias de bajos recursos del país hermano. 

Es liderado por un grupo de jóvenes de un colegio de Bogotá y administrado por la Fundación Agencia Social y Eco Chatarreros. Su objetivo principal es llevar luz a los niños y comunidades de Colombia que no cuentan con este recurso tan básico y tan necesario.

Para esto, inventaron una lámpara que funciona con energía solar y que se puede fabricar casi en su totalidad con elementos reciclables muy comunes, como un frasco de plástico y unas baterías, y usa una fotocelda para su recarga. 

VER MÁS: La Cámara de Diputados declaró de interés la visita de científicos de Colombia

La fabricación de esas lámparas se les enseñó a las niñas y niños de Riachuelo, que levantaban la mano y preguntaban: “¿Nosotros podemos hacer una así, profe?” o “¿Podemos llevar una de esas a nuestras casas?”. 

“Su visita es para mostrar una de las creaciones que hicieron: una lámpara creada por energía solar y regalada a comunidades vulnerables de Colombia. 

Pero eso es solo una excusa para mostrarles a nuestros chicos que los sueños pueden hacerse realidad, que no hay barreras”, dijo Martín Jetter, intendente de la comuna, a El Litoral. 

Durante la jornada, Mariana Hernández y Andrés Rodríguez (estudiantes adolescentes del grupo visitante) se encargaron, junto con su docente Carlos René Ramírez, de mostrar a los jóvenes cómo ellos podían hacer esas mismas acciones en su punto digital con ayuda de sus profesores.

VER MÁS: Presentaron “Luces de paz” en Santo Tomé ante 200 personas

“A nosotros los maestros se nos suele apagar el bombillo, pero a ustedes se les prende seguido y nuestro deber es encenderlo y mantenerlo prendido”, les dijo René a los chicos mientras contaba la importancia de aprender y confiar en sus conocimientos. 

El grupo, además, regaló una serie de linternas recicladas que construyeron y que funcionan con energía biomecánica, es decir, en base al movimiento del cuerpo. 

“Zic-zic-zic” sonaban las linternas que se iban ganando uno a uno los estudiantes del Centro de Robótica de Riachuelo mientras sus docentes disparaban preguntas curiosas sobre energía, voltios y temas similares. ¿La sorpresa de los adultos presentes? Que niños de ocho años supieran tanto sobre electrones, voltaje y derivados. 

Pero los regalos no se quedaron ahí, también la ONG Acción Social y Eco Chatarreros entregaron al Centro de Robótica de Riachuelo 500 dólares de regalo. 

La emoción de los estudiantes fue grande cuando Nahuel anunció que con ese dinero, que hoy ronda los $62.753, comprarán lápices 3D y otras herramientas para que sigan aprendiendo robótica. Más aún cuando, sin querer, se le escapó alguna que otra lágrima al hablar de la importancia de esto y la historia del Centro de Robótica a sus estudiantes. 

La jornada terminó con muchas fotografías, la degustación de unos chipacitos que sacaron más de una sonrisa y muchos abrazos al ritmo de “¡Nos vemos, profes!” de esas pequeñas voces.

VER MÁS: Viajarán a Yacyretá para conocer cómo funciona la energía hidráulica

Pero, a todo esto, los niños de Riachuelo tenían un interrogante: “¿Cuándo aprenderemos a hacer una lámpara de luz de paz?”. Seguramente esta semana, ya que el grupo colombiano dejó de regalo cinco desarmadas para que los niños y niñas de Riachuelo fabriquen las suyas. ¿Lograrán armarlas para regalarlas en su ciudad? 

Seguro que sí. Sus mentes brillantes, sus ganas de crecer y aprender y el apoyo de sus docentes están a la vista. Eso les bastará para conquistar todos sus sueños, como les dice seguido Nahuel. 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error