Viernes 07de Octubre de 2022CORRIENTES26°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$147,2

Dolar Venta:$155,2

Viernes 07de Octubre de 2022CORRIENTES26°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$147,2

Dolar Venta:$155,2

/Ellitoral.com.ar/ Cultura

El Fondo Nacional de las Artes tiene nueva directora en el área de Letras

La poeta y ensayista Florencia Abbate reemplaza a la escritora y periodista Mariana Enríquez. 

La escritora y periodista Mariana Enríquez finalizó su mandato como directora de Letras del Fondo Nacional de las Artes (FNA) y asumirá su cargo la escritora, poeta y ensayista Florencia Abbate, quien ya cumplía tareas como en el área desde febrero.

“En la última reunión de Directorio despedimos a Mariana Enríquez, quien finalizó su mandato al frente del área de Letras. Se le hizo entrega de un diploma en reconocimiento por su trabajo y dedicación”, posteó la institución en su cuenta de Twitter, donde también anunciaba que quedaba en ese cargo Abbate.

Enríquez (Buenos Aires, 1973) fue designada en mayo del 2020 como la responsable de otorgar becas, préstamos y subsidios y de organizar concursos en el área de literatura del organismo presidido por Diana Saiegh.

“Fue una decisión laboral sobre todo: estoy viajando mucho, me puse a escribir, me llevo genial con los otros directores y creo que Florencia Abbate lo hará genial. No tengo tiempo para dedicarle como debería”, dijo Enriquez a Télam sobre la decisión.

La autora de “Nuestra parte de noche” manifestó su “agradecimiento a las autoridades y trabajadores del FNA” por su ayuda y apoyo “siempre” y agregó: “El balance es que aprendí mucho pero para hacerlo bien necesito tiempo que pos pandemia no tengo”.

Durante su gestión, hubo lugar para la innovación, ya que, por ejemplo, la convocatoria del concurso de Letras 2020 estuvo dirigida a los géneros de ciencia ficción, fantástico y terror y tuvo un carácter fuertemente federal que modificó el formato clásico del certamen “para recibir textos de más autores, poniendo el foco en las regiones para así jerarquizarlas y darles más visibilidad”, explicaba en ese momento.

Periodista, docente y editora del suplemento “Radar” del diario Página/12, Enriquez tiene un recorrido literario que incluye novelas, relatos de viajes y cuentos publicados en revistas internacionales como Granta, Electric Literature o The New Yorker.

Es autora de “Bajar es lo peor”, “Los peligros de fumar en la cama”, “Las cosas que perdimos en el fuego”, “Ese verano a oscuras” y “La hermana menor”.

Su última novela, “Nuestra parte de noche”, un texto que narra la travesía de un padre y un hijo en plena dictadura desde un registro que fusiona el realismo con el terror gótico, recibió en este último tiempo el Premio Herralde de Novela 2019 e integró la “lista corta” del prestigioso International Booker Prize y el Premio Celsius en la Semana Negra de Gijón, entre otros reconocimientos internacionales.

Abbate por su parte -narradora, ensayista, poeta, doctora en Letras y autora de novelas como “El grito”, “Magic resort”, los cuentos de “Felices hasta que amanezca” o el ensayo “Biblioteca feminista”-, venía cumpliendo funciones en el área de Letras del FNA desde febrero y, a partir del alejamiento de Enriquez, asumirá como única directora.

En declaraciones a Télam, Abbate definió la designación como “una alegría” porque se trata de una institución que aprecia y conoce “desde hace 20 años”, cuando en 2002 la premiaron por un libro de poesía. “Muchísimas escritoras y escritores que aprecio han recibido alguna vez un apoyo del Fondo y en nuestro ámbito se valora tanto la ayuda económica -siempre necesaria- como el prestigio que tiene, por la independencia de criterios respecto del mercado”, resaltó.

“Como muchas otras personas, fui también jurado y prejurado en becas y concursos del Fondo y se trabaja con total libertad, sin condicionamientos”, remarcó.

Sobre las deudas del FNA, la autora habló de “ser más federal, lograr que la institución sea conocida en todas las provincias y que se presenten artistas y entidades de todas partes del país, uno de los desafíos que esta gestión encaró y que aplica tanto a becas y concursos como a subsidios y préstamos que les permiten a centros culturales y bibliotecas populares, entre otros, hacer mejoras de infraestructura, o permiten a sellos editoriales financiar publicaciones y catálogos”.

“Otro desafío era incrementar la cantidad de beneficiarios y beneficiarias, cosa que se ha logrado porque en el último año la cantidad de becas otorgadas ha triplicado el número más alto que se había otorgado en la historia del organismo. Este año también incorporamos en las becas, atendiendo a las necesidades del sector, una línea especial dedicada a la etapa de “finalización de obra”, que en el área de Letras fue un éxito”, remarcó.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error