Jueves 13de Junio de 2024CORRIENTES22°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$881,5

Dolar Venta:$921,5

Jueves 13de Junio de 2024CORRIENTES22°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$881,5

Dolar Venta:$921,5

/Ellitoral.com.ar/ Cultura

“La magia se esconde en lo cotidiano, en las cosas simples del día a día”

*Especial Carlos Lezcano y Fernanda Toccalino

Abrió al público ArteCo, la Feria de arte contemporáneo que desde hace 6 años reúne a los referentes de las artes visuales en un evento que crece en calidad y en número.

Nos corren del lugar de la contemplación para invitarnos a una experiencia diferente, más dinámica y diversa donde se amalgaman en un mismo espacio y durante cuatro días, los artistas, las galerías, los coleccionistas y el periodismo cultural junto a un público curioso y cada vez más amplio. Son días de mucho aprendizaje.

Entre los artistas correntinos seleccionados nos llama la atención el cuerpo de obra de un artista poco difundido en la provincia: Hernán Di Filippo. Sus pinturas son simples y alegres, representa espacios donde dan ganas de entrar y quedarse. 

Lo entrevistamos en “Todos los Vientos”, el programa de radio UNNE.

-Estudiaste diseño gráfico y decis que sos pintor desde que tenés memoria. ¿Es así?

-Sí, la verdad que a veces hay que bucear mucho en la memoria, en los recuerdos, siempre me gustó el dibujo. La pintura como un medio expresivo, era un juego de chicos desde que tengo memoria. Siempre me sentí hipnotizado por una hoja y por los colores en la mesa.

-Describo brevemente tus pinturas: Las composiciones están cargadas de elementos: planos, recortados y de colores saturados, que describen una escena que nos es familiar, como de un cotidiano. Hay muchos detalles que se muestran sin superponerse, con la intención de que se reconozcan. La representación del gauchito Gil y de un libro de Matisse son elementos recurrentes. Tus obras tienen una reminiscencia de la obra de Matisse mezclado con las creencias populares del litoral. ¿Nos contás un poco más sobre esto?

-Sí, totalmente, es una composición que tiene que ver con una imagen sin pensar tanto en la perspectiva, sino un poco más en la composición a nivel forma, colores, texturas, y que cada elemento deje lugar o termine donde empieza el otro. Esa es un poco la forma en la que trabajo, es una vuelta completa luego de haber empezado, como mucha gente, desarrollando la técnica, buscando la imitación de la realidad, tratando de entender la perspectiva o cómo componer una obra, para después poder romper un poco con ese paisaje o esa estructura, y dedicarme más a la composición más abstracta. Lo del gauchito, e inclusive lo de Matisse, tienen que ver con mi universo cotidiano. Todos los elementos que figuran en cada obra, por lo general son elementos con los cuales convivo, me encanta el gauchito, no porque me guste, sino porque desde chico siento una velita roja en la cocina, en la verdulería de enfrente de mi casa, en todos lados. En Corrientes, el gauchito es una figura que está desde siempre. Y Matisse tiene que ver con un gusto, con el apreciar la composición desde los colores, el pincel más suelto, las formas más desprolijas, los bordes más imperfectos, y poner más foco a nivel compositivo. Va un poco por ahí, son todos elementos que conviven en mi casa, libros, formas, estatuillas, manteles, plantas, todo eso se convierte en un paisaje que quizás toma un sentido más artístico en la obra. La idea es salir un poco de lo cotidiano para transformarlo en algo artístico.

-Claro, aparecen elementos de tu cotidiano que pueden ser también del nuestro: un ventilador, un florero, una vela, un gato…

-Julio!

-Tu gato, Julio, aparece en varias de tus pinturas. Nos mostrás parte de tu casa, nos contás tu día a día.

-Sí, para mí la magia se esconde en lo cotidiano, en las cosas simples del día a día, y si uno puede ver a través de esos elementos, de esos rituales, de lo simple de la vida, empieza a encontrar que todo tiene un valor que es mucho más significativo. Se transforman en objetos que cobran otro sentido, que deja de ser algo que lo ves todo el día y pasa a ser algo esencial de tu vida.

-Decías que hay que conocer para romper y desde ahí construir, ¿cómo es el proceso?

-Creo que eso es necesario en cualquier expresión artística, uno no puede empezar rompiendo lo que no conoce o no puede romper estructuras si nunca las tuvo. No puedo componer una obra despojado de profundidad o de perspectiva si no sé manejar ese recurso, en el sentido de que es necesario conocer la historia del arte, es necesario hacer un camino que es largo e introspectivo para entender en qué lugar uno está parado. Me defino más como un autodidacta en la pintura porque si bien estudié diseño gráfico, no estudié arte digamos y empecé con libros de pintura. Un día mi viejo me dijo vamos a buscar un caballete, yo tenía 12 años y a partir de ahí salté de la hoja a la tela. Siempre fui curioso, siempre investigando, tratando de lograr con la pintura lo que veía y eso me sirvió un montón.

-¿Dónde sucedía todo esto? ¿En qué lugar?

-En Goya, inclusive ahora estoy en la plaza San Martín donde pasé bastante tiempo cuando era chico. En Goya está la casa donde me crié, está mi familia, recuerdo las fiestas en las tardes de verano. A mí siempre me gustó la pintura, quizás en Goya no había tanto arte visual para ver, no tenemos un museo de arte moderno, pero hubo algo que de chico a mí me despertó la curiosidad por pintar, que no es una curiosidad sino el placer y el sentirme como en un refugio. Después fui a estudiar a Buenos Aires y la pintura siempre siguió a la par, obviamente hubo un cambio importante, fue un salto de escala en todo sentido el vivir allá.

-Decís que estudiaste diseño, ¿creés que esa formación se refleja en tu obra o son prácticas paralelas, hay un vínculo entre el diseño gráfico y tu trabajo pictórico?

-Sin duda hay una relación porque mi obra es visualmente gráfica.

Además de haber estudiado diseño me dediqué mucho tiempo a la docencia en la materia de morfología, tanto en la UBA como en la Universidad de Belgrano y la morfología es justamente el estudio de las formas, entonces haces un análisis que es mucho más objetivo porque el diseño responde a necesidades más objetivas pero haces un análisis compositivo y haces un análisis del color y empezás a entender que la estructura existe, existen leyes de percepción existen un montón de elementos que uno inconscientemente vuelca en la obra pero en diseño lo que haces es analizarla de una manera más objetiva y entender el por qué el ojo humano tiende a organizar la forma o tiende a decodificar lo que vemos para simplificarlo, en definitiva ahí aparecen un montón de conceptos como jerarquías, niveles de lectura. No es que los pienso a la hora de pintar pero están incorporados inconscientemente en base a la experiencia digamos.

-Dijiste la palabra inconsciente y pensé en que toda obra tiene algo de político, nuestros actos son políticos. ¿La realidad influye en tus obras? ¿Vos hacés explícito o consciente en algún momento de tu producción un gesto que vaya en ese sentido? Tus imágenes son apacibles, muy alegres, son de un mundo feliz.

Mi obra en este momento no tiene una carga  política explícitamente, no está dirigida hacia ese lado y no es que no sea una persona comprometida políticamente, incluso me crié en una casa con mucha política. La política más como algo social, más allá de lo partidista como esa idea de atender a los que menos tienen en definitiva. Eso me enseñaron de chico y en algún aspecto mí obra está vinculada con lo popular. Entonces aparecen algunas figuras relacionadas a las costumbres correntinas. Con esto me refiero a este momento de mi obra, porque quizás en otro momento sí estuve más atrapado más en el mensaje político, con retratos de personalidades que significaron mucho para Latinoamérica u obras vinculada a lo que fue el 2001 y otras expresiones. Hoy se ve en redes sociales , en Instagram básicamente, los últimos ocho años de pintura pero pinto desde los catorce puedo decir que tengo obras pintadas, y pasé por diferentes momentos.

-Comentabas que la paleta de colores cambió un poco este último tiempo. Sabemos que fuiste papá hace poco y que de alguna manera también has vuelto a Goya buscando un poco más de naturaleza, un refugio. ¿Cómo fue esa vuelta a Goya y cómo es ese cambio de representación de esta realidad?

-Sí, mira, obviamente como cualquier persona más allá del arte a mí me sensibiliza mucho el contexto y soy permeable a los cambios sociales entonces eso, quiera o no quiera influye directamente en lo que. Uno después analiza  que los contrastes son más marcados, que hay más presencia de colores más bajos como el negro o la oscuridad y también hay colores que están muy arriba y muchos altos, muchos contrastes. Eso para puede ser analizable desde un contexto social hoy estamos viviendo en un mundo en el cual y digo mundo porque creo que va más allá de la Argentina en el cual el contraste es lo que más marca esa idea de lo antagónico estar de un lado o estar del otro y lo que más reina en la sociedad es eso también es lo que más impacto tiene. Pareciera que esa es la noticia que más impacto genera, que más público atrae lamentablemente. 

Con respecto a Goya yo no diría que ya volví. Estoy volviendo porque todavía estoy reencontrándome con Goya. Yo me fui hace 20 años y, si bien hay cosas que están tal cual que cuando me fui, hay otras que no y el cambio es bastante grande de Buenos Aires a Goya sin duda es todo un desafío.

¿Qué estás haciendo ahora? ¿Qué vas a hacer? ¿Vas a exponer en algún momento en corrientes?

Sí, ahora estoy preparando obras para Arteco porque por suerte fui seleccionado. Es la primera vez que voy a participar en una feria artística o sea, he participado en alguna feria anteriormente pero no en una que esté en un calendario nacional de feria y que apunta a un público directamente de arte entonces estoy preparando obras para eso. Estoy disfrutando al máximo de este preparativo porque es imaginar cómo armar el espacio porque voy como artista individual entonces tengo que armar ese espacio tengo que llevar obras tengo que pensar cómo quiero que se vea bueno, ahí atravieso un poco la parte de diseñador me parece totalmente y tomarlo como una experiencia súper positiva de ir a disfrutar.

-Así son las ferias: posibilitan el encuentro con otros artistas, conocer un poco más la escena regional y que conozcan tu obra.

-Es mi primera participación en Corrientes.  Conozco mucha gente que va a estar ahí. Desde galerías, colectivos artísticos y artistas, lo que me gusta mucho. En Buenos  tanto mi compañera como a mí nos encanta ir a museos, ferias y todo lo que esté relacionado al circuito artístico. Sin dudas esta es una linda oportunidad para conocer un poco el circuito en Corrientes que no es solo Corrientes hay un montón de gente del país. Creo que va a estar muy lindo sin dudas.

El año pasado participé en un colectivo artístico con una curadora que se llama Carolina Urresti que es una gestora de arte que hace un trabajo muy lindo. Ella me invitó hace un tiempo a participar y va a estar en esta edición con una muestra colectiva de artistas y por suerte voy a poder aportar un granito de arena ahí porque creo que el foco va a estar más en dominio individual digamos. En Arteco también es un proyecto de Caro Urresti que se llama Llora llora Urutuaú y que reúne obras de artistas del Paraguay de Misiones, de Corrientes , Santa Fe, así que va a ser muy lindo también poder compartir.

-¿Qué color tiene Corrientes?

Es difícil definirlo en uno. Para mí  el color y la textura va más ligada al Paraná. Que no tiene un color definido sino es una tonalidad amarronada que de momento se ve celeste que de momento brilla con la luna y que tiene una vida infinita adentro. Creo que Corrientes tiene un color que pareciera simple pero si   te zambullís en ese río encontrás una gama amplia de tonalidades. Corrientes tiene payé.

Quien es Hermán Di Filippo

Artista y diseñador: Con un amor muy profundo por la pintura y la expresión que trae consigo desde muy pequeño, convivo entre el arte y el diseño en mi día a día. Durante más de 12 años fue docente en la UBA y en la Universidad de Belgrano la materia Morfología. Incursionó en la UNA en Artes Visuales y, tras recibirse de Diseñador Gráfico en la UBA realizó una Maestría en Comunicación y Estrategia de Marca en la Universidad Austral donde profundizó en su amor y conocimiento por el Branding. Actualmente es co-fundador de estudio Convoi, un estudio especializado en branding y estrategia de marcas 360

 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error