ellitoral.com.ar

Martes 18de Junio de 2019CORRIENTES15°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$43,00

Dolar Venta:$45,00

Problemas

¡Buen día! Quien más quien menos, la mayor parte de la gente piensa que lo ideal es no tener nunca problemas. Scout Peck nos ayuda a comprender que la cosa no es así:
“La vida cobra su sentido precisamente en el proceso de afrontar y resolver problemas. Ellos hacen que distingamos con agudeza entre éxito y fracaso.
Los problemas fomentan nuestro coraje y nuestra sabiduría; es más, acrecientan nuestro coraje y nuestra sabiduría, es más, acrecientan nuestro coraje y nuestro coraje y nuestra sabiduría. Sólo gracias a los problemas crecemos mental y espiritualmente. Cuando deseamos alentar el desarrollo y el crecimiento del espíritu humano, lanzamos un desafío a la capacidad del hombre para resolver problemas.
Por el dolor, que supone afrontar y resolver problemas, aprendemos. Como dijo Benjamín Franklin: ‘Aquellas cosas que lastiman, instruyen’. Por eso las personas sabias aprenden no tener miedo a los problemas, por el contrario, los acogen de buen gusto, así como aceptar los dolores inherentes a los problemas.
La disciplina es el instrumento que necesitamos para resolver los problemas de la vida. Sin disciplina, nada podemos resolver. Con sólo un poco de disciplina podemos resolver únicamente algunos problemas. Con disciplina total podemos resolver todos los problemas.
Debemos enseñarnos a nosotros mismos y enseñar a nuestros hijos la necesidad de sufrir y el valor que ello tiene, la necesidad de afrontar directamente los problemas y de experimentar el dolor que ellos nos acarrean.
Cuando enseñamos la disciplina –a nosotros mismos y a nuestros hijos- nos estamos enseñando y les estamos enseñando a ellos la manera de sufrir y también la manera de desarrollarnos y crecer”.
El mundo vegetal nos puede servir de ejemplo. La pequeña planta sólo necesita un resquicio en el cemento para buscar la luz afuera y seguir crecimiento. Aun en sus limitaciones, no espera a que se den todas las condiciones. Bastan las mínimas para hacer lo suyo.
¡Hasta mañana!
¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Problemas

¡Buen día! Quien más quien menos, la mayor parte de la gente piensa que lo ideal es no tener nunca problemas. Scout Peck nos ayuda a comprender que la cosa no es así:
“La vida cobra su sentido precisamente en el proceso de afrontar y resolver problemas. Ellos hacen que distingamos con agudeza entre éxito y fracaso.
Los problemas fomentan nuestro coraje y nuestra sabiduría; es más, acrecientan nuestro coraje y nuestra sabiduría, es más, acrecientan nuestro coraje y nuestro coraje y nuestra sabiduría. Sólo gracias a los problemas crecemos mental y espiritualmente. Cuando deseamos alentar el desarrollo y el crecimiento del espíritu humano, lanzamos un desafío a la capacidad del hombre para resolver problemas.
Por el dolor, que supone afrontar y resolver problemas, aprendemos. Como dijo Benjamín Franklin: ‘Aquellas cosas que lastiman, instruyen’. Por eso las personas sabias aprenden no tener miedo a los problemas, por el contrario, los acogen de buen gusto, así como aceptar los dolores inherentes a los problemas.
La disciplina es el instrumento que necesitamos para resolver los problemas de la vida. Sin disciplina, nada podemos resolver. Con sólo un poco de disciplina podemos resolver únicamente algunos problemas. Con disciplina total podemos resolver todos los problemas.
Debemos enseñarnos a nosotros mismos y enseñar a nuestros hijos la necesidad de sufrir y el valor que ello tiene, la necesidad de afrontar directamente los problemas y de experimentar el dolor que ellos nos acarrean.
Cuando enseñamos la disciplina –a nosotros mismos y a nuestros hijos- nos estamos enseñando y les estamos enseñando a ellos la manera de sufrir y también la manera de desarrollarnos y crecer”.
El mundo vegetal nos puede servir de ejemplo. La pequeña planta sólo necesita un resquicio en el cemento para buscar la luz afuera y seguir crecimiento. Aun en sus limitaciones, no espera a que se den todas las condiciones. Bastan las mínimas para hacer lo suyo.
¡Hasta mañana!