ellitoral.com.ar

Viernes 15de Noviembre de 2019CORRIENTES25°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$57,75

Dolar Venta:$62,75

Una despedida desde el seguro regazo del apego

imagen_0
imagen_1
Desde 2012, este suplemento buscó acompañar a las mamás y los papás correntinos en el increíble y maravilloso mundo de la crianza. Nos despedimos con unas palabras de cariño hacia nuestros lectores.  

No suele ser sencillo de decir “adiós” pero queremos despedirnos de nuestros lectores como corresponde. Dejamos atrás el suplemento Padres Hoy con un poco de tristeza pero con una sensación de satisfacción porque en estos últimos 20 meses, junto al diario El Litoral, hicimos un trabajo interesante, inédito y que, esperamos, haya ayudado a muchos papás. A nosotras, las mamás que formamos este equipo nos ayudó muchísimo. Nos hizo replantear nuestras propias creencias, nos hizo ver la maternidad y la paternidad desde distintos ángulos y también nos permitió conocer en nuestra ciudad a cientos de personas que se dedican con amor a las múltiples facetas que tiene la crianza de un niño.  
Desde principios del 2012, este suplemento acompañó cada jueves al diario El Litoral, y a cientos de mamás y papás, tíos y tías, abuelos y abuelas interesados en conocer más sobre cómo educar a los niños. Si bien la temática es frecuente y está en expansión en todo el mundo, fue un espacio inédito para la provincia de Corrientes.
Número a número desde Padres Hoy intentamos mostrar instituciones, profesionales y personas de todos los ámbitos que se brindan con amor y paciencia a los chicos. Retratamos nuestra ciudad desde el enfoque de papás que están en la búsqueda de “algo más” para sus hijos y nos encontramos con un mundo maravilloso y muchas veces poco conocido. Un mundo repleto de personas que creen que una mujer no es sólo una incubadora y que la maternidad no se termina en dar a luz un hijo. ¡Hay tanto por hacer!

Aquí y ahora
Desde el número uno quisimos contarles a los papás correntinos que acá, en nuestra ciudad, hay un lugar para cada necesidad. Existen innovadores espacios para estimular a los bebés desde muy pequeños. Otros para los que buscan una educación bilingüe o para los que quieren fomentar la creatividad de los “piojos”. Quisimos conocer todos los sitios que se especializan en las distintas facetas del autismo y los trastornos generales de desarrollo (TDG) y cómo muchas familias pudieron abordarlo. Les contamos dónde pueden aprender a nadar, a jugar al futbol, al básquet, a practicar danza desde los primeros pasos. Celebramos días de la madre, del padre, del niño.
En estas páginas, también contamos historias muy dolorosas de pérdidas, de abusos, de duelo y de dolor, siempre con respecto e intentando que esas experiencias traumáticas ayuden a otros.

En los últimos meses, sumamos profesionales que decidieron acompañarnos en este espacio y a ellos, queremos darle un especial agradecimiento. Nos quedó muchísimo por contar. Y nos vamos con deudas pendientes.

Apego presente
Todo lo que tratamos de mostrarle, los autores que citamos, las páginas web que recomendamos, todo tiene como metáfora que no creemos en los castigos, que creemos que la mejor manera de criar a un niño es el apego seguro y en la educación positiva. Una perspectiva que no significa malcriar como muchos entienden a “atender” a un niño ni mucho menos “mal acostumbrarlo”. Lo trascedente del apego es que estamos intentando que nuestros hijos sean niños seguros, respondiendo a sus necesidades básicas primarias, atendiéndolos, llenándolos de amor y entregándonos para que sean independientes y sobre todo buenas personas.
Los que nos nacimos entre las décadas del 70 y el 80 podemos contar anécdotas, que hoy incluso nos hacen reír, de algún chancletazo, un “chirlo” dado a tiempo y porque no de un “cintarazo”. Incluso muchos papás creen que es un signo de debilidad no poner ese límite físico del castigo a los chicos cuando no se comportan como creemos adecuado. Es justamente esa naturalización del castigo tan arraigada en nuestra Corrientes querida, la que intentamos desterrar desde estas páginas. Luego de todo este tiempo reafirmamos que el apego es nuestra forma de cambiar el mundo y con esa idea, nos vamos.



Cómo seguimos
Esta es una despedida a medias, si bien el suplemento por el momento no va a continuar saliendo junto al diario El Litoral, encontramos un espacio en el suplemento Vivir Bien, que acompaña la edición de los días sábados.  Vamos a tener un Espacio de Padres, en sus páginas. Allí, nos encontraremos.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Una despedida desde el seguro regazo del apego

Desde 2012, este suplemento buscó acompañar a las mamás y los papás correntinos en el increíble y maravilloso mundo de la crianza. Nos despedimos con unas palabras de cariño hacia nuestros lectores.  

No suele ser sencillo de decir “adiós” pero queremos despedirnos de nuestros lectores como corresponde. Dejamos atrás el suplemento Padres Hoy con un poco de tristeza pero con una sensación de satisfacción porque en estos últimos 20 meses, junto al diario El Litoral, hicimos un trabajo interesante, inédito y que, esperamos, haya ayudado a muchos papás. A nosotras, las mamás que formamos este equipo nos ayudó muchísimo. Nos hizo replantear nuestras propias creencias, nos hizo ver la maternidad y la paternidad desde distintos ángulos y también nos permitió conocer en nuestra ciudad a cientos de personas que se dedican con amor a las múltiples facetas que tiene la crianza de un niño.  
Desde principios del 2012, este suplemento acompañó cada jueves al diario El Litoral, y a cientos de mamás y papás, tíos y tías, abuelos y abuelas interesados en conocer más sobre cómo educar a los niños. Si bien la temática es frecuente y está en expansión en todo el mundo, fue un espacio inédito para la provincia de Corrientes.
Número a número desde Padres Hoy intentamos mostrar instituciones, profesionales y personas de todos los ámbitos que se brindan con amor y paciencia a los chicos. Retratamos nuestra ciudad desde el enfoque de papás que están en la búsqueda de “algo más” para sus hijos y nos encontramos con un mundo maravilloso y muchas veces poco conocido. Un mundo repleto de personas que creen que una mujer no es sólo una incubadora y que la maternidad no se termina en dar a luz un hijo. ¡Hay tanto por hacer!

Aquí y ahora
Desde el número uno quisimos contarles a los papás correntinos que acá, en nuestra ciudad, hay un lugar para cada necesidad. Existen innovadores espacios para estimular a los bebés desde muy pequeños. Otros para los que buscan una educación bilingüe o para los que quieren fomentar la creatividad de los “piojos”. Quisimos conocer todos los sitios que se especializan en las distintas facetas del autismo y los trastornos generales de desarrollo (TDG) y cómo muchas familias pudieron abordarlo. Les contamos dónde pueden aprender a nadar, a jugar al futbol, al básquet, a practicar danza desde los primeros pasos. Celebramos días de la madre, del padre, del niño.
En estas páginas, también contamos historias muy dolorosas de pérdidas, de abusos, de duelo y de dolor, siempre con respecto e intentando que esas experiencias traumáticas ayuden a otros.

En los últimos meses, sumamos profesionales que decidieron acompañarnos en este espacio y a ellos, queremos darle un especial agradecimiento. Nos quedó muchísimo por contar. Y nos vamos con deudas pendientes.

Apego presente
Todo lo que tratamos de mostrarle, los autores que citamos, las páginas web que recomendamos, todo tiene como metáfora que no creemos en los castigos, que creemos que la mejor manera de criar a un niño es el apego seguro y en la educación positiva. Una perspectiva que no significa malcriar como muchos entienden a “atender” a un niño ni mucho menos “mal acostumbrarlo”. Lo trascedente del apego es que estamos intentando que nuestros hijos sean niños seguros, respondiendo a sus necesidades básicas primarias, atendiéndolos, llenándolos de amor y entregándonos para que sean independientes y sobre todo buenas personas.
Los que nos nacimos entre las décadas del 70 y el 80 podemos contar anécdotas, que hoy incluso nos hacen reír, de algún chancletazo, un “chirlo” dado a tiempo y porque no de un “cintarazo”. Incluso muchos papás creen que es un signo de debilidad no poner ese límite físico del castigo a los chicos cuando no se comportan como creemos adecuado. Es justamente esa naturalización del castigo tan arraigada en nuestra Corrientes querida, la que intentamos desterrar desde estas páginas. Luego de todo este tiempo reafirmamos que el apego es nuestra forma de cambiar el mundo y con esa idea, nos vamos.



Cómo seguimos
Esta es una despedida a medias, si bien el suplemento por el momento no va a continuar saliendo junto al diario El Litoral, encontramos un espacio en el suplemento Vivir Bien, que acompaña la edición de los días sábados.  Vamos a tener un Espacio de Padres, en sus páginas. Allí, nos encontraremos.