ellitoral.com.ar

Martes 12 de Noviembre de 2019 CORRIENTES30°Pronóstico Extendido clima_parcial

Dolar Compra: $57,75

Dolar Venta: $62,75

Las etapas del parto

El parto se produce en tres etapas. Cuando comienzan las contracciones regulares, el bebé se mueve hacia abajo en la pelvis a medida que el cuello uterino se ablanda (se hace más delgado) y se dilata (se abre). La manera en que avanza el parto y el tiempo que dura varían de una mujer a otra. Pero cada etapa tiene características distintivas que están presentes en todas las mujeres.

> Primera etapa

La primera etapa comienza con el inicio del parto y termina cuando el cuello uterino está completamente abierto. Es la etapa más larga del parto y suele durar entre 12 y 19 horas. Muchas mujeres pasan la parte inicial de esta primera etapa en casa. Es posible que desee descansar, ver televisión, pasar el rato con la familia o incluso dar un paseo. La mayoría de las mujeres pueden comer y beber durante el parto; eso le dará la energía que necesitará más adelante. Por veces algunos médicos aconsejan a las mujeres en parto a evitar alimentos sólidos como una precaución por si es necesario hacer una cesárea. Mientras se encuentra en casa, mida la duración de las contracciones e informe a su médico sobre su progreso. Su médico le indicará cuándo debe ir al hospital o maternidad.
En el hospital, su médico controlará el progreso del parto revisando periódicamente el cuello uterino, así como la posición y la ubicación en el canal del parto del bebé. En la mayoría de los casos, la cabeza se mueve hacia la pelvis mirando hacia un lado y luego el bebé gira boca abajo. A veces, el bebé está boca arriba, en dirección al abdomen de la madre. A menudo esta posición implica un intenso trabajo con la espalda. Su médico puede tratar de hacer girar al bebé o es posible que el bebé lo haga solo.
A medida que se acerca el final de la primera etapa del parto, las contracciones se hacen más largas, más fuertes y más seguidas. Muchos de los consejos de posicionamiento y relajación pueden ser útiles ahora. Trate de encontrar la posición más cómoda durante las contracciones y deje que los músculos se aflojen entre las contracciones. Dígale a la persona que la está apoyando cómo puede ayudarla, por ejemplo, puede frotarle la parte baja de la espalda, darle trocitos de hielo para chupar o colocarle un paño sobre la frente.
A veces, se utilizan medicamentos y otros métodos para ayudar a acelerar un parto que avanza lentamente. Muchos médicos rompen ellos mismos las membranas. Aunque esta práctica es ampliamente utilizada, los estudios muestran que hacerlo durante el parto no ayuda a acortar su duración.
Su médico puede usar un monitor fetal electrónico para ver si el suministro de sangre a su bebé está bien. Para la mayoría de las mujeres, esto implica colocar dos correas alrededor del abdomen de la madre. Una correa mide la fuerza y la frecuencia de las contracciones. La otra correa registra la forma en que el latido del corazón del bebé reacciona a la contracción.
La fase más difícil de esta primera etapa es la transición. Las contracciones son muy potentes, con muy poco tiempo entre una y otra para relajarse, mientras el cuello uterino se extiende los últimos centímetros que faltan. Muchas mujeres se sienten temblorosas o con náuseas. El cuello uterino está completamente dilatado cuando alcanza los 10 centímetros.

> Segunda etapa
La mayoría de los bebés se presentan con la cabeza hacia abajo. Si lo primero que aparece son los pies o las nalgas del bebé, se dice que el bebé está de nalgas. La posición de nalgas aumenta el riesgo de que el bebé sufra problemas de salud o de que muera. Si el bebé está de nalgas, su médico puede tratar de rotar al bebé unas semanas antes de la fecha de parto empujando su abdomen o bien puede sugerir un parto por cesárea. En un estudio reciente y a gran escala se halló que si uno o ambos padres han nacido de nalgas, sus hijos tienen el doble de probabilidades de nacer de la misma manera.
La segunda etapa consiste en pujar y dar a luz a su bebé. Por lo general, dura entre 20 minutos y dos horas. La mujer pujará con fuerza durante las contracciones y descansará entre ellas. Pujar es un trabajo duro, y una persona de apoyo puede ayudarla a mantenerse concentrada. Una mujer puede dar a luz en muchas posiciones, así como en cuclillas, sentada, de rodillas o acostada sobre la espalda. Dar a luz en una posición derecha, así como en cuclillas, parece tener algunos beneficios. Esta posición puede acortar esta etapa del parto y ayudar a que el tejido próximo al canal del parto quede intacto. Encontrará que pujar le resulta más fácil o más cómodo de una forma en particular y le deberán permitir a que elija su posición para dar a luz.
Cuando la parte superior de la cabeza del bebé aparece plenamente (corona), el médico le dirá cuándo pujar y dar a luz al bebé. Es posible que el médico le haga un pequeño corte, llamado episiotomía, para ampliar la abertura vaginal. La mayoría de las mujeres no necesitan la episiotomía en el parto. A veces, se utilizan fórceps (instrumento en forma de pinza para ensaladas) o aspiración para ayudar a guiar al bebé a través del canal del parto. Esto se denomina parto vaginal asistido. Después de que el bebé nace, se corta el cordón umbilical.

> Tercera etapa
La tercera etapa implica la expulsión de la placenta. Es la etapa más corta y dura de 5 a 30 minutos. Las contracciones empiezan entre 5 y 30 minutos después del nacimiento y señalan que es el momento de expulsar la placenta. Quizás sienta escalofríos o temblores. El parto termina cuando se expulsa la placenta. Su médico reparará la episiotomía y cualquier desgarre que pueda tener. ¡Ahora puede descansar y disfrutar del bebé!

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Las etapas del parto

El parto se produce en tres etapas. Cuando comienzan las contracciones regulares, el bebé se mueve hacia abajo en la pelvis a medida que el cuello uterino se ablanda (se hace más delgado) y se dilata (se abre). La manera en que avanza el parto y el tiempo que dura varían de una mujer a otra. Pero cada etapa tiene características distintivas que están presentes en todas las mujeres.

> Primera etapa

La primera etapa comienza con el inicio del parto y termina cuando el cuello uterino está completamente abierto. Es la etapa más larga del parto y suele durar entre 12 y 19 horas. Muchas mujeres pasan la parte inicial de esta primera etapa en casa. Es posible que desee descansar, ver televisión, pasar el rato con la familia o incluso dar un paseo. La mayoría de las mujeres pueden comer y beber durante el parto; eso le dará la energía que necesitará más adelante. Por veces algunos médicos aconsejan a las mujeres en parto a evitar alimentos sólidos como una precaución por si es necesario hacer una cesárea. Mientras se encuentra en casa, mida la duración de las contracciones e informe a su médico sobre su progreso. Su médico le indicará cuándo debe ir al hospital o maternidad.
En el hospital, su médico controlará el progreso del parto revisando periódicamente el cuello uterino, así como la posición y la ubicación en el canal del parto del bebé. En la mayoría de los casos, la cabeza se mueve hacia la pelvis mirando hacia un lado y luego el bebé gira boca abajo. A veces, el bebé está boca arriba, en dirección al abdomen de la madre. A menudo esta posición implica un intenso trabajo con la espalda. Su médico puede tratar de hacer girar al bebé o es posible que el bebé lo haga solo.
A medida que se acerca el final de la primera etapa del parto, las contracciones se hacen más largas, más fuertes y más seguidas. Muchos de los consejos de posicionamiento y relajación pueden ser útiles ahora. Trate de encontrar la posición más cómoda durante las contracciones y deje que los músculos se aflojen entre las contracciones. Dígale a la persona que la está apoyando cómo puede ayudarla, por ejemplo, puede frotarle la parte baja de la espalda, darle trocitos de hielo para chupar o colocarle un paño sobre la frente.
A veces, se utilizan medicamentos y otros métodos para ayudar a acelerar un parto que avanza lentamente. Muchos médicos rompen ellos mismos las membranas. Aunque esta práctica es ampliamente utilizada, los estudios muestran que hacerlo durante el parto no ayuda a acortar su duración.
Su médico puede usar un monitor fetal electrónico para ver si el suministro de sangre a su bebé está bien. Para la mayoría de las mujeres, esto implica colocar dos correas alrededor del abdomen de la madre. Una correa mide la fuerza y la frecuencia de las contracciones. La otra correa registra la forma en que el latido del corazón del bebé reacciona a la contracción.
La fase más difícil de esta primera etapa es la transición. Las contracciones son muy potentes, con muy poco tiempo entre una y otra para relajarse, mientras el cuello uterino se extiende los últimos centímetros que faltan. Muchas mujeres se sienten temblorosas o con náuseas. El cuello uterino está completamente dilatado cuando alcanza los 10 centímetros.

> Segunda etapa
La mayoría de los bebés se presentan con la cabeza hacia abajo. Si lo primero que aparece son los pies o las nalgas del bebé, se dice que el bebé está de nalgas. La posición de nalgas aumenta el riesgo de que el bebé sufra problemas de salud o de que muera. Si el bebé está de nalgas, su médico puede tratar de rotar al bebé unas semanas antes de la fecha de parto empujando su abdomen o bien puede sugerir un parto por cesárea. En un estudio reciente y a gran escala se halló que si uno o ambos padres han nacido de nalgas, sus hijos tienen el doble de probabilidades de nacer de la misma manera.
La segunda etapa consiste en pujar y dar a luz a su bebé. Por lo general, dura entre 20 minutos y dos horas. La mujer pujará con fuerza durante las contracciones y descansará entre ellas. Pujar es un trabajo duro, y una persona de apoyo puede ayudarla a mantenerse concentrada. Una mujer puede dar a luz en muchas posiciones, así como en cuclillas, sentada, de rodillas o acostada sobre la espalda. Dar a luz en una posición derecha, así como en cuclillas, parece tener algunos beneficios. Esta posición puede acortar esta etapa del parto y ayudar a que el tejido próximo al canal del parto quede intacto. Encontrará que pujar le resulta más fácil o más cómodo de una forma en particular y le deberán permitir a que elija su posición para dar a luz.
Cuando la parte superior de la cabeza del bebé aparece plenamente (corona), el médico le dirá cuándo pujar y dar a luz al bebé. Es posible que el médico le haga un pequeño corte, llamado episiotomía, para ampliar la abertura vaginal. La mayoría de las mujeres no necesitan la episiotomía en el parto. A veces, se utilizan fórceps (instrumento en forma de pinza para ensaladas) o aspiración para ayudar a guiar al bebé a través del canal del parto. Esto se denomina parto vaginal asistido. Después de que el bebé nace, se corta el cordón umbilical.

> Tercera etapa
La tercera etapa implica la expulsión de la placenta. Es la etapa más corta y dura de 5 a 30 minutos. Las contracciones empiezan entre 5 y 30 minutos después del nacimiento y señalan que es el momento de expulsar la placenta. Quizás sienta escalofríos o temblores. El parto termina cuando se expulsa la placenta. Su médico reparará la episiotomía y cualquier desgarre que pueda tener. ¡Ahora puede descansar y disfrutar del bebé!