Lunes 03de Agosto de 2020CORRIENTES23°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$71,25

Dolar Venta:$76,25

Lunes 03de Agosto de 2020CORRIENTES23°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$71,25

Dolar Venta:$76,25

/Ellitoral.com.ar/ Cultura

Híbridus: música y lectura de poesía

“Me resulta grato la lectura de poemas y también que este espacio sea compartido con Híbridus”, contó María Jesús García, profesora de portugués. Este miércoles, a las 22, se realizará la apertura de la muestra “Encuentro con aves” en El Mariscal. Así se mostrarán parte de las publicaciones realizadas en el especial del diario El Litoral “Flautines al sol” durante este año. “Nosotros decimos con sonido lo que sentimos”, indicó Jorge Castro sobre el grupo que acompañará el evento. 

La muestra “Encuentro con aves”, un distinguido cierre de año del ciclo “Flautines al sol” que este año se presentó cada domingo en las páginas del diario El Litoral, se habilitará este miércoles, a las 22, en el Café El Mariscal. 

En la ocasión, para acompañar la iniciativa de la serie sobre aves que se publicó este año, se contará con la música Híbridus, propuesta musical de la mano de Jorge Castro y Osvaldo Burgos. Ellos se entrelazarán con poesía leída por Silvina Virgilio y por María Jesús García. María leerá en portugués, sobre esta iniciativa respondió que el carácter de la convocatoria le gustó, le resultó interesante. Ha sido invitada justamente para leer en portugués y poner así en valor la musicalidad de la poesía. 

“Me resulta grato la lectura de poemas y también que esto sea compartido con Híbridus. Voy a leer textos previamente seleccionados. Creo que será interesante porque la propuesta de Híbridus se genera y tiene lugar desde un no lugar. Es decir, desde la cuestión de no encorsetar las propuestas artísticas, sino que podamos dejar que las cosas fluyan. Pensar estos poemas, esta música, como un punto de encuentro y de expresividad de lo lúdico es importante. Por ese lado creo que la propuesta es muy interesante”, subrayó. 

La propuesta de Híbridus viene de la mano de Jorge Castro y Osvaldo Burgos. Osvaldo justamente coincide con María en ese espacio común de no lugar. “Buscamos que la música sea lo más importante. Nosotros nos ubicamos en un segundo plano”, agrega Jorge Castro. “La base de Híbridus es la relación humana. Ahí aparece la amistad donde la música hizo que nos conozcamos, la música fue el factor, más allá de lo técnico, de lo elaborado y de lo no elaborado, todo lo hacemos desde la amistad. Hemos tenido otros proyectos donde estábamos muy entusiasmos que se llamó Prístino, después eso no prosperó o no sabemos si se terminó. Nunca supimos qué pasó, pero dejó de su suceder. Prístino no se terminó, sino que dejó de ser”, desliza. Este dúo ya lleva un tiempo y respecto dialogamos con Jorge Castro. 

—¿Con los años sienten que este dúo se está consolidando? 

—La verdad es que no pienso que estemos consolidados. Consolidar es como si tuvieras dudas de lo que está sucediendo y entonces tenés que consolidar. En principio con Osvaldo somos amigos y nos gusta hacer música. Entonces el hecho de juntarnos, tocar y disfrutar es como comer un asado con amigos. Nosotros básicamente jugamos. Nosotros hacemos música. Otros, con los amigos, van a jugar al fútbol mientras nosotros hacemos música. Cuando vas a jugar al fútbol no pensás en consolidar ese grupo, querés jugar, nosotros también queremos jugar. Jugamos a hacer música, a tocar instrumentos, a decir con sonido lo que sentimos. 

Esto se puede acabar mañana y no porque no nos consolidamos, sino porque buscamos otros caminos. La amistad no se va a terminar, nos podremos reencontrar dentro de tres años y seguimos jugando. Estamos juntos para hacer lo que nos gusta y somos amigos. Somos como niños que jugamos, ningún niño consolida su juego, sino que solamente quiere jugar. 

—El proyecto Híbridus hasta el momento sólo es música, ¿en algún momento pensaron ponerle palabras a lo que están haciendo? 

—En algunas composiciones de Osvaldo Burgos las palabras están. Sucede que no encontramos quién diga esas palabras para lo que nosotros hacemos. Tenemos palabras. Cuando tuvimos un proyecto primigenio con Prístino Valeria Gómez era la voz de varios temas. En ese proyecto Osvaldo y Marily Morales Segovia ponían letras a nuestra música. No encontramos esa persona que pueda jugar con nosotros en la forma que nosotros jugamos. No porque no puedan, sino porque nosotros no encontramos. Algún día la encontraremos o no. Las palabras que le pone Osvaldo a su música tienen que ver con la música que hacemos. 

—¿Cómo viven esta experiencia de que haya poesía y música? 

—Será una presentación distinta. Con Guaú Trío -otro proyecto donde estoy haciendo música- hicimos una vez algo parecido. Esta experiencia será distinta, aquí vamos a jugar con la música y las palabras de otros. Vamos a jugar entre todos. Puede ser que salga lindo o no. Eso también tienen los juegos, vamos a jugar y hay mucha libertad en el juego. Ahora bien, desde la apertura y el encuentro ya nos produce una sensación nueva. Hay expectativa y al mismo tiempo incertidumbre sobre lo que va a pasar, esa sensación nos produce ansiedad y bulle en adrenalina. También tenemos cierta paz porque sabemos que es un juego. Es muy movilizador jugar.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error