ellitoral.com.ar

Viernes 24 de Enero de 2020 CORRIENTES30°Pronóstico Extendido clima_sol

Dolar Compra: $58,00

Dolar Venta: $63,00

El “Ni Una Menos” alzó la voz contra el femicidio y exigió soluciones judiciales

En su cuarta edición en la provincia, la marcha contra la violencia de género fue masiva y reunió a mujeres de diferentes sectores y familiares de víctimas.
 

imagen_1

Centenares de mujeres de diferentes edades se unieron al grito de “Ni Una Menos”, en una marcha que cumplió su cuarta edición en la provincia y que puso en escena la lucha contra la violencia de género. En la movilización este año sumaron el pedido puntual de declaración de emergencia nacional, en un contexto de 107 femicidios según los datos del Observatorio de Mumalá, como así también la solicitud de resoluciones efectivas a varios casos judiciales.
La movilización comenzó a las 16 en plaza Vera, desde donde caminaron por diferentes puntos estratégicos de la ciudad (iglesia Catedral y Municipalidad de Corrientes) hasta el Tribunal Oral Penal Nº 1.
Como en otras oportunidades, participaron referentes de diferentes organizaciones feministas, sociales, políticas y gremiales; que se podían distinguir por los colores de las pancartas preparadas para la ocasión. No obstante, en medio de esa diversidad, todas las participantes consultadas por El Litoral, manifestaron los mismos pedidos: prevención, aplicación de leyes y sanciones efectivas para eliminar la violencia de género.
“Creo que espacios como el Ni Una Menos nos permiten visibilizar la violencia de género, que vivimos a diario y que años atrás estaba oculta. Además, es una oportunidad para que todas aquellas mujeres que necesiten ayuda sepan que acá tienen personas en quien confiar”, expresó a este medio Victoria. 
Muy cerca de ella, un grupo de mujeres que participaban por primera vez, agregaron su preocupación por la violencia económica.  “Queremos que el Estado brinde respuestas ante la cantidad de femicidios y situaciones que viven las mujeres que trabajamos en condiciones desiguales”, señaló Graciela.
Desde otro sector de la plaza, Nilda que llevaba el pañuelo verde en su cuello, indicó: “Pedimos que se apliquen las leyes, como por ejemplo la Ley Micaela o ESI en las escuelas. Muchos mecanismos de prevención ya existen pero no se aplican, además estamos cansadas de ver casos que no se resuelven. Sin dudas estamos dentro de una justicia completamente patriarcal. Por esto marchamos”.

Justicia
En esa misma línea varias mujeres expresaron su preocupación ante los casos de femicidios, ocurridos en la provincia y cuyos responsables no obtuvieron sanciones definitivas.
Puntualmente, hubo carteles específicos que solicitaba la resolución de los casos como el de Sandra Silguero (con el rostro de Borlicher su femicida que aún sigue prófugo), el pedido de justicia por Tamara Salazar (porque liberaron al único imputado), e Irina López (que sigue sin resolverse).
En este contexto, Karina Silguero (hermana de Sandra), manifestó a este medio: “Hace cuatro años que pedimos una solución sin respuestas. Tanto el Estado como la justicia son responsables de que Borlicher siga libre”. Cabe destacar que existe un pedido de captura, ya que continúa prófugo. 
Asimismo, Amelia Gómez que sufrió violencia por parte de su yerno, dijo: “Queremos una justicia que sea imparcial, desde hace 9 años que denunciamos no sólo por sus golpes, sino también porque abusó de mi nieta. Sólo pedimos que actúen”.
Movilización
La masiva marcha de unas tres cuadras, comenzó a las 17.15 en plaza Cabral y caminaron por San Lorenzo hasta frente a la iglesia Catedral, donde un grupo de jóvenes cantó el “arroz con leche yo quiero abortar”.
Luego avanzó la multitud por las calles capitalinas, mientras un grupo de policías detenía el tránsito y controlaba los cambios de circulación.
La multitud, entre cánticos y carteles, llegó hasta el Tribunal Oral Penal Nº 1 donde encendieron las linternas de sus celulares para generar un impacto visual. Allí mismo se abrió un micrófono, donde los familiares de víctimas relataron sus experiencias y las referentes de organizaciones realizaron los pedidos concretos.
“Seguimos exigiendo al estado políticas públicas, presupuesto y justicia con perspectiva de género. Como así también la plena implementación de la ley 26.485 y el plan nacional para asistencia y contención de víctimas, prevención y eliminación de las violencia”, sintetizaron desde Mumalá.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

El “Ni Una Menos” alzó la voz contra el femicidio y exigió soluciones judiciales

En su cuarta edición en la provincia, la marcha contra la violencia de género fue masiva y reunió a mujeres de diferentes sectores y familiares de víctimas.
 

Centenares de mujeres de diferentes edades se unieron al grito de “Ni Una Menos”, en una marcha que cumplió su cuarta edición en la provincia y que puso en escena la lucha contra la violencia de género. En la movilización este año sumaron el pedido puntual de declaración de emergencia nacional, en un contexto de 107 femicidios según los datos del Observatorio de Mumalá, como así también la solicitud de resoluciones efectivas a varios casos judiciales.
La movilización comenzó a las 16 en plaza Vera, desde donde caminaron por diferentes puntos estratégicos de la ciudad (iglesia Catedral y Municipalidad de Corrientes) hasta el Tribunal Oral Penal Nº 1.
Como en otras oportunidades, participaron referentes de diferentes organizaciones feministas, sociales, políticas y gremiales; que se podían distinguir por los colores de las pancartas preparadas para la ocasión. No obstante, en medio de esa diversidad, todas las participantes consultadas por El Litoral, manifestaron los mismos pedidos: prevención, aplicación de leyes y sanciones efectivas para eliminar la violencia de género.
“Creo que espacios como el Ni Una Menos nos permiten visibilizar la violencia de género, que vivimos a diario y que años atrás estaba oculta. Además, es una oportunidad para que todas aquellas mujeres que necesiten ayuda sepan que acá tienen personas en quien confiar”, expresó a este medio Victoria. 
Muy cerca de ella, un grupo de mujeres que participaban por primera vez, agregaron su preocupación por la violencia económica.  “Queremos que el Estado brinde respuestas ante la cantidad de femicidios y situaciones que viven las mujeres que trabajamos en condiciones desiguales”, señaló Graciela.
Desde otro sector de la plaza, Nilda que llevaba el pañuelo verde en su cuello, indicó: “Pedimos que se apliquen las leyes, como por ejemplo la Ley Micaela o ESI en las escuelas. Muchos mecanismos de prevención ya existen pero no se aplican, además estamos cansadas de ver casos que no se resuelven. Sin dudas estamos dentro de una justicia completamente patriarcal. Por esto marchamos”.

Justicia
En esa misma línea varias mujeres expresaron su preocupación ante los casos de femicidios, ocurridos en la provincia y cuyos responsables no obtuvieron sanciones definitivas.
Puntualmente, hubo carteles específicos que solicitaba la resolución de los casos como el de Sandra Silguero (con el rostro de Borlicher su femicida que aún sigue prófugo), el pedido de justicia por Tamara Salazar (porque liberaron al único imputado), e Irina López (que sigue sin resolverse).
En este contexto, Karina Silguero (hermana de Sandra), manifestó a este medio: “Hace cuatro años que pedimos una solución sin respuestas. Tanto el Estado como la justicia son responsables de que Borlicher siga libre”. Cabe destacar que existe un pedido de captura, ya que continúa prófugo. 
Asimismo, Amelia Gómez que sufrió violencia por parte de su yerno, dijo: “Queremos una justicia que sea imparcial, desde hace 9 años que denunciamos no sólo por sus golpes, sino también porque abusó de mi nieta. Sólo pedimos que actúen”.
Movilización
La masiva marcha de unas tres cuadras, comenzó a las 17.15 en plaza Cabral y caminaron por San Lorenzo hasta frente a la iglesia Catedral, donde un grupo de jóvenes cantó el “arroz con leche yo quiero abortar”.
Luego avanzó la multitud por las calles capitalinas, mientras un grupo de policías detenía el tránsito y controlaba los cambios de circulación.
La multitud, entre cánticos y carteles, llegó hasta el Tribunal Oral Penal Nº 1 donde encendieron las linternas de sus celulares para generar un impacto visual. Allí mismo se abrió un micrófono, donde los familiares de víctimas relataron sus experiencias y las referentes de organizaciones realizaron los pedidos concretos.
“Seguimos exigiendo al estado políticas públicas, presupuesto y justicia con perspectiva de género. Como así también la plena implementación de la ley 26.485 y el plan nacional para asistencia y contención de víctimas, prevención y eliminación de las violencia”, sintetizaron desde Mumalá.